Espíritu Santo

El mensaje de Un curso de milagros-10

El mensaje de Un curso de milagros-10.Podemos apreciar más a fondo el propósito del ego al fabricar el cuerpo.Si contemplamos los comienzos de la vida humana.

El mensaje de Un curso de milagros-10
El mensaje de Un curso de milagros-10

Freud y los psicoanalistas han contribuido grandemente a que entendamos cuán atrás de nuestras vidas se remontan en realidad estos sentimientos de privación,mutilación corporal.

Otto rank,uno de los primeros seguidores de Freud puso gran énfasis al inicio de su obra en la significación del trauma del nacimiento en «La etiología de todas las neurosis».

En verdad mientras Jesús estaba dictando Un curso de milagros a Helen, le comentó a ella sobre la teoría de Rank y dijo lo siguiente:

«El trauma de nacimiento, es una idea válida que fue demasiado limitada ya que no se refirió a la separación,la cual fue realmente una falsa idea del nacimiento»

El nacimiento físico no es un trauma.

Sin embargo puede recordar al individuo sobre la separación la cual fue una causa muy real de miedo.


Hasta el momento de nacer el feto tiene poca o ninguna conciencia de sí mismo,como un ser separado.

Y no experimenta deseos puesto que sus necesidades fisiológicas básicas son satisfechas por y a través de la madre.

El mensaje de Un curso de milagros-10
El mensaje de Un curso de milagros-10

En este aspecto y únicamente en este aspecto, la vida en la matriz es similar al estado paradisíaco descrito en el segundo Capítulo del Génesis donde no carecía de nada puesto que Dios,se lo había dado todo.

Lo cual refleja lo que curso de milagros denomina el principio de abundancia (en un estado sin carencias,dónde no puede haber ningún sentido de separación u otredad).

La biblia dice de Adán y Eva, que antes de la Caída, ellos permanecían desnudos.

Pero no se avergonzaba uno del otro,no existían la vergüenza o la culpa,pues ellos aún no habían decidido rebelarse.

El estado pre-separación

Este estado pre-separación, puede equipararse un tanto con la vida del feto aunado con su madre aunado con su mundo.

En el nacimiento todo esto cambia.

En una acción análoga a la expulsión del Jardín del Edén y reflejo de la ontológica separación aparente de Dios.

Somos expulsados del Paraíso(vientre materno),a un mundo de separación y esta es una expulsión que no se experimenta como causada por su propia decisión,sino a través de fuerzas biológicas,claramente más allá del control del infante.

El mensaje de Un curso de milagros-10
El mensaje de Un curso de milagros-10

Meses más tarde, por primera vez,en su existencia el infante es dolorosamente consciente de que tiene necesidades las cuales no son satisfechas de inmediato.

Y algunas veces,no son satisfechas en absoluto y no es suya la culpa.

Luego,nuestras vidas continúan repitiendo este sentimiento a lo largo de nuestras vidas aquí,en el cuál todas nuestras necesidades no son satisfechas .

Esto es debido a la experiencia de haber sido arrojados ,rechazado por el Amor cuyo resultado es que tenemos que valernos por nosotros mismos.

Clase 34 de Un curso de milagros

Clase 34 de Un curso de milagros.Un Hijo de Dios ,no el Hijo de Dios .Jesús,nos dice que él no es diferente de nosotros excepto en el tiempo.Nos dice que él fue el primero que despertó del sueño de la separación al recordar su identidad como Cristo.

Clase 34 de Un curso de milagros
Clase 34 de Un curso de milagros
 Él eligió solo  a Dios.Jesús representa el fragmento de la mente del Hijo de Dios que escucho al Espíritu Santo y recordó reírse.Jesús es una parte de ese único Ser del cuál todos somos una parte.

Él se presenta como nuestro hermano mayor,quién mientras parecía transitar esta tierra ilusoria como un hombre,el Amor de Cristo desde fuera del mundo de tiempo y espacio era la única fuente de las acciones de su cuerpo que el mundo identificaba como pertenecientes a él, por eso se le describe como la manifestación del Espíritu Santo

Tanto él,como el Espíritu Santo,es el eslabón que nos regresa a Diós ,el camino, la verdad y la vida.Jesús ejemplifica el principio de la Expiación: la separación de Dios jamás sucedió.El darse cuenta de esta verdad es el resultado final del perdón,simbolizado en el Curso por ver el rostro de Cristo en otra persona.

Jesús sabía que él no estaba en el sueño del mundo y por consiguiente conocía únicamente su realidad como cristo. Eso  fue lo que deshizo la raíz del sistema de pensamiento del ego al mostrar que el ataque no tiene significado alguno.
Clase 34 de Un curso de milagros
Clase 34 de Un curso de milagros

Su muerte dentro del sueño no tuvo efecto en su realidad fuera del sueño.

Jesús representa la Voz del Espíritu Santo, a la cuál se le dio forma de modo que pudiera ser escuchada.Jesús es un símbolo en nuestra mente del Amor de Dios.

Durante dos mil años, se ha utilizado exclusivamente en la teología cristiana para denotar «sólo» a Jesús, el Hijo «unigénito» del Dios bíblico y la Segunda Persona de la Trinidad. Además, el especialismo de Jesús fue acentuado por el hecho de que San Pablo relegó al resto de la humanidad al estado de "hijos adoptados" de Dios (Gálatas 4: 4). Para acentuar el punto de que él es nuestro igual, Jesús en Un Curso de Milagros usa el mismo término que hasta ahora había excluido a todos excepto a él mismo. 

Ahora, sin embargo, denota a «todas» las personas: los hijos de Dios que aún creen que son cuerpos y están separados de su Fuente y, por lo tanto, diferentes de Él. Y aún más específicamente, el término «Hijo de Dios» denota a los estudiantes que están leyendo y estudiando Un Curso de Milagros, un uso claramente hecho sin importar su género.

¿Por qué se usa este término?

Por lo tanto, este término se usa deliberadamente para ayudar a corregir dos mil años de lo que Un Curso de Milagros considera como una distorsión del mensaje básico de Jesús por parte del cristianismo, en este caso, la perfecta igualdad y unidad de la Filiación de Dios. Y así, en el Curso, Jesús se presenta a sí mismo como no diferente de nadie en realidad (aunque ciertamente es diferente de nosotros en el tiempo).

Por lo tanto, para decirlo una vez más, el mismo término -- Hijo de Dios -- que fue usado solo para Jesús, ahora se usa para todos nosotros. Además, el término también se usa para denotar a Cristo, la creación anterior a la separación de Dios, Su único Hijo. Nuevamente, vemos el uso de la misma «forma» que en el cristianismo tradicional, pero con un «contenido» totalmente diferente. La frase «Hijo de Dios» también se puede entender fácilmente como sinónimo de «niño», un término que también se usa a menudo en el Curso.

Un Curso de milagros-Estar dispuestos

Un Curso de milagros-Estar dispuestos-Hay una sección en el capítulo 18 del Texto, que de hecho se titula «La pequeña dosis de buena voluntad»,dónde esta idea de «estar dispuestos» está implícita,pero esta idea aparece también a lo largo de todo el Curso. Puede decirse llanamente que «la pequeña dosis de buena voluntad» es la decisión de nuestras mentes de estar levemente dispuestos a reconocer que nos hemos equivocado y que el Espíritu Santo tiene razón.

Un Curso de milagros-Estar dispuestos
Un Curso de milagros-Estar dispuestos

La decisión de estar levemente dispuestos no es más que estar dispuestos a cuestionar lo que hasta ahora hemos creído que es la verdad absoluta; es decir, lo que nos dice el ego.

Cuando, al principio del capítulo 24, Jesús dice que aprender este curso «requiere que estés dispuesto a cuestionar cada uno de los valores que abrigas», he ahí la decisión de estar levemente dispuesto.

Un Curso de milagros-Estar dispuestos
Un Curso de milagros-Estar dispuestos

Es cuestionar nuestros valores: el valor de la separación, el valor del especialismo, el valor del amor especialy del odio especial, el valor de juzgar, el valor de atacar, el valor de creer que realmente estamos aquí en este mundo, interactuando los unos con los otros.

No se nos pide renunciar al sistema de pensamiento del ego. Simplemente se nos pide que estemos levemente dispuestos —no muy dispuestos,sino levemente dispuestos— a cuestionarlo. Son poquísimos los lugares en el Texto donde Jesús de hecho dice que esto requiere estar «muy» dispuesto;la mayoría de las veces dice «levemente» dispuesto. Y si no lo dice de forma explícita, desde luego se sobreentiende.

Estar dispuestos a mirar

De hecho, en esa sección que acabo de mencionar, Jesús dice que no hagamos la labor del Espíritu Santo. Él es Quien nos quita la culpabilidad. Nosotros somos los que simplemente se la ofrecemos, los que simplemente la miramos, he ahí la decisión de estar levemente dispuestos.

El Espíritu Santo,no es un ser mágico

Y al decir que Él es Quien nos la quita, no es que este ser mágico llamado el Espíritu Santo o Jesús realmente hagan algo, pues ellos no hacen nada. Es simplemente que cuando traemos la oscuridad de nuestras ilusiones ante la luz de ellos, ante su luz de la verdad,la oscuridad se disuelve en esa luz. Así que en realidad no es que el Espíritu Santo haga algo activo.

En realidad los activos somos nosotros, en el sentido de que traemos nuestros errores ante Su perdón, traemos nuestros ataques de otros ante Su bondad. Es la decisión de estar levemente dispuestos a mirar todo lo que nos rodea y decir: «Nunca estoy disgustado por la razón que creo»:la Lección 5 del Libro de ejercicios. No tengo que dejar de estar disgustado. No tengo que soltar mi ego.Simplemente tengo que mirar lo que estoy haciendo y decir que esta no es la razón por la que estoy disgustado.

Clase 31 de Un curso de milagros

Clase 31 de Un curso de milagros-El cambio interno.El Espíritu Santo no es una persona sino que es la memoria del Amor de Dios en nuestras mentes.Este amor está en nuestras mentes esperando nuestro cambio de mentalidad.

Clase 31 de Un curso de milagros
Clase 31 de Un curso de milagros
El perdón es un proceso interno,parece ser algo que hacemos pero en verdad, es un proceso de deshacer.El milagro hace que la mente se dé cuenta de que ella es la que sueña y de que no es víctima de nada.

La salvación en Un Curso de milagros se refiere al proceso por el cual la mente retorna al punto en el cual se hizo la elección original de separarse y la capacita para que elija otra vez.Esto es un proceso porque es una decisión constante reflejada en lo que parecen ser nuestras decisiones actuales el tiempo no existe por lo tanto todo está ocurriendo ahora.

Es decir que la decisión de perdonar a otro en el presente es la expresión externa de un cambio interno por el cual utilizamos el tiempo para permitir que se disipe el miedo que tenemos el castigo de Dios, que es ilusorio.
Un curso de milagros.El cambio interno
Un curso de milagros.El cambio interno

Si en verdad hubiese algo que perdonar,sanar ,deshacer ,o de lo cual salvarse,entonces la separación habría sido un suceso real y verdadero .El verdadero perdón sería imposible no hay manera de llegar Allá desde Aquí .Al darnos cuenta de que jamás hemos estado Aquí es que podemos recordar así que siempre hemos estado Allá.

Para lograr atravesar la barrera entre el Aquí y Allá,debemos soltar todo control de nuestras vidas al deshacer nuestros pensamientos y planes conscientes,es decir ,mirar internamente al ego junto al Espíritu y darnos cuenta de la realidad del pecado, esto es sanación.

Clase 31 de Un curso de milagros
Clase 31 de Un curso de milagros
Cuando nos liberamos de los dictados del ego y nos abrimos a la guía de la Voz de Dios, podemos experimentar cambios en nuestro mundo externo, como menciona, aunque este no siempre sea el caso. Estos cambios se producen no porque Dios o el Espíritu Santo hayan intervenido literalmente, sino porque hemos estado dispuestos a tomar decisiones internas (a menudo inconscientes), alineadas con el amor en lugar de con el odio.

Las proyecciones externas de nuestra culpa pueden entonces muy bien cambiar, aunque este nunca es el propósito, desde la perspectiva del Curso, de cambiar a nuestro maestro. Eso se convierte en una trampa, volviendo a centrar nuestro enfoque en el mundo mientras buscamos cambios externos para validar nuestro cambio interno.

Una vez que la culpa detrás de una forma específica de victimización haya sido descubierta y liberada, ya no tendremos que proyectarla fuera de nuestra mente. Podemos o no ser conscientes de este cambio interno tal como se refleja en nuestras relaciones externas, aunque en algún punto podemos darnos cuenta de que ya no estamos siendo provocados por los acontecimientos externos de la manera en que lo habíamos sido en el pasado. Ciertamente, ya no habría ninguna motivación basada en el ego para seleccionar tales guiones específicos de víctimas para ocultar nuestra culpa.

El mensaje de Un curso de milagros-3

El mensaje de Un curso de milagros-3.El Hijo de Dios se siente abrumado con la enormidad de estos pensamientos de pecado ,culpa y miedo.

Por lo tanto cree que debe mantenerse en guardia de este Dios en contra de quien cree que ha pecado .

El mensaje de Un curso de milagros-3
El mensaje de Un curso de milagros-3

Ahora ,se ha convertido en una víctima y teme una venganza asesina por parte de este Dios.

El ego reprime el pensamiento original de asesinato lo cuál lo deja solamente con la conciencia de las aterradoras consecuencias de sus acciones.El torrente de películas de terror en las cuales el monstruo regresa constantemente de la tumba a perseguir al mundo refleja este pensamiento sepultado del regreso del malo,además de promover el miedo de un Dios inventado.

 El ego  aconsejó al Hijo que la llamada presencia amorosa del Espíritu Santo en la mente no es amorosa en absoluto.Más bien, el ego ,le dijo que el Espíritu Santo es la voz engañosa del odio de la venganza y de los celos que el Padre ha enviado para que le traiga al Hijo,palabras de ira, y para que lleve a cabo su castigo de muerte.

Estamos muy identificados

Por lo tanto, el objetivo del Curso, saber qué tan identificados estamos con nuestro cuerpo y cuán temerosos estamos de dejar de lado la protección que creemos que nos brinda.

No es que renunciemos a nuestra identificación corporal (eso solo sucede al final).

El Curso nos está instruyendo en cómo darle a nuestro cuerpo un propósito diferente del propósito original del ego de pecado, culpa y miedo.

Con la ayuda del Espíritu Santo, el cuerpo se convierte en un vehículo para aprender nuestras lecciones de perdón.

Pecado,culpa y miedo
Pecado,culpa y miedo

Y continuaremos viéndonos a nosotros mismos y a todos los demás como un cuerpo hasta que el proceso de perdón sea completo y ya no tengamos ninguna culpabilidad en nuestra mente contra la cual necesitemos nuestro cuerpo como una defensa.

El Curso dice que nuestra única elección «real» es entre el ego y el Espíritu Santo, con el énfasis en "real". Pero dentro del sueño, hay un número casi infinito -- aunque no infinito, sino «casi »infinito porque el ego no puede hacer nada que sea infinito o eterno (T.4.I.11: 7) -- de alternativas entre las que nosotros podemos elegir al nivel de la forma. Pero su contenido subyacente es el mismo: pecado, culpa y miedo -- por lo que el Curso enfatiza que no hay una elección real entre alternativas que realmente son todas iguales.

La elección significativa solo se puede hacer en el nivel del contenido, por lo que la única elección real es entre la culpa y el miedo del ego y el perdón y el amor del Espíritu Santo.

Entonces, sí, hay muchas formas o secuencias diferentes de eventos que nuestras vidas pueden tomar como resultado de nuestras aparentes elecciones,.

Pero mientras estemos eligiendo con el ego, creeremos que la felicidad puede encontrarse fuera de nosotros,y así nada cambiará realmente .

Nuestro único propósito es la curación de nuestras mentes

Nuestro único propósito es la curación de nuestras mentes.Las palabras que usamos «son solo símbolos de símbolos» (M.21.1: 9), y por lo tanto son irrelevantes.

Es útil recordar que nuestro único propósito es la curación de nuestras mentes: «Permite ser curado [la mente] para que de este modo puedas perdonar y ofrecer salvación a tu hermano y a ti…

Lo que creo es lo que veo

Creerás en aquello que le quieras probar a tu hermano. El poder de tu testimonio procede de tus creencias. Y todo lo que dices, haces o piensas no hace sino dar testimonio de lo que le enseñas a él…

Y al sanar puede ofrecerle un mudo testimonio de su inocencia. Este testimonio es el que puede hablar con más elocuencia que mil lenguas juntas, pues le prueba que ha sido perdonado.” (T.27.II.4: 7; 5: 3,4,5,8,9).

En todos nuestros encuentros, por lo tanto, lo único que se nos pide que hagamos es practicar el perdón que se nos enseña.

Lo que significa estar dispuestos a monitorear nuestras mentes en busca de pensamientos de juicio, y luego entregarlos al Espíritu Santo para que se transformen.

Sólo entonces nuestras palabras reflejarán Su mensaje de que el miedo o la actitud defensiva de la otra persona no han tenido efecto y no hay nada que perdonar.

Por lo tanto, «… perdonamos al Hijo de Dios por lo que él no hizo» (T.17.III.1: 5). Esta es la cosa más compasiva que podemos hacer por nosotros mismos y por los demás. También es la única forma en que se nos pide que expresemos el perdón.

Nuestro único propósito es la curación de nuestras mentes
Nuestro único propósito es la curación de nuestras mentes

El pecado,no existe

El perdón, como lo enseña Jesús en Un Curso de Milagros, implica el reconocimiento de que percibirse a uno mismo como «pecador» o víctima es la proyección de la culpa.

Ésta, es el resultado de la elección de la mente de estar separada de Dios y de identificarse con el cuerpo.

Esta enseñanza es exclusiva del Curso, que nos dice «el pecado no existe» (T.26.VII.10: 5).

Lo que generalmente se entiende como perdón, se basa en la creencia de que el «pecado es real» y debe ser expiado para ser perdonado.

Es casi imposible hablar de perdón sin evocar pensamientos de pecado.

Significa que alguien que ha infligido daño debe ser liberado de la culpa, y la «víctima» debe renunciar a un «reclamo legítimo» de retribución.

Esto puede ser amenazante sin importar las creencias que uno tenga al respecto, como lo demuestra su experiencia. Y así la pregunta se convierte en si se debe hablar de perdón en absoluto.

Es el contenido de nuestras mentes lo que «enseña» tanto el perdón como la compasión que fluye de él.

El perdón, como lo enseña Jesús en Un Curso de Milagros
El perdón, como lo enseña Jesús en Un Curso de Milagros

Nos liberamos de la carga de buscar palabras para reflejar el amor que se encuentra en nuestras mentes cuando nos unimos con el Espíritu Santo.

El amor es contenido

Como Jesús nos dice en el texto: «… el amor no es forma sino contenido.» (T.16.V.12: 1).

Si al hablar con alguien sobre cualquier tema, incluido el perdón, se ha elegido identificarse con el Espíritu Santo, las palabras que se utilicen reflejarán el amor que Él representa.

Nuestro objetivo al aprender este curso es perdonarnos por todos nuestros juicios y escuchar al Espíritu Santo en nuestras mentes.

Cuyas palabras reemplazarán a las nuestras: “El Espíritu Santo te habla a ti, no a otra persona. Y al tú escucharle, Su Voz se extiende porque has aceptado lo que Él dice.” (T.27.V.1: 10,11,12).