Sanando a Nuestro Niño Interior-quinta parte

Sanando a Nuestro Niño Interior-quinta parte.Es la edad de los ¿Por qué?
En esta etapa el niño puede ser emocionalmente comprensivo,pero no puede ponerse en los zapatos de otro.Creen mucho en la magia.


Es una etapa relacionada con nuestra sexualidad temprana,de ilusión,de amigos imaginarios y emocionalidad.
En esta etapa el niño comienza a afirmar su identidad separada de los otros.
Es el momento en que el niño se pone en contacto con su valía personal.

Si esto no ocurre,el niño crecerá creyendo que es malo y tendrá mucho miedo de cometer errores,porque cada error confirmará su falta de valía.

Esta sensación de falta de valía y autoestima se convertirá en el núcleo de su vergüenza.
El miedo a sentirnos evaluados,la búsqueda de perfección,el pensamiento dual,bueno/malo..

¿Por qué no le doy a ese niñ@ olvidado lo que siempre quiso?.
Para ello necesitaremos una gran dosis de compromiso y constancia, dejar viejas estructuras mentales atrás y empezar de nuevo, utilizando siempre el camino del amor.

Cuida de tí

Hay que recordar que ahora somos nosotros quien tiene el poder de su vida y debemos de asumir nuestra propia responsabilidad en el presente.
Ese compromiso de cuidar y amar a ese niño interior, comienza por empezar a aceptarnos tal y como somos.

Empezando a escuchar nuestra necesidades, sentimientos y a actuar sobre lo que SI deseas. De ahí depende crear el camino de tu segunda infancia y protegerlo hasta que puedas cuidar de ti mismo.

No te limites a ti mismo

Encontrar el camino al Amor, significa cambiar la vida adulta que limita nuestra niñez, dejando hábitos de adulto que niegan nuestros sentimientos, por ejemplo mantener relaciones tóxicas o perjudiciales, tener un trabajo que no nos guste o que no se nos respete, comer en exceso, fumar, tomar drogas o beber alcohol.

Para ello se puede empezar a crear ambientes seguros en los cuales experimentes tus sentimientos con tranquilidad, buscar lugares en los que sientas placer y pasa rato en ellos, por ejemplo ir a un jardín, perderse en la naturaleza, orar en un lugar sagrado.

En la gran mayoría de nosotr@s, hay un niñ@ herido, de 4 años que está resentido con sus padres porque le regañaron, otro de 5 al que no sacaron a pasear, uno de 6 que le gustan los juguetes pero no tiene, uno de 10 que le apetece jugar con sus amigos, pero debe de quedarse en casa.

El Niño que llevamos dentro

La experiencia del niño que tenemos dentro es infinita, está enterrada, pero necesita mucho amor para salir y seguridad para su crecimiento y curación.
Hay que dejar que vuestro niño se exprese, ria, grite, patalee y haga todo lo que en el pasado no pudo hacer.

Si tu niño necesita reir, llorar y gritar para dejar que los nudos de tensión salgan de su cuerpo hay que hacerlo, si esta cansado y triste hay que mimarlo y hacerle regalitos.

Sanando a Nuestro Niño Interior-quinta parte
Sanando a Nuestro Niño Interior-quinta parte
Niveles de consciencia de nuestro niñ@ interior, que saldrán según sea la situación a la que nos enfrentemos en la vida:
El niño Sentimental: Este niño está lleno de sentimientos y emociones, y nos permite saber cuándo necesitamos atender a algo urgente que nos concierne ahora, que puede ser alguna situación agradable o desagradable del pasado o del presente.

Sanando a Nuestro Niño Interior-quinta parte
Sanando a Nuestro Niño Interior-quinta parte

El niño pensante y racional: Este niño esta relacionado con nuestro ego, mente o ser,es lo que muchas personas piensan que son: su “identidad”, sin embargo, es solamente una parte de nosotros, comprende a nuestro yo codependiente, y muchas personas lo tienen superdesarrollado.

El niño tenaz y creciente: Es el eslabón entre nuestro yo elevado y nuestro bajo yo. Es el niño más equilibrado que hay y vive el amor de forma consciente. 
Penetra en el dolor o disfruta del placer, cuando tiene que hacerlo de forma consciente y finalmente aprende las lecciones de la vida en cada momento y se queda finalmente con el amor y la paz, dejando el pasado atrás y afrontando el futuro con alegría y optimismo.
El niño creativo: Utilizado por los hombres como el “presentimiento” y por las mujeres la “intuición”, goza de un conocimiento natural e inherente. Las ideas, inspiraciones y chispas creativas surgen en nosotros regularmente a través de esta porción de nuestro niño a lo largo de nuestras vidas.

Es bueno sacarlo y tenerlo presente a diario.El niño compasivo: ¿Has estado alguna vez con alguien que, al escuchar su historia, te ha conmovido tanto que se te ha escapado una lágrima? Y sin embargo, aunque sabías que estaba sufriendo o que había sufrido y/o disfrutado, creíste que no le beneficiaría tratar de rescatarle o de hacerle cambiar?

Cuando tenemos una experiencia así, estamos directamente en contacto con nuestro niño compasivo. Es inverso al niño apasionado, que puede querer tratar de sanar, rescatar o cambiar a la otra persona.
El niño incondicionalmente amoroso: Es el niño interior sanado, comprende la estimación por encima de conflictos, perdón, confianza, compromiso con el crecimiento de uno mismo y de la persona amada, empatía y aceptación incondicional y un ser puro y lleno de paz
Con reconocimiento, experiencia, tolerancia y utilizando prácticas espirituales, se abre gradualmente al amor que hay dentro de cada uno de nosotros. Descubre que el amor es lo que hay entre nosotros y nuestro poder superior, es lo que nos sana.






 
Descubre que el amor es lo que hay entre nosotros y nuestro poder superior, es lo que nos sana. Ya no hay que
huir de el, puesto que sabemos que está dentro de nosotros como parte sustancial y sanadora de nuestro niño interior. No hay separación alguna.

1 pensamiento sobre “Sanando a Nuestro Niño Interior-quinta parte”

  1. Pingback: PERDONAR - seunaluzbrillante PERDONAR.PERDONAR A LOS HIJOS

Deja un comentario