¿Qué es un milagro?

Un milagro es una percepción correcta,una percepción verdadera,una percepción corregida,una percepción correcta en el sentido de más cercana,de mejor reflejo de la verdad que soy,aunque sea todavía dentro del ámbito de la percepción.Eso es un milagro.Un milagro es aquello que me hace de pronto,por ejemplo en una situación de conflicto.dónde estoy viendo ataque,y dónde estoy echando mano de todo mi arsenal de memorias……para dar realidad y solidez a ese ataque que estoy viendo,y cuando además ya tengo activado un sentimiento de absoluta ira,miedo,odio….de pronto que se haga la luz en mi mente y que yo pueda ver más allá de esa apariencia tan incuestionable……para mi percepción,una realidad por debajo,intangible,que me hace saber que me estoy relacionando conmigo mismo…y más allá de eso,que me estoy relacionando con mi propia inocencia.

¿Qué es un milagro?
Un milagro es la cosa más revolucionaria que se puede tener,contradice la percepción,contradice lo que se ve,lo que todo el mundo cree y opina en este mundo,va en contra de las premisas de este mundo…….va en contra de las premisas de culpabilidad,de miedo,de ataque,de defensa,de muerte.Son atisbos de eternidad ,aquí.Son correcciones de la percepción,son correcciones verdaderasPorque es la percepción la que me está haciendo ver un mundo absolutamente demente.Por eso el Curso insiste tanto y sobretodo en estas Lecciones muchísimo,en cuestionar mi percepción.En entender que todo aquello que estoy percibiendo,primero,lo he escogido a nivel profundo como mente,y segundo,lo estoy interpretando utilizando la percepción como medio para validar la separación y la culpa.Pero,es necesario para el milagro que cuestionemos la percepción.

¿Por qué se llama Un curso de milagros?
Porque toda la teoría y la metafísica que el Curso explica,todo el perdón que nos propone practicar,nada de todo esto podría entenderse bajo ningún concepto ni practicarse,si no fuese por loss milagros.Porque los milagros son las experiencias que traen certeza.Son las experiencias que nos hacen saber que esto está funcionando,saber que esto es verdad.

“El milagro no tiene ninguna utilidad si lo único que aprendes es que el cuerpo se puede curar, pues no es ésta la lección que se le encomendó enseñar. La lección que se le encomendó enseñar es que lo que estaba enfermo era la mente que pensó que el cuerpo podía enfermar. Proyectar su culpabilidad no causó nada ni tuvo efectos.” (T.28.II.22: 6-7).

UCDM
"Primero, un milagro no tiene nada que ver con nada externo. Los milagros pertenecen sólo a lo que está sucediendo en nuestras propias mentes. En ese sentido, no son en absoluto lo que los sistemas religiosos tradicionales han considerado milagros. Tradicionalmente, las condiciones en el cuerpo y el mundo han sido vistas como el problema; y, por lo tanto, los milagros, simplemente, fueron vistos como la curación o eliminación de esas condiciones, generalmente a través de algún tipo de intervención divina o sobrenatural. Un Curso de Milagros, por otro lado, enseña que el cuerpo y el mundo son proyecciones de pensamientos en nuestras mentes: “[el mundo] es el testimonio de tu estado mental, la imagen externa de una condición interna… No trates, por lo tanto, de cambiar el mundo, sino elige más bien cambiar de mentalidad acerca de él.” (T.21.in.1: 5,7). Ahora, si realmente pudiera aceptar que el mundo es simplemente una proyección de un pensamiento de pecado y culpa en su mente, se daría cuenta de que tratar de alterar las cosas en el mundo o en el cuerpo es en última instancia inútil, y que cambiar de mentalidad acerca de la realidad del pecado y la culpa es verdaderamente sanador. Es por eso que el libro de ejercicios dice: “Un milagro es una corrección. No crea, ni cambia realmente nada en absoluto. Simplemente contempla la devastación y le recuerda a la mente que lo que ve es falso.” (W.pII.13.1,2,3). El milagro corrige nuestro pensamiento, no una condición en el mundo o el cuerpo. Sin embargo, este pasaje también implica que tampoco debemos descartar alegremente nuestras percepciones del mundo. Más bien, debemos mirar la devastación en nuestras vidas, o el mundo en general, y llevar esa percepción a la presencia amorosa de Jesús en nuestras mentes. Allí, al elegir unirnos a ese reflejo de la verdad, recordaremos que lo que estamos percibiendo no es más que el contenido de un sueño, no la realidad. “El milagro establece que estás teniendo un sueño y que su contenido no es real.” (T.28.II.7: 1). Una vez que nos unimos al reflejo de la verdad en nuestras mentes, seremos guiados únicamente por eso para responder a las situaciones en nuestras vidas.Kenneth Wapnick

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: