¿Qué es el ego?-Un curso de milagros

¿Qué es el ego?-Un curso de milagros.

El ego en sí,es la idea del cansancio y del agotamiento.Pero,es que el propio ego no puede cansarse,porque el ego es una ficción,en realidad.Sin embargo,la mente que sostiene al ego,esas sí que se cansa.
Realmente el ego,no es nada,sin el sostén de esa mente.La mente sostiene algo,que la hace sufrir,"le insufla vida","le insufla aparente poder",padece lo que ella mima alimenta,"le hace"…Y es un movimiento muy absurdo,y es así porque es inconsciente…
Por eso el Curso no es otra cosa que un "volver consciente toda esta dinámica". Estamos haciendo algo completamente absurdo y ridículo,porque lo estamos haciendo con la luz apagada.Claro,si de repente prendiéramos las luces,y nos descubriéramos haciéndolo…¿Quién sostendría esa posición?Nadie.
Por eso el Curso,es un camino tan absolutamente benevolente,a pesar de ser radical y a pesar de no transigir,porque nos está llevando simplemente a darnos cuenta de lo que hacemos.De lo absurdo que es lo que hacemos.
Podríamos utilizar la analogía de una ola,una ola disgregada del mar.
¿Cómo podemos concebir una ola,sin agua?Ese es el disparate " creer posible la separación".
Cuando hablamos de separación,esa mente ego,se pone rápidamente a categorizar,Y DICE:…"Yo-Dios",me separé de Dios,y ahora me estoy acercando mediante el perdón y estoy a tantos "kilómetros",como si habláramos de un objeto alejado de otro objeto.
Pero no,es la esencia,es lo que el agua es a una ola.Así comprendemos que es absolutamente imposible.
Si no nos hipnotizamos con el formato de "sujeto/objeto":Dios ,objeto garande,mayor,super objeto,del que yo "objeto pequeño",me separé,se acabaría toda búsqueda.
¿Es posible que haya rayo sin luz,olas sin agua?¿Es posible que yo exista sin el amor?
¿Qué es el ego?-Un curso de milagros.

¿Qué es el ego? El ego no es nada, pero se manifiesta de tal forma que parece ser algo. En un
mundo de formas no se puede negar al ego, pues sólo él parece real. Mas ¿podría el Hijo de Dios tal
como su Padre lo creó morar en una forma o en un mundo de formas? Si alguien te pide que definas
al ego y expliques cómo se originó, es porque cree que el ego es real e intenta, por definición,
asegurarse de que su naturaleza ilusiva quede oculta tras las palabras que parecen otorgarle realidad.

Ninguna definición que se haya hecho de una mentira puede hacer que ésta sea verdad. Ni
tampoco puede haber una verdad que las mentiras puedan realmente ocultar. La irrealidad del ego
no se niega con palabras, ni su significado se vuelve claro por el hecho de que su naturaleza parezca
tener una forma. ¿Quién puede definir lo indefinible? Sin embargo, incluso para esto hay una
respuesta.

No podemos formular realmente una definición de lo que es el ego, pero sí podemos decir lo que
no es. Y esto lo podemos ver con perfecta claridad. Basándonos en eso podemos deducir lo que es.
Observa su opuesto y verás la única respuesta que tiene sentido.

El error original consiste en tomar en serio la diminuta idea

loca. Muchos estáis más que familiarizados con la línea «Una

diminuta y alocada idea, de la que el Hijo de Dios olvidó reírse,

se adentró en la eternidad, donde todo es uno» (T-27.VIII.6:2).

El problema no fue el pensamiento de separación. El problema

fue que nos lo tomamos en serio, lo cual quiere decir

que, en el momento original, escuchamos la voz errónea. Escuchamos

la voz del ego en lugar de la voz del Espíritu Santo.

Este es el problema. El ego nunca ríe, a no ser que lo haga de

manera burlona. El Espíritu Santo ríe únicamente porque el

pensamiento original de separación es ridículamente ingenuo.

Deja un comentario