Qué buscas realmente-Sexta parte

Qué buscas realmente-Sexta parte. ¿Cómo aceptar lo que es no nos gusta de nosotros mismos?.No te compares con tu vecino. Tú eres un eslabón único en la totalidad de la humanidad. Cuando comparas, juzgas y te sientes culpable.

Contempla tu mecanismo directamente sin referencia a una imagen.

Cuando no hay proyección de un resultado, afrontas tu campo psicosomático desnudo.

Te sorprenderá que, cuando afrontas tu campo desnudo sin juicios, nada hay negativo en él.Todos los sentimientos negativos son comparación basada en la memoria. Los momentos de armonía y belleza provienen de tu propio terreno, de lo que tú eres, y alcanzan a todo tu ser.

Qué buscas realmente-Sexta parte
Qué buscas realmente-Sexta parte

El ego es alcanzado y, sintiendo su inminente muerte, roba el momento para sí mismo.

El ego es un ladrón que se apropia de todo para sí mismo.Los momentos de paz dejan en ti un perfume duradero, pero la mente conceptualiza éste y hace de él un ideal.

Entonces te encuentras viviendo en la necia situación de compararte con una caricatura de lo que realmente eres.

La comparación es una actividad mental.

Sólo afrontando es posible la transformación. En el Bhagavad Gita, Arjuna, tentado, abandonó el campo de la acción por razones que eran desagradables para él personalmente, pero Krishna le mostró que todas sus razones estaban basadas en la memoria.

En la aceptación no hay centro, no hay imagen de sí mismo, y la visión del todo puede venir hasta ti. La acción es entonces libre y apropiada.


En la aceptación, los viejos esquemas emergerán pero, cuando tú no caes en ellos, llega un momento de liberación. Esta liberación es el desplegamiento del esquema, la liberación de energía fija que entonces florece en la aceptación, y aviva, tu postura aceptadora.

Qué buscas realmente-Sexta parte
Qué buscas realmente-Sexta parte

Cuando tu imagen de ti mismo muere, vives completamente.

Esta plenitud nunca puede ser objetiva, porque no queda agente alguno para concebirla. Sólo puede ser vivida. Debes familiarizarte con el hecho de morir. Es una nueva sensación. Una sensación sin sentimiento.


Tú te imaginas que la muerte de la imagen de ti mismo es una ausencia. Pero eso no es más que el ego hablando en nombre de su propia supervivencia.

Sal del círculo vicioso del vivir en el estrecho mundo del ego.

La muerte del inseguro ego te deja en completa seguridad. De modo que, lo que es inseguridad desde el punto de vista del relativo “yo” es seguridad absoluta en términos de la totalidad de tu ser.

Hay personas que viven en situaciones trágicas pero prefieren vivir así que en ninguna situación, porque donde no hay situación alguna el “yo” ya no tiene donde agarrarse.

¿Todo miedo se basa pues en una visión fraccionaria?


Sí. Porque una fracción está aislada. Es separación de la totalidad. Esta separación ocasiona miedo y ansiedad. El miedo y el que lo siente son uno, no dos.

Sé consciente de que el miedo no es algo temible. La palabra “miedo” es poderosa. Tan pronto como la pronuncias, estimula un cambio neuroquímico. Así que abandona el concepto de miedo y te quedarás frente a la percepción, la sensación.

Qué buscas realmente-Sexta parte
Qué buscas realmente-Sexta parte

Cuando nombras algo, te alejas de ello en su desnudez y lo dotas de todos los avíos de la memoria.


Prácticamente hablando, cuando afrontes la sensación la encontrarás localizada en alguna parte de tu cuerpo. La sentirás en forma de tensión o contracción. Tan pronto como localizas la tensión, te alejas de ella; de otro modo, existe el peligro de fijarse en ella.

Aléjate; no en escape, que es mental, sino en áreas circundantes que estén libres y relajadas. Entra en las partes circundantes sanas y deja que su ligereza se infiltre en las áreas tensas.

Lo que tú llamas miedo no es otra cosa que energía fija.

Debes liberar la energía.Cuando sientes enojo, no lo juzgues ni lo nombres. Haz de él un objeto de percepción libre de interferencia intelectual.

Los pensamientos pueden ir y venir pero, si no les das donde agarrarse, no llegas a ninguna conclusión. Mantén la búsqueda sin conclusión y sentirás espacio entre ti y lo que llamas cólera.

Este espacio no es una sensación psicológica sino una auténtica sensación corporal global. Cuanto más te llegas a interesar por la verdadera cólera, más objetiva se vuelve ésta, se transforma en una percepción que tú observas más que una emotividad en la que te encuentras perdido.

Verás que no es más que energía fija sin ninguna de las características que la mente llama cólera.

Es importante que, después de cada acción, tú no te consideres a ti mismo como el autor.

Di más bien: “Ha habido una acción”. Este estado de atestiguación es un principio docente, una muleta. Es un mecanismo para romper el hábito de identificarse con pensamientos y acciones creando una relación de espacio.

Pero de hecho el testigo no existe porque, en realidad, no existe algo como la memoria o el recuerdo.

Qué buscas realmente-Sexta parte
Qué buscas realmente-Sexta parte

Lo que tú etiquetas como el pasado es el pensamiento presente.

El pensamiento está siempre en el ahora, en la conciencia presente y consciente. Cuando la idea de ser alguien desaparece, la necesidad de un testigo desaparece también.

Cuando dejes de conceptualizar tus sensaciones, te volverás más sensible a las contracciones en el momento en que se produzcan, antes de que se les dé ningún nombre. Cuando estés familiarizado con un vivir libre de tensión, sentirás la contracción en su movimiento más sutil. Lo mismo ocurre con los pensamientos.

Antes del pensamiento, hay una pulsación.

Si estás muy alerta y sensible sentirás la pulsación en el momento antes de que alcance el cerebro y se concretice.


Cuando vives en libertad, la tensión todavía sigue surgiendo allí donde pertenece a la supervivencia biológica, pero no crea compensación.

No se convierte en una parte de la cadena de reacción. La tensión se siente pero no se fija. La tensión tiene una forma distinta cuando es parte de la totalidad de uno.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: