birds flying over body of water during golden hour

Por qué tantas personas piensan que meditar es difícil

Por qué tantas personas piensan que meditar es difícil. La respuesta está en un
desafortunado malentendido sobre la naturaleza de la mente.

Durante mucho tiempo, la actitud predominante ha sido la de que los pensamientos son los enemigos de la meditación —distraen, molestan y reducen los efectos—.
Por qué tantas personas piensan que meditar es difícil
Por qué tantas personas piensan que meditar es difícil

Y por lo tanto hay que minimizarlos, o eliminarlos por completo.

A diferencia de otras prácticas de meditación, los pensamientos son parte del proceso
en MT.

No es necesario controlar nuestra «mente inquieta» (monkey mind); de hecho,
nuestra mente no es ningún monkey al que haya que controlar.

No deambula sin rumbo fijo porque nuestra mente no deambula en absoluto.


Fue clarividencia de Maharishi la idea de que la tendencia natural de la mente no es deambular sin dirección.

Sino buscar algo más satisfactorio, más agradable; mayor conocimiento, más felicidad.

Y esta idea es la clave para comprender no solo cómo funciona la MT, sino también cómo difiere de otras formas de meditación.


Imaginemos que estamos en una habitación escuchando música mala cuando de repente empieza a sonar una música increíblemente buena en otra habitación.

Es la mejor música que hemos oído en mucho tiempo.

¿Adónde se nos va inmediatamente la atención?

A la buena música, claro.

Por qué tantas personas piensan que meditar es difícil
Por qué tantas personas piensan que meditar es difícil

Y queremos bajar el volumen de la música mala y subir el de la buena.

La mente se ve atraída de manera natural a lo que le resulta más satisfactorio.

No hay deliberación ni intelectualización, ni pausa para considerar las opciones o sopesar los pros y los contras, por ejemplo, de qué música prefieres.

Si la música es genial, la mente se nos va automáticamente hacia ella.


En la incesante búsqueda de satisfacción o felicidad, la mente, a través de los sentidos,
se vuelca hacia fuera, hacia el entorno.

Sin embargo, existe un territorio de satisfacción y felicidad que no fluctúa, que no es efímero, que sobrepasa todo lo «externo».

Y ha de buscarse en el nivel más profundo y tranquilo de la mente pensante.

La meditación trascendental tiende un puente que comunica la superficie con la profundidad.

Utiliza la tendencia natural de la mente a buscar más satisfacción para dar a la atención una dirección hacia dentro.

De manera que la atención se ve atraída hacia el interior de forma instantánea, automática y sin esfuerzo.


La mente de pensamiento activo se instala en el nivel de consciencia más satisfactorio.


Esta es la experiencia del «interior» que los textos de meditación han ensalzado durante
siglos.


¿Cómo se accede a ese nivel?

Con un mantra, que es una palabra o un sonido que sirve de vehículo para facilitar el proceso de pasar de la superficie a lo profundo, del ruido a la quietud.

El mantra no lleva ningún significado asociado, y según antiguos textos de meditación es conocido que sus efectos son positivos y beneficiosos.

Su único propósito es ayudar a la mente a acceder a esa calma interior sin esfuerzo.

Así pues, tanto si se es nuevo en la práctica como si se es experimentado en MT, la trascendencia —ir más allá de la cháchara mental.

Por qué tantas personas piensan que meditar es difícil
Por qué tantas personas piensan que meditar es difícil

Y alcanzar niveles de pensamiento cada vez más sutiles y sosegados—.

Es connatural a la práctica porque la habilidad para trascender no es una destreza adquirida que requiera mucho esfuerzo.

De hecho, no requiere esfuerzo alguno.

Comprender cómo funciona la meditación trascendental

  • Mientras que los niveles profundos son más tranquilos y abiertos.
  • Por qué tantas personas piensan que meditar es difícil
    Por qué tantas personas piensan que meditar es difícil

  • Está en la naturaleza de la mente verse atraída sin esfuerzo a territorios de mayor
    satisfacción.
  • La MT orienta la atención hacia el interior.

    Y, mediante el uso correcto de un mantra, la mente se instala de forma natural y sin esfuerzo en su apacible, silencioso y trascendente estado de consciencia.

    Esta experiencia produce un estado único de alerta reposada, que es el meollo de la
    constelación de cambios neurofisiológicos en cuerpo, mente y comportamiento.

    ¿Qué significa la palabra trascendental en meditación trascendental?

    Meditación significa pensamiento.

    Así que formas diferentes de meditación utilizan técnicas diferentes de pensamiento.


    Hay un pensamiento que mantiene la mente focalizada y controlada (atención focalizada).

    Un pensamiento que mantiene la mente en el presente (atención abierta).

    Y un pensamiento que permite a la mente acceder a la quietud interior, o trascender
    (trascendencia automática).


    ¿Y qué significa trascendental?

    ¿Y qué es la trascendencia?


    Para algunas personas, trascendencia tiene un matiz extraño, casi místico o espiritual.

    La verdad es que no tiene nada de extraño.

    De hecho, buscamos la trascendencia constantemente, cada vez que queremos romper barreras, cada vez que ponemos a prueba nuestros límites.

    Queremos correr más deprisa, saltar más alto, aprender más, ganar más, ver más, sentir más.

    Buscamos el cambio.

    Nos aventuramos a salir fuera del territorio conocido de una u otra forma.

    Buscamos trascendencia, pero esta no surge haciendo pequeños cambios en nuestra vida diaria en un nivel horizontal, como reemplazar una ola por otra en la superficie del océano.

    La verdadera trascendencia es más profunda.

    Es vertical.


    Traspasa las olas y accede a la calma infinita que reside en lo más hondo.

    Y cuando experimentas esa pura calma interior, en la fuente del pensamiento, aunque solo sea un momento, se recuerda toda la vida.

    Lo importante es que empieza en el interior.

    Nos fijamos en esos momentos porque son significativos e indescriptiblemente satisfactorios.

    La técnica de la meditación trascendental tiene muchas utilidades: reduce el estrés,
    despeja la mente, aumenta el rendimiento.

    Pero la más importante es experimentar la trascendencia.

    Y no una o dos veces en la vida, sino siempre que queramos, en mayor o menor grado, todos los días.

    Pero cada vez que meditamos, aunque tengamos la mente llena de millones de pensamientos, nos instalamos en unos niveles de la mente que son más profundos, más tranquilos, más satisfactorios.

    Y cuando lo hacemos, la ecuanimidad que experimentamos durante la meditación surge para vivirse cada vez más en cualquier momento de la vida.

    Y esa es una muy buena descripción de la zona.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    A %d blogueros les gusta esto: