PERDONAR-PONER LÍMITES

PERDONAR.PONER LÍMITES.Si nos estancamos en la necesidad de enfadarnos para establecer límites,entonces,la rabia,que es necesaria al principio para curarnos,acaba finalmente por quitarnos la capacidad de curarnos.

PERDONAR.PONER LÍMITES
PERDONAR.PONER LÍMITES

Puede ser que utilicemos la rabia como combustible para conseguir que se hagan las cosas.
O puede que utilicemos la rabia para controlar a los demás.Es decir,generar miedo y culpa.Es decir manipular.

Puede ser que utilicemos la rabia para evitar comunicarnos.Esto lo hacemos cuando tenemos miedo de arriesgarnos a expresar nuestros pensamientos o sentimientos,o tememos las consecuencias de decir la verdad.
Puede ser que utilicemos la rabia para sentirnos a salvo.Esto mantiene a los demás alejados de nosotros.

Podemos usar la rabia como una forma de afirmar que tenemos razón.
Podemos usar la rabia para hacer que otros se sientan culpables.Como una manera de castigarlos.
Podemos usar la rabia para evitar sentir los sentimientos que encubre.PERDONAR-PONER LÍMITES

PERDONAR.PONER LÍMITES
PERDONAR.PONER LÍMITES

A veces es más cómodo sentir la rabia que sentir el miedo y la tristeza que están debajo.
Una de las razones por las cuáles resulta tan difícil perdonar es que para hacerlo debemos sacar a la luz y aceptar la verdad de lo que radicalmente sentimos.

Es útil recordarnos que al otro lado del dolor se encuentran el alivio y la paz mental.
Podría ser que utilizáramos la rabia para aferrarnos a una relación.
Mientras nos aferramos a la rabia mantenemos la relación con la persona con la que estamos enfadados.

Guardar rencor,no sirve

Cuando guardamos rencor es como si lleváramos una cadena atada a la muñeca con el otro con el cuál estamos resentidos.Así que por más que nos marchemos,etc,llevaremos con nosotros el problema no resuelto.
Podemos usar la rabia para seguir en el papel de víctima.

Puede se que continuemos sintiendo rencor para no responsabilizarnos de lo que sucede actualmente en nuestras vidas o de lo que sentimos.
Esto implica que preferimos seguir culpabilizando a los demás de nuestro dolor e infelicidad.

Ser amables con nosotros mismos

Mientras sigamos considerando que no tenemos nada que ver con lo que sentimos continuaremos siendo impotentes.ES FUNDAMENTAL QUE MIENTRAS DURA EL PROCESO DE PERDÓN SEAMOS “AMABLES CON NOSOTROS MISMOS”.

¿Qué significa “ser amable con uno mismo”?


Que se puede aprender sin necesidad de azotarse.
La dureza con uno mismo alimenta un ciclo contraproducente que quita poder y favorece el sentimiento de culpabilidad y la falta de respeto por uno mismo.

PERDONAR.PONER LÍMITES
PERDONAR.PONER LÍMITES

Siempre,en todo momento,hemos hecho lo mejor que podíamos hacer dado el grado de amor o de miedo que sentíamos.
El perdón es la elección de “ver la luz de la lámpara y no la pantalla”.PERDONAR-PONER LÍMITES

El perdón requiere que reconozcamos que si una persona actúa como un insensible,es porque tiene miedo.Bajo su conducta hay una petición de respeto,reconocimiento y amor.
El perdón es una actitud que supone estar dispuesto a aceptar la responsabilidad de nuestras propias percepciones.

El perdón nos capacita para percibir bajo ese comportamiento insensible al niño herido pidiendo auxilio.
El perdón es un proceso que nos exige cambiar nuestras percepciones una y otra vez.

Las apariencias engañan

No es algo que sucede de una vez por todas.
Las apariencias nos engañan pues nuestra visión está obnubilada por los juicios y percepciones del pasado,proyectados al presente.

Pero cada vez que se produce este cambio de percepción se va debilitando el ego y así podemos ser capaces de soltar y dejar ir.

Descubrir las ganancias ocultas

Los beneficios que obtenemos al aferrarnos.
Para muchos de nosotros, dejar marchar la rabia y el resentimiento supone un gran riesgo, porque nos
parece que obtenemos algo al aferrarnos a ellos.PERDONAR-PONER LÍMITES

PERDONAR.PONER LÍMITES
PERDONAR.PONER LÍMITES

Estos beneficios, llamados «ganancias secundarias», suelen ser inconscientes y tienen mucho poder hasta que tomamos conciencia de ellos y descubrimos formas de reaccionar más sanas.

Piensa si utilizas la rabia o el rencor de alguna de las siguientes maneras:
¿Permaneces enfadado porque eso te da la sensación de tener mas poder y dominio? Algunas personas
creen que enfadarse y aferrarse al rencor es señal de poder, energía, entrega y amor propio.

¿Qué hay detrás de la rabia y el rencor?

Pero,en realidad,la rabia y el rencor suelen encubrir sentimientos de impotencia, desilusión, inseguridad, aflicción o miedo, y se usan con frecuencia en sustitución de los sentimientos de verdadero poder personal.

Si en tu infancia se te maltrató y tuviste que negar y reprimir la rabia para sobrevivir, parte de tu curación
incluye el hecho de darte permiso para hacer tuyos esos sentimientos ahora. La recuperación de tu rabia puede
capacitarte para defenderte y defender a tu niño interior herido que no pudo hacerlo entonces. PERDONAR-PONER LÍMITES

Si en esa época te fueron negados tus verdaderos sentimientos, sentir rabia ahora puede darte el valor y el poder necesarios para defenderte, mientras aprendes que tienes derecho a enfadarte y a hacerte valer.

No estancarse en el enfado

Si en tu infancia abusaron de ti física o sexualmente, el hecho de sentir rabia puede ser una parte esencial en el proceso de reclamar y habitar tu cuerpo como propio, de consolidar y hacer valer tus derechos y de establecer límites.

Sin embargo, si te estancas en la necesidad de enfadarte para establecer límites, entonces la rabia,
necesaria al comienzo para capacitarte y curarte, finalmente acaba por quitarte capacidad e inhibir la curación.
¿Usas la rabia a modo de impulso y combustible para conseguir que se hagan las cosas?

No es la rabia un móvil para el cambio

Algunas personas creen que «si la gente no se enfadara no trabajaría por conseguir cambios sociales y políticos». Y en efecto, la rabia puede ser un móvil positivo para el cambio. Sin embargo, no tiene por qué ser el único, ni el principal, ni
siquiera, si vamos a eso, tiene que ser un móvil para el cambio.

A veces,generamos oposición

Cuando estamos en contacto con nuestra verdadera naturaleza, animados por la empatía y un sentido de la justicia, con frecuencia nos sentimos movidos a actuar con pasión y convicción, y sin rabia.

Cuando ésta es el móvil principal, suele crear resistencia al cambio mismo que se trata de conseguir. Produce miedo en aquellas personas a quienes intentamos convencer y, por lo tanto, genera oposición en lugar de resolución.

Mientras consideremos el problema como exclusivamente exterior a nosotros, es decir, mientras pensemos
que no tenemos nada que ver con lo que sentimos, continuaremos siendo impotentes.


La rabia crónica nos impide comprender que, independientemente de nuestra relación actual con quien nos la
provocó en un comienzo, somos responsables de aferrarnos a ella o de tomar la decisión consciente de dejarla
marchar y liberarnos.

Las ganancias secundarias, sobre todo si uno no tiene conciencia de ellas, pueden frustrar el deseo consciente de perdonar.








4 comentarios en “PERDONAR-PONER LÍMITES”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: