PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS

PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS.PERDONAR A LOS HIJOS.Por naturaleza,los niños pequeños están centrados en sí mismos,son desordenados,bulliciosos y exigentes.Hay ocasiones que esto provocará que los padres se enfaden.

PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS
PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS


Enfadarse sirve para enseñar al niño las consecuencias de su comportamiento.
El tema es cuando los enfados se repiten y por cosas sin importancia.

Pasarse la vida enfadándose y culpar al niño del enfado,le transmite a estos el mensaje de que su conducta es inaceptable y que él es una mala persona.PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS

PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS
PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS


O también pueden ocurrir que sean los padres los que se sienten culpables por cómo han tratado al niño.
Es importante ser padres con conciencia.

El proceso de perdonar a un hijo nos libera de nuestro sentimiento de culpabilidad,al considerar a nuestros hijos libres de culpa,estamos sanando también a nuestro niño interior.

Eres valioso


Otro aspecto importante,ayudar a nuestros hijos a reconocer quienes son en realidad,que se quieran a sí mismos y que se vean de una forma positiva,
El sentido de la propia valía,»vales por lo que eres».

Alimentar el Yo esencial,y no el «yo ejercitante».
Todo niño necesita escuchar y sentir,»te quiero siempre,pase lo que pase»,y no el «te quiero cuando»

Perdón y autoestima: enseñarlos a los hijos.

Otro aspecto del perdón se expresa en la disposición a ver y reconocer el Yo esencial del hijo, incluso cuando las circunstancias son pacíficas. PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS

Pau Casals lo resume muy bien:¿Cuándo les van a enseñar en la escuela a nuestros hijos lo que son? Deberíamos decirle a cada uno:

«¿Sabes lo que eres? Eres una maravilla. Eres único. En todo el mundo no hay ningún otro niño exactamente igual que tú. Durante los millones de años que han pasado, jamás ha habido otro niño como tú. Mira tu cuerpo,¡qué maravilla! ¡Tus piernas, tus brazos, tus hábiles dedos, la forma en que te mueves!

Puedes ser un Shakespeare, un Miguel Ángel, un Beethoven. Tienes capacidad para todo. Sí, eres una maravilla».

En casa, en la escuela, en toda nuestra cultura, es necesario que ayudemos a nuestros hijos a saber quiénes son.

Todas las personas que tienen influencia en los niños (los padres, el personal de guarderías y parvularios, los maestros y profesores, los entrenadores, los administradores, los médicos, las enfermeras) han de tomar plena conciencia de esta responsabilidad imperiosa y trascendental.

PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS
PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS

Hemos de examinar nuestros conceptos y reeducarnos. El filósofo Tagore dijo una vez: «Todo recién nacido trae el mensaje de que Dios no ha perdido la confianza en el ser humano».

Sin embargo, al no enseñar a cada niño y niña que es una maravilla,traicionamos esa confianza.

Confiar en nuestros hijos

El perdón nos ofrece el modo de hacer honor a esa confianza. Nos proporciona la manera de reconocer la verdad de la naturaleza de todos y cada uno de los niños. Con demasiada frecuencia se ha considerado y tratado a los niños como a «seres inferiores», para controlarlos.

A consecuencia de eso, dice la psicoanalista junguiana Marion Woodman, tenemos «una idea preconcebida de lo que debe ser un niño y lo obligamos a encajar en ese molde». Este error de concepto infunde en el niño una profunda sensación de carencia odeficiencia interior.

De esta manera nuestros hijos se ven privados de la relación esencial de respeto y confianza necesaria para que se quieran a sí mismos y se vean de una forma positiva.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: