No puedo dejar de Ser Quién Soy.

No puedo dejar de Ser Quién Soy.

Yo puedo jugar al juego de la limitación,a ser un cuerpo enfermo,a ser una persona traumatizada,yo puedo jugar al juego de ser un cuerpo mortal,de experimentar todo tipo de agonías y sufrimientos en esta experiencia.Pero,todo eso es un juego temporal,yo no puedo dejar de Ser Quién Soy

El camino del perdón,el camino con el Curso,lo que va haciendonos,es morar de forma cada vez más estable,en esa sensación de Identidad verdadera, de lo que se trata es de volverla estable,de hacer que esa sea nuestra experiencia contínua,inmutable.
Y para eso hemos de perdonar,porque lo que nos impide estar en ese nivel de conciencia de manera estable es,y aquí es dónde el Curso se revela como una enseñanza absolutamente original,la culpabilidad que la mente inconsciente alberga.


Por eso el camino se lllama el perdón,es el camino que le muestra a esa mente,que no hay consecuencias para lo que cree haber hechoEl perdón,la Expiación,lo que te dice es :No hay consecuencia real para tu imaginado pecado,lo que crees haber hecho no tiene consecuencias.Sigues siendo tal como Dios te creó,sigues siendo espíritu,sigues estando en estado de gracia,nada ha cambiado.No puedo dejar de Ser Quién Soy.

No puedo dejar de Ser Quién Soy.

Una de las líneas más repetidas en el Curso es «Soy tal como Dios me creó» (W.pI.94). En nuestra arrogancia, negamos esta identidad, decidiendo por nosotros mismos quiénes somos, qué hacemos y por qué. El ego incluso nos hace creer que la humildad es considerarnos a nosotros mismos como inferiores e indignos. El Curso nos enseña todo lo contrario. Se nos dice: “La humildad consiste en aceptar el papel que te corresponde en la salvación y en no aceptar ningún otro.” (W.pII.61.2: 3).
Nos pide que aprendamos a vernos a nosotros mismos junto con todos nuestros hermanos y hermanas como dignos del amor de Dios. De hecho, se necesita humildad para mirar «honesta pero calmadamente, sin juzgar»,

la arrogancia del ego, y luego, como se ha dicho a menudo, «sonreírle». Miramos al ego con humildad cuando estamos dispuestos a cuestionar nuestro punto de vista, nuestra interpretación y nuestra definición de nosotros mismos, de todos y de todo lo que encontramos. Si estamos dispuestos a dejar de lado nuestra interpretación, podemos salir de la postura arrogante del ego y aceptar la percepción del Espíritu Santo. Esta es la verdadera humildad.»No puedo dejar de Ser Quién Soy.
~ Dr. Kenneth Wapnick

No puedo dejar de Ser Quién Soy.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: