man wearing black and white stripe shirt looking at white printer papers on the wall

No entiendo nada de lo que veo en esta habitación

No entiendo nada de lo que veo en esta habitación. Nada en esta sala significa nada porque le he dado todo el significado que tiene.

Por lo tanto, puesto que le he dado su significado.

¿Cómo podría yo, un yo separado del significado, posiblemente entenderlo?

Puedo entenderlo desde el punto de vista de mi ego porque sirve al propósito de hacer que el mundo y mi experiencia de él sea real.

Pero no puedo entenderlo de verdad, porque el propósito del mundo, tal como lo mencioné en el Preludio de estos volúmenes, es impedir que yo lo comprenda.

No entiendo nada de lo que veo en esta habitación
No entiendo nada de lo que veo en esta habitación

La verdadera comprensión me haría darme cuenta del propósito que le he dado a todo y a todos en mi vida.

Estas primeras lecciones tienen como uno de sus objetivos importantes humillarnos, para que nos demos cuenta de que no entendemos nada.

Esto es lo que subyace en la importante (¡si no escandalosa!) declaración de Jesús en el texto:

«Todavía estáis convencidos de que vuestro entendimiento es una poderosa contribución a la verdad»

Esto significa que no entiendo nada.

Creo que entiendo para qué sirve la pluma o la copa, pero no entiendo que su propósito último es mantenerme arraigado en la ilusión y fuera del Cielo.

Mi ego me diría que la pluma es para escribir, la copa para beber y la ropa para cubrir el cuerpo.

Pero no entiendo el propósito subyacente del ego para estos y todos los demás aspectos del mundo material

Lo que ayuda de estas lecciones -si les prestas mucha atención- es que sacan a la superficie todos nuestros valores inconscientes y ocultos.

No entiendo nada de lo que veo en esta habitación
No entiendo nada de lo que veo en esta habitación
Son similares a las pruebas proyectivas utilizadas por los psicólogos para ayudar a comprender la dinámica subyacente del trastorno psicológico de una persona.

El objetivo de los ejercicios es ayudarte a despejar tu mente de todas las asociaciones pasadas, a ver las cosas exactamente como te parecen ahora.

Y a darte cuenta de lo poco que realmente entiendes de ellas.

Por lo tanto, es esencial que mantengas una mente perfectamente abierta, sin obstáculos por el juicio, en la selección de las cosas a las que la idea del día debe ser aplicada.

Para ello, una cosa es como otra; igualmente adecuada y, por lo tanto, igualmente útil.


Esta es la declaración más profunda que se ha hecho hasta ahora, y su significado debe ser muy claro.

Jesús está tratando de ayudarnos a dejar atrás el pasado, porque mientras permanezca oculto a nuestra conciencia no podemos deshacerlo.

Dejado enterrado, por lo tanto, el pasado sigue creciendo una y otra vez, cargado de culpabilidad y de juicios.

La clave de esta perdición reside en el principio subyacente a estos ejercicios: la igualdad inherente a todas las ilusiones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: