lighted candle

Meditación trascendental

Meditación trascendental. En esta técnica se utiliza un Mantra cuyo uso, además de activar un proceso energético sirve como objeto de la atención.

Cualquier pensamiento tiene su origen en un nivel de la Conciencia previo a cualquier manifestación y, por tanto, trascendente con respecto a ella.

Lo mismo acontece con cualquier palabra que se pronuncie.

Meditación trascendental
Meditación trascendental
El Mantra en la Meditación Trascendental, sirve para acceder a ese nivel previo y trascendente
con respecto a las manifestaciones de la realidad concreta u objetiva.


Durante veinte minutos el meditador se sienta con los ojos cerrados y poco a poco penetra en su interior, sin forzarse ni presionarse.

Para ello, pronuncia su Mantra atendiendo a su origen mismo.

Los mantras que utilizan esta práctica son escogidos de acuerdo a las características específicas e individuales de sus practicantes.

Se puede utilizar cualquier palabra que posea un significado positivo tal como: amor, fe, o Dios.

Observando el proceso mental que la activa y su desarrollo hasta aparecer con claridad en el campo de Inconciencia.


Según Maharishi Mahesh Yogui, el representante más conocido de la Meditación Trascendental.

El origen de todo pensamiento, se encuentra ligado a un «campo» o matriz fundamental la cual también sustenta la materia y los objetos.

Esta matriz es el «campo de todas las posibilidades» y el meditador Trascendental intenta ponerse en contacto con él a través del uso del Mantra y su observación.


En otras palabras, el Mantra es un medio artificial que aparece en la mente del meditador a partir del mismo campo de todas las posibilidades que es el origen de cualquier pensamiento o palabra.

Al repetir el Mantra, la labor del meditador es poner atención en el proceso que le da origen,
atendiendo a su surgimiento y a la «matriz» antecedente al mismo.

Meditación trascendental
Meditación trascendental

Esta operación permite que el meditador se ponga en contacto con el campo de todas las posibilidades.


Según Maharishi Mahesh Yogui, este campo es Conciencia Pura.

Y trasciende cualquier manifestación.

De aquí el nombre Meditación Trascendental implicando que el sujeto que la practique logrará un acceso a la fuente de la Conciencia, a su mismo origen trascendente.


Aunque el Mantra puede ser cualquier palabra o pensamiento: puesto que todos los contenidos mentales tienen el mismo origen en el «campo de todas las pasibilidades» de la Conciencia Pura.

Existen ciertos términos que se han utilizado durante cientos y aun miles de años y que,
por así decirlo, mantienen una energía especial legada por las mentes de meditadores y Santos del pasado.

Estos mantras vivos y vibrantes ayudan al proceso de conectarse con la «matriz fundamental» y son usados ampliamente en esta técnica.

Los mantras se asignan durante una ceremonia especial y se supone que son individuales y
específicos para cada persona.

Meditación trascendental
Meditación trascendental

En realidad, existen categorías mantricas que se han escogido atendiendo a características comunes de los meditadores.


La repetición del Mantra en la Meditación Trascendental es sutil y no compulsiva.

En otras palabras, el meditador estimula ligeramente la aparición del Mantra en su mente sin forzarlo.

Al principio de la práctica esta sutileza es difícil de conseguir, pero con el tiempo se observa
que basta una diminuta presión mental para que el Mantra aparezca por sí mismo.

Y para que se repita siguiendo un patrón que parece ya no depender del meditador o de
su voluntad, sino de un proceso que se vive como independiente y automático.

Cuando esto sucede, la observación se dirige hacia el origen de la aparición del Mantra hasta
lograr situar la conciencia personal en el «campo de la Conciencia Pura», libre de contenidos y trascendente con respecto a éstos.


Cuando se logra este contacto, el Mantra y su repetición ya no son necesarios.


El grupo de Maharishi Mahesh Yogui se ha interesado en los correlativos fisiológicos y físicos de Su técnica de Meditación.

Meditación trascendental
Meditación trascendental

Ellos afirman Que el meditador de su técnica normaliza sus funciones fisiológicas, sana de enfermedades y se vuelve resistente a los contagios de cualquier índole.


Puesto que la «matriz fundamentar’, además de ser el origen de la Conciencia y de la materia,es el fondo común de todas las fuerzas físicas.

El grupo de Maharishi afirma que, con el uso de su Meditación, se pueden lograr portentos
físicos tales como el desafío de la gravedad.

De hecho, un gran interés del grupo de Maharishi se ha derivado hacia el logro de la levitación.

Según sus teorías, cuando la Conciencia se vuelve Pura en el contacto con la «matriz fundamental», la gravitación desaparece.


Por otro lado, afirman que la acción de un meditador ni lograr el contacto con la Conciencia Pura,contagia el ambiente de pureza y facilita la vida espiritual de comunidades enteras.

Ellos han estudiado los índices de criminalidad en poblaciones con pocos y muchos meditadores.

Y han encontrado que, en éstas últimas, los indices de conductas negativas disminuyen significativamente.

Estos resultados se inscriben dentro de lo que Maharishi denomina una tecnología de la Conciencia apropiada para la Nueva Era.

La MT es sencilla no porque sea superficial o una meditación para principiantes, sino porque hay una elegante sencillez en su práctica.


Es natural porque no hay sugerencias ni manipulación alguna.


Es sin esfuerzo porque no requiere concentración ni control.

No supone un cambio en el estilo de vida.

Una vez que se aprende a meditar, no hay que cambiar la dieta y de repente empezar a comer tofu (¡a menos que a uno le guste!).


Y, por último, no hay nada en lo que creer.

Se puede ser escéptico cien por cien, y no importa.

La técnica funciona igualmente tanto si se cree en ella como si no.


La MT no es una destreza adquirida que se nos da «mejor» tras semanas o meses de
práctica.

Se domina en unas horas a lo largo de unos días, y ya no se olvida nunca.


Como he mencionado antes, la MT se practica durante veinte minutos, dos veces al
día, sentado cómodamente en una silla (o en la cama o en cualquier sitio en el que se esté
cómodo), con los ojos cerrados.

Puede practicarse en la intimidad del hogar, pero puede hacerse con la misma facilidad en un tren, un avión o un coche (¡siempre y cuando conduzca otra persona!).

Es una técnica silenciosa, así que cuando meditamos no molestamos a nadie.

Si sentimos un picor, no hay nada que nos impida rascarnos.

Podemos movernos durante la meditación


Es más, si nos entra sueño durante la meditación, no hay que combatirlo.

No pasa nada.

Si nos quedamos dormidos porque estamos cansados, normalmente será solo durante uno o dos minutos, y luego nos despertaremos descansados y como nuevos y continuaremos con la práctica.

Eso solo significa que nuestro cuerpo necesitaba ese profundo descanso extra.

Tales momentos son parte de la meditación.


Quizá la idea de meditar resulte atrayente.

Pero la realidad de tratar de sentarse sin moverse durante veinte minutos puede parecer abrumadora, cuando no totalmente imposible.

Bueno, pues puede hacerse.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: