Lección 8 de Un curso de milagros-Comentario

  • silvina 

Lección 8 de Un curso de milagros-Comentario.MI MENTE ESTÁ ABSORBIDA CON PENSAMIENTOS DEL PASADO.Hay una secuencia discernible en las lecciones a medida que uno continúa leyendo y practicándolas. Jesús comienza con ideas simples y declaraciones sobre la forma en que percibimos el mundo.

Luego pasa rápidamente a la forma en que percibimos nuestros pensamientos y, comenzando con la Lección 8, desarrolla mucho más claramente la conexión específica de causa y efecto entre nuestros pensamientos y el mundo. Aquí, por primera vez en el libro de ejercicios, habla sobre la irrealidad del mundo.

También introduce la idea de proyección, un principio que estaba implícito en las primeras siete lecciones, pero se identificará claramente en las lecciones siguientes.Mi mente está absorbida con pensamientos del psado. Jesús nos ha estado diciendo hasta este punto que lo que vemos no tiene significado porque lo que vemos proviene de lo que pensamos.

Lo que pensamos no tiene significado

Y lo que pensamos (en nuestras mentes identificadas con el ego) no tiene significado porque niega el verdadero Significado. Esto no se ha establecido claramente en las lecciones hasta la fecha, aunque lo hemos discutido, pero ciertamente ha estado implícito y se explicará de manera más explícita en las lecciones por venir.LECCIÓN 8 DE UN CURSO DE MILAGROS.COMENTARIO

En el texto hay muchos pasajes – un par de ellos en el libro de ejercicios también – donde Jesús explica que los ojos del cuerpo no ven, al igual que el cuerpo no piensa, siente, oye, ni hace nada. Simplemente hace lo que la mente le dice que haga (por ejemplo, T-28.V.5:3-8; VI.2:1-9; M-8.3:3-4:3).

El cuerpo es un títere

El cuerpo puede considerarse entonces simplemente como un títere o un robot que lleva a cabo los dictados de su amo. Por eso no vemos nada. Todo lo que «vemos» y, básicamente, este «vemos» debe estar entre comillas, es una proyección de lo que hemos estado pensando.LECCIÓN 8 DE UN CURSO DE MILAGROS.COMENTARIO Y, como hemos visto, lo que hemos estado pensando al escuchar al ego es simplemente nada.

Lección 8 de Un curso de milagros-Comentario
Lección 8 de Un curso de milagros-Comentario

En el Preludio, al igual que en los comentarios a la Introducción al libro de ejercicios, mencioné que una forma de entender el tiempo como lo conocemos, es decir, como lineal (pasado, presente y futuro) es verlo como nada más que un reflejo o sombra del sistema de pensamiento del ego de pecado, culpa y miedo.

Cuando elegimos nuestra individualidad sobre la unicidad del Espíritu Santo, y luego buscamos preservar esta identidad individual, el ego nos hace construir su sistema de pensamiento de pecado, culpa y miedo.

Para reafirmar esta importante dinámica: el «pecado» dice que hemos pecado contra Dios en el pasado; experimentamos «culpa» por lo que hemos hecho en lo que el ego llama presente; y dado que la culpa siempre exige un castigo, entonces tenemos «miedo» del castigo de Dios, el cual creemos merecer.

El miedo al castigo

Ese miedo al castigo, por supuesto, apunta hacia el futuro. Si tienes en cuenta esta «trinidad profana» de pecado (pasado), culpa («presente») y miedo (futuro) al leer este primer párrafo, tendrá mucho más sentido. Cuando miramos fuera vemos un mundo regido por el tiempo.

Es, por supuesto, también un mundo de espacio. El espacio y el tiempo, como los describe el texto, son lados opuestos del mismo error (T-26.VI11.1: 3-5).LECCIÓN 8 DE UN CURSO DE MILAGROS.COMENTARIO.

Lección 8 de Un curso de milagros-Comentario
Lección 8 de Un curso de milagros-Comentario

Por lo tanto, todo lo que vemos afuera lo vemos en términos del pasado, porque lo vemos a través de la lente de nuestra identidad individual. Esta identidad está enraizada en el pecado, la creencia de que nos hemos separado de Dios y ahora existimos como entidades separadas.

Ya que creemos que estamos en guerra con Dios, un tema que se desarrollará más adelante, también debemos creer que estamos en guerra con todos los demás.

Como resultado, cada percepción en nuestro mundo está orientada a tratar el tema del especialismo: quién es la persona especial que ganará y quién la persona especial que perderá. Cuando esto se expresa directamente, es un odio especial; cuando se oculta, es un amor especial.

Deja un comentario