LECCIÓN 7 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO

  • silvina 

LECCIÓN 7 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO.Lección 7. SÓLO VEO EL PASADO.

La lección 7 es esencialmente un resumen de las seis lecciones anteriores, como vemos en el primer párrafo donde se repiten casi textualmente.
(1) «Esta idea resulta muy difícil de creer al principio. Sin embargo, es la razón fundamental de todas las anteriores.
Es la razón por la que nada de lo que ves significa nada.
Es la razón por la que le has dado a todo lo que ves todo el significado que tiene para ti.
Es la razón por la que no entiendes nada de lo que ves.
Es la razón por la que tus pensamientos no significan nada y por lo que son como las cosas que ves.
Es la razón por la que nunca estás disgustado por la razón que crees.
Es la razón por la que estás disgustado porque ves algo que no está ahí.

LECCIÓN 7 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO
LECCIÓN 7 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO

En el segundo párrafo encontramos a Jesús volviendo a una idea que él mencionó brevemente en el segundo párrafo de la Lección 3 – la importancia de aclarar nuestras mentes de pensamientos del pasado. Ahora, elabora: La razón por la que nada significa nada, que le hemos dado a todo el significado que tiene, etc., es que estamos viendo sólo el pasado. El no perder de vista esta ecuación de que pecado, culpa y miedo se equipara con pasado, presente y futuro respectivamente es lo que nos va a ayudar a entender la motivación de que únicamente veamos el pasado. El pecado se equipara con la separación, lo que prueba que soy un individuo, autónomo de Dios. Una vez que crea esta mentira, se proyectará afuera automáticamente y tomará la forma del pasado. Por lo tanto, veo el pasado en todo, porque quiero mantener mi identidad individual.

SÓLO VEO EL PASADO
SÓLO VEO EL PASADO
Cada vez que estamos disgustados es porque estamos equiparando algo que acaba de suceder con algo que sucedió en el pasado. Veo a una persona en particular y sé lo que se supone que debo hacer: esta persona es una autoridad, y por lo tanto mi odio está justificado; este es mi rival, y por eso tengo que odiar a esta persona; este otro es de un cierto color de piel, al cual debo odiar. El odio siempre se basa en el pasado. La mayoría de las veces, sin embargo, es más sutil que estos ejemplos, razón por la cual necesitamos práctica para reconocer y aceptar esta "primera idea acerca del tiempo".
En resumen, entonces, el propósito de ver el pasado en todo es que me permite decir que yo existo. Por lo tanto, hacer que el pasado sea real es lo mismo que decir que el pecado o la separación es real, y, por lo tanto, yo también.

Deja un comentario