LECCIÓN 6 DE UN CURSO DE MILAGROS.COMENTARIO

  • silvina 
 Lección 6 – Estoy disgustado porque veo algo que no está ahí. ~
«Esta lección es una bomba. Lo que es tan intrigante de estas primeras lecciones es que Jesús no se involucra con la metafísica de peso. Sin embargo, eso es exactamente lo que fundamenta la idea de que «estoy disgustado porque veo algo que no está ahí». Lo que me está disgustando está «dentro» de mí, no afuera. «No hay nada fuera de mí». Lo que creo ver es simplemente una proyección de un pensamiento en mi mente, y este pensamiento – el de la separación de Dios – ¡tampoco está ahí!. Mis percepciones son de ilusiones, las proyecciones de pensamientos que son en sí mismos ilusiones. ¿Qué más puede engendrar una ilusión sino más ilusiones?LECCIÓN 6 DE UN CURSO DE MILAGROS.COMENTARIO
 
La búsqueda mental es el punto focal del mensaje de Jesús y el medio para aplicar sus enseñanzas a nuestras experiencias diarias. 
 
Sería difícil enfatizar en exceso la importancia de esta idea de la inherente «igualdad» de todas las cosas – tanto disgustos grandes como pequeños (así como grandes y pequeños placeres). Ello ocupa un lugar central en la enseñanza de Jesús, ya que es el medio de nuestro aprendizaje para distinguir la diferencia entre la ilusión y la verdad o, en palabras de Platón, entre la apariencia y la realidad.»»Estas primeras Lecciones son esenciales para sentar las bases de la disciplina de la observación mental. Estamos considerando la posibilidad de que la forma en que pensamos sobre todo se ha basado en premisas falsas. De hecho, Jesús dice muy claramente que nuestras mentes están sin entrenar, y que “una mente sin entrenar no puede lograr nada.” (W.PI.IN.1.3) Si haces los ejercicios según lo establecido en el libro de ejercicios, estarás deshaciendo la forma en que ves ahora (la primera mitad del libro de ejercicios) y obtendrás una nueva percepción (verdadera) a través de las Lecciones en la Parte II del libro de ejercicios. Esto no se cumple del todo, ya que también estamos aprendiendo sobre la percepción verdadera en esta parte del Libro de Ejercicios.
 
He estado con el Curso por más de 25 años y he hecho las Lecciones muchas veces, pero puedo dar fe de los cambios significativos que tuvieron lugar en mi vida después de hacer las Lecciones en el primer año. Esto sucedió a pesar de mi comprensión muy limitada de la metafísica del Curso. Jesús nos promete que al aplicarnos al entrenamiento mental de una manera sistemática, tendremos una “percepción diferente de todas las cosas y de todo en el mundo.” (W.PI.IN.4.1) Cada paso que damos es fuertemente reforzado. “De no ser porque cada uno de los pasos en esta dirección está tan fuertemente reforzado, ¡cuán difícil sería darlos!” (M.4.I.A.7.9)LECCIÓN 6 DE UN CURSO DE MILAGROS.COMENTARIO
 
Hoy se nos recuerda nuevamente que cualquier disgusto, grande o pequeño, resulta en una pérdida de paz. No podemos estar un poquito en paz. O estamos en paz, o no lo estamos. Cualquier cosa que nos moleste y traiga a la mente preocupación, miedo, depresión, ansiedad, ira, expectativas o deseos, es perturbador para nuestra paz. No hay jerarquía de disgustos grandes o pequeños. “No hay disgustos pequeños. Todos perturban mi paz mental por igual. Y: No puedo conservar esta forma de disgusto y al mismo tiempo desprenderme de las demás. Para los efectos de estos ejercicios, pues, las consideraré a todas como si fuesen iguales.” (W.6.3.2-6) Todos son iguales porque todos son irreales. Si bien aquí se habla de pensamientos perturbadores, lo mismo se aplicaría a lo que llamamos pensamientos «placenteros». Ellos también restan valor a los pensamientos reales en nuestras mentes correctas.
LECCIÓN 6 DE UN CURSO DE MILAGROS.COMENTARIO

LECCIÓN 6 DE UN CURSO DE MILAGROS.COMENTARIO

 
 
Estas Lecciones nos están ayudando a observar nuestros pensamientos y a reconocer que interfieren con nuestra paz, ya que están obstaculizando la paz que ya está en nuestras mentes. Lo importante de esta Lección es ver que no hay nada fuera de nosotros. Nada de ello es real. Todo es ilusión. Esto no es fácil para nosotros, ya que experimentamos cosas que parecen venir de fuera de nosotros y les otorgamos realidad. Atribuimos nuestros disgustos a algo que parece venir hacia nosotros, pero cada vez más, entenderemos que todo lo que nos molesta comienza con nuestra propia condición interna. Lo que me disgusta es el significado que estoy dando a lo que en realidad es una situación o evento neutral. La buena noticia es que tenemos el poder dentro de nosotros para cambiar nuestra condición.
Hoy, se nos pide que identifiquemos específicamente nuestros sentimientos. “Estoy enfadado con ____ porque veo algo que no está ahí.” (W.6.1.4) Nos tomamos unos minutos para buscar en nuestras mentes los sentimientos de malestar. A veces, estamos tan acostumbramos a los sentimientos dolorosos y temerosos, los cuales están literalmente allí todo el tiempo, que es difícil identificarlos. No tenemos ni idea de que siempre se están reproduciendo en el fondo de nuestras mentes hasta que empezamos a ser más consistentes en notarlos. Ellos no pueden ser curados si no los miramos, así que este paso es necesario.LECCIÓN 6 DE UN CURSO DE MILAGROS.COMENTARIO
 
Esto no quiere decir que un evento no haya ocurrido en la ilusión. Ayer estuve involucrada en una importante controversia relacionada con algunas circunstancias que tuvieron lugar en la residencia para personas mayores de mi madre. Estaba preocupada, enojada, frustrada y angustiada por esta situación. El evento ocurrió, pero lo que me molestaba era mi interpretación de ello. Me sentí a merced de lo que se estaba proponiendo. Me recordé a mí misma que estaba dando significado a algo que en realidad no estaba ahí. No es diferente de un sueño nocturno. Estaba reaccionando a la interpretación que estaba dando a la situación y eso es lo que me molestó. Cada uno de nosotros puede percibirlo de otra manera. Si bien el evento pudo haber ocurrido en el nivel de la forma, mi disgusto sobre ello es lo que estoy invitada a mirar. Estoy respondiendo a un pensamiento en mi mente y en realidad eligiendo estar disgustada.
Este no es un curso acerca del comportamiento. Es un curso acerca de entrenamiento mental. Un Curso de Milagros está dirigido a la mente y sólo se ocupa del contenido de la mente. Un problema percibido en el mundo todavía puede necesitar nuestra atención, pero el trabajo real está en nuestras propias mentes. Entonces abordamos el problema con ecuanimidad o angustia dependiendo de la decisión que tomemos. Cuando nos tomamos el tiempo para mirar nuestras mentes y pedir al Espíritu Santo cómo ver este problema de otra manera, a veces la solución que pensamos que era aplicable en la forma ya no es necesaria.
“Nadie puede escapar de las ilusiones a menos que las examine, pues no examinarlas es la manera de protegerlas. No hay necesidad de sentirse amedrentado por ellas, pues no son peligrosas.” (T.11.V.1.1-2) (ACIM OE T.10.VI.39)
“La «dinámica» del ego será nuestra lección por algún tiempo, pues debemos primero examinarla para poder así ver más allá de ella, ya que le has otorgado realidad. Juntos desvaneceremos calmadamente este error, y después miraremos más allá de él hacia la verdad. ” (T.11.V.1.5-6) ​​(ACIM OE T.10.VI.39)
El Curso nos lleva a la comprensión de que Dios creó todo lo que existe, pero Él creó sólo lo que es real y eterno. Nada en el mundo de la forma pudo ser creado por Dios porque todo es temporal, incluyendo nuestros cuerpos. Al comienzo del Curso Jesús nos dice: “Nada real puede ser amenazado. Nada irreal existe. En esto radica la paz de Dios.” (T.IN.2.2-3) (ACIM OE T.IN.4-5) ¿Podemos aceptar que Dios no creó cosas perturbadoras? Y si Dios no creó esas cosas que nos molestan, no pueden ser reales y no existen.
LECCIÓN 6 DE UN CURSO DE MILAGROS.COMENTARIO

LECCIÓN 6 DE UN CURSO DE MILAGROS.COMENTARIO

 
 
 
 
Jesús nos dice que el mundo no fue creado por Dios, sino que es una proyección de la mente errada. Creemos que nos hemos separado de Dios y que nuestra realidad es un cuerpo viviendo en este mundo. Estamos reviviendo ese momento de terror cuando parecimos separarnos de la eternidad, y ahora estamos repitiendo ese momento una y otra vez en estos desagradables incidentes de miedo y angustia. Cada incidente perturbador es sólo una pequeña parte de toda esta saga de la separación que repetimos una y otra vez.
Poco a poco, paso a paso, estamos siendo conducidos a una serenidad que no puede ser perturbada por las circunstancias y los eventos del mundo. Estamos lentamente deshaciendo la forma humana normal en la que hemos aprendido a ver las cosas. Estamos abriéndonos a una nueva posibilidad donde lentamente estamos aprendiendo a liberar el apego que tenemos al mundo de la forma y a nuestros pensamientos al respecto. Nuestras interpretaciones están siendo cuestionadas. Una vez más, ni siquiera tenemos que aceptar o creer estas Lecciones para que sean efectivas.
Lo importante es hacer los ejercicios según lo prescrito. Nuestra manera actual de pensar proviene toda de la culpa en la mente. La culpa proviene de la creencia de que le robamos nuestra identidad a Dios. Esta es la causa de todo nuestro dolor y angustia. Ahora estamos comprometidos en un proceso de deshacer nuestra manera actual de ver. Sólo necesitamos confiar en el proceso. Hemos sido traídos a este camino porque estamos listos para encontrar una mejor manera de vivir nuestras vidas y finalmente despertar a la verdad de Quiénes somos.
Por lo tanto, los pasos a seguir en la aplicación de estas enseñanzas comienzan por: 1. Ver los problemas que hemos inventado en el mundo. 2. Ocuparnos de los problemas de una forma normal (es decir, pagar impuestos y pagar nuestras facturas, etc.). 3. Aprender a reconocer que los problemas están hechos como una cortina de humo para el verdadero problema. 4. El problema real es la elección en la mente de tomarse en serio el pensamiento de separación. “Una diminuta y alocada idea, de la que el Hijo de Dios olvidó reírse, se adentró en la eternidad, donde todo es uno. A causa de su olvido ese pensamiento se convirtió en una idea seria, capaz de lograr algo, así como de tener efectos reales. Juntos podemos hacer desaparecer ambas cosas riéndonos de ellas, y darnos cuenta de que el tiempo no puede afectar a la eternidad. Es motivo de risa pensar que el tiempo pudiese llegar a circunscribir a la eternidad, cuando lo que ésta significa es que el tiempo no existe.” (T.27.VIII.6.2-5) (ACIM OE T.27.IX.82) El Curso de Milagros nos ofrece los medios para recordar el no tomarnos todo en nuestras vidas tan en serio y darnos cuenta de que nunca hemos abandonado la Mente de Dios.
El propósito que el ego asigna a los problemas del mundo es mantenernos inmersos en la ilusión para que no miremos dentro y veamos el verdadero problema, que es la culpa en la mente. Puesto que creemos que el mundo con sus facturas e impuestos es real, albergamos juicios que necesitan ser reconocidos porque revelan nuestras creencias ocultas en la escasez, la victimización y la pérdida. Nuestros sentimientos reflejan las creencias y los valores que abrigamos. No pueden ser disipados si no somos conscientes de ellos.
De la misma manera, la creencia en el cuerpo no puede deshacerse negándolo o ignorando condiciones específicas del cuerpo. No pagar las facturas o los impuestos sin duda traería una avalancha de otros problemas. La situación exacerbada reforzaría la cortina de humo del ego y no facilitaría la curación. Sólo cuando se reconoce el verdadero problema, que es la creencia en la separación, podemos recurrir al Espíritu Santo en nuestras mentes para buscar la verdadera solución, que es deshacer la creencia en la separación a través del perdón. Perdonar es llevar nuestros pensamientos tenebrosos a la Luz curativa del Espíritu Santo dentro de nuestras mentes. Cuando el perdón sea completo, veremos que el mundo, con todos sus «problemas», no es real, y saldremos de esta ilusión para llegar a la verdad.»

Deja un comentario