funny small penguins on icy ground near water

Lección 55 de Un curso de milagros-Comentario

Lección 55 de Un curso de milagros-Comentario.Estoy decidido a ver las cosas de otra manera.
Jesús ahora está apelando directamente al poder de nuestras mentes para elegir.

Lo que veo ahora no son más que signos de enfermedad, desastre y muerte.


Es importante que percibamos la enfermedad, el desastre y la muerte a nuestro alrededor, no el amor, la esperanza y la alegría, porque no hay ninguna.

De hecho, el mundo no fue hecho para ser un lugar de amor, esperanza o alegría.

Si no reconocemos esto, no tendremos ninguna motivación para cambiar de opinión.

Creeremos en nuestra arrogancia de que ya la hemos cambiado en virtud de que hemos percibido la luz en vez de la oscuridad.

Y el amor en vez del odio, la vida en vez de la muerte.

Creemos en lo que nuestros egos nos han programado para creer, por lo que necesitamos cuestionar el valor de haber elegido al ego como nuestro maestro.

Esto no puede ser lo que Dios creó para su Hijo amado.

El hecho mismo de que yo vea tales cosas es una prueba de que no entiendo a Dios.

Por lo tanto, yo tampoco entiendo a Su Hijo.


Este es al menos un buen paso inicial, porque si pensamos que estamos viendo un mundo de luz, paz y alegría,creeremos que entendemos a Dios,y a Jesús.

Lección 55 de Un curso de milagros-Comentario
Lección 55 de Un curso de milagros-Comentario

Y, desafortunadamente, a su camino.

Reconocer que lo que vemos «son los signos de la enfermedad, del desastre y de la muerte» es el comienzo de la humildad que llega hasta la Sabiduría.

Comenzamos negando el sistema de pensamiento de negación del ego, y gradualmente, paso a paso, Jesús nos guía a entender que el espíritu y el ego son estados mutuamente excluyentes.

Y también lo son el amor y el odio, la vida y la muerte, la alegría y el dolor.

Hacer una real,es negar la otra.

Lo que veo me dice que no sé quién soy.

Estoy decidido a ver a los testigos de la verdad en mí, más que a aquellos que me muestran una ilusión de mí mismo.


Una vez que hemos aprendido a diferenciar entre la forma y el contenido.

Así, llamamos a nuestro nuevo Maestro para que nos ayude a ver verdaderamente.

Esa es la visión de Cristo que nos recuerda quiénes somos -junto con nuestros hermanos- como el Hijo único de Dios.

Lo que veo es una forma de venganza.

El mundo que veo no es la representación de pensamientos amorosos.

Es una imagen de ataque a todo por todo.

Este es el mismo punto que Jesús estaba haciendo antes, diciendo que el mundo que vemos representa un ataque a «todo por todos».

No hay excepciones.

Si pensamos que vemos un mundo amoroso, creeremos que sólo hay pensamientos amorosos dentro de nosotros y por lo tanto no miraremos a los que no lo son.

Lección 55 de Un curso de milagros-Comentario
Lección 55 de Un curso de milagros-Comentario

Al no mirar, los pensamientos sin amor permanecen enterrados en nuestras mentes, y lo que está enterrado tiene el terrible hábito de encontrar su salida.

Esta es,la dinámica de la proyección y atacar a todos los demás.

Debido a que no somos conscientes de que la fuente de nuestro ataque son los pensamientos sin amor de nuestras mentes, no seremos conscientes de que fuimos nosotros los que lo hicimos.

Pensaremos que porque pensamos que sólo tenemos pensamientos amorosos, nuestros ataques y juicios de los demás también son amorosos.

Por eso es importante ver el mundo tal como es y reconocer su origen.

Sólo cuando miramos con Jesús los pensamientos no amorosos en nuestras mentes y los perdonamos.

Nos daremos cuenta de que debajo de los pensamientos no amorosos y ocultos por ellos están los amorosos que siempre hemos tenido.

Puedo escapar de este mundo renunciando a mis pensamientos de ataque.


No somos salvos del mundo o de algún sentido abstracto del pecado, sino de nuestros propios pensamientos.

Para escapar de los horrores del mundo -las «hondas y flechas de la escandalosa fortuna» de Hamlet.

Nos basta con mirar con Jesús nuestros horribles pensamientos.

Junto con su suave risa ante la estupidez del sistema de pensamiento de ataque del ego, observamos cómo sus pensamientos se disuelven lentamente en su propia nada.

Mirando hacia fuera, percibimos sólo «paz y seguridad y alegría», el mundo del perdón dado forma.

Lección 55 de Un curso de milagros-Comentario
Lección 55 de Un curso de milagros-Comentario


No percibo lo que más me conviene.

No sé quién soy porque pienso «soy», con el énfasis en el yo.

En realidad creo que hay un «yo» aquí, por lo tanto no sé quién soy.

Entonces, ¿cómo podría saber qué es lo mejor para mí?

Lo que pensamos que es mejor es siempre alguna glorificación, gratificación, o cualquier cosa que preserve nuestra identidad ilusoria como un»yo» individual.

La humildad dice:

«No lo sé, no lo entiendo, pero gracias a Dios hay Alguien en mí que lo hace.

Y gracias a Dios Él tiene razón y yo estoy equivocado».

Para mí, el propósito de todo es probar que mis ilusiones sobre mí mismo son reales.

Es para este propósito que intento usar a todos y a todo.


Todo lo que pensamos, y todo lo que vemos en el mundo tiene el propósito de demostrar que tenemos razón.

Esa es la razón por la que se ha creado el mundo en primer lugar: Lo que Dios hizo lo podemos hacer aún mejor.

No hay excepciones en este sistema de pensamiento.

Lección 55 de Un curso de milagros-Comentario
Lección 55 de Un curso de milagros-Comentario

Así como la santidad y el amor no hacen excepciones en el lado del amor, la especialidad tampoco hace excepciones.

Si he de existir, todo el mundo tiene que ser sacrificado a mi deseo egoísta.

Si estoy tratando de hacértelo a ti, ya que todo el mundo es parte del sueño que inventé, sé que estás tratando de hacerme lo mismo a mí.

Esto inevitablemente produce un mundo de miedo, no de seguridad, porque nuestra culpa sólo puede causar un mundo de castigo y muerte. Pero ahora, con mucho gusto, elijo otra cosa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: