slim young lady standing in mountain asana with prayer hands during yoga practice

LECCIÓN 53 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO

LECCIÓN 53 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO.Repaso 1«Hoy repasaremos lo siguiente:»
Aquí vemos una conexión directa que se nos señala entre nuestros pensamientos y el mundo, aunque Jesús haya hecho esta conexión anteriormente.

«Mis pensamientos sin significado me están mostrando un mundo sin significado.»


Dado que los pensamientos de que soy consciente no significan nada, el mundo que los refleja no puede tener significado.

Lo que da lugar a este mundo es algo demente, como lo es también el resultado de ello.

LECCIÓN 53 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO
LECCIÓN 53 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO

La realidad no es demente, y yo tengo pensamientos reales así como dementes.


Nuestros pensamientos de individualidad, pecaminosidad, especialismo, etc., han producido este mundo.

Por lo tanto, dado que la causa del mundo son mis pensamientos dementes, entonces el mundo, como efecto, debe ser igualmente demente. «Causa» y «efecto» nunca están separados, porque son uno.

La realidad, sin embargo, no es demente, a pesar de las protestas del ego en sentido contrario.

Él nos dice que Dios es demente, vengativo e iracundo, pero “[Él] piensa de otra manera” (T-23.I.2:7).

Tal como lo hizo en las primeras cincuenta lecciones, Jesús explica que tenemos una mente dividida, que contiene pensamientos irreales de odio y pensamientos reales de amor.

Nos queda a nosotros elegir cuáles haremos realidad para nosotros mismos.

Él trata de ayudarnos a que nos demos cuenta de cuán miserables e infelices somos cuando elegimos los pensamientos irreales de ataque, juicio y especialismo.

Es esa miseria la que finalmente nos impulsará a elegir de nuevo:

“La resistencia al dolor puede ser grande, pero no es ilimitada.

A la larga, todo el mundo empieza a reconocer, por muy vagamente que sea, que tiene que haber un camino mejor.

A medida que este reconocimiento se arraiga más, acaba por convertirse en un punto decisivo en la vida de cada persona.” (T-2.III.3:5-7)


Por lo tanto, puedo ver un mundo real, si recurro a mis pensamientos reales como guía para ver.


Este es el mundo de la visión, el mundo «interno» en el que no hay pensamientos de separación o juicio; el mundo del pensamiento que está más allá del sueño del odio, en el que finalmente podemos ver el sueño por lo que es.

Desde allí, solo es un instante más hasta que Dios se inclina y nos eleva hasta Sí Mismo, el «último paso» en nuestro viaje, como vemos representado en esta hermosa declaración:


“Y entonces tu Padre descenderá hasta ti y dará el último paso por ti, elevándote hasta Él.” (T-11.VIII.15:5)



Estoy disgustado porque veo un mundo que no tiene significado.

Los pensamientos dementes perturban.

LECCIÓN 53 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO
LECCIÓN 53 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO

Dan lugar a un mundo en el que no hay orden de ninguna clase.

Sólo el caos puede regir en un mundo que representa una manera de pensar caótica, y el caos es la ausencia total de leyes.

No puedo vivir en paz en un mundo así.

Estoy agradecido de que este mundo no sea real, y de que no necesito verlo en absoluto, a menos que yo mismo elija otorgarle valor.

Elijo no otorgarle valor a lo que es completamente demente y no tiene significado.


En “Las leyes del caos”, Jesús pone la palabra “leyes” entre comillas, lo que significa que en realidad no son leyes porque no tienen sentido; las únicas leyes «verdaderas» son las leyes de Dios.

Jesús no lo hace aquí, pero el significado es el mismo: “el caos es la ausencia total de leyes”.


Antes de que podamos elegir «no» valorar lo que es “totalmente demente”, primero tenemos que aceptar que el mundo es totalmente demente.

Lo que nos ayuda a darnos cuenta de esto es que el mundo nos hace completamente infelices.

Nuestros deseos de especialismo – incluso cuando son concedidos y llevados a cabo – no nos hacen felices y no nos traen la paz de Dios.

Nos traen la paz del ego, pero no la paz del Cielo.

La razón última por la que nuestros pensamientos dementes son tan perturbadores es que nos recuerdan nuestro pensamiento demente original, el cual creemos que nos llevará a nuestro castigo.

En las palabras ominosas del ego, representadas en este poderoso pasaje del manual, leemos (¡y temblamos!) sobre el efecto de nuestro pensamiento demente de separación.

Colocado en el contexto de los pensamientos mágicos, reconocidos en otros y/o en nosotros mismos.

Un mundo sin significado engendra temor.


Lo que es totalmente demente engendra temor porque no se puede contar con ello en absoluto, ni da pie a que se le tenga confianza.

En la demencia no hay nada en lo que se pueda confiar.

No ofrece seguridad ni esperanza.

Pero un mundo así no es real.


La única realidad es el Cielo, que es totalmente confiable porque es seguro: sólo existe Dios.

Este mundo, como todos lo hemos experimentado, no es confiable.

Fue hecho para ser así.

Eso es lo que nos permite saber que el mundo y nuestra experiencia de él no son reales.

Una vez más, es nuestra culpa, nacida de la creencia en el pecado, lo que nos lleva a esperar cierto castigo y a no confiar en nadie.

LECCIÓN 53 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO
LECCIÓN 53 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO

Lo mejor que podemos hacer es protegernos del ataque certero utilizando varias defensas.

Que sólo sirven para mantener la separación que estableció la necesidad de dichas defensas en primer lugar.

Así, los ciclos viciosos de culpa y ataque, y ataque y defensa, se perpetúan y continúan.

Siempre continuarán, hasta que sus premisas fundamentales sean expuestas a la verdad.

Dios no creó un mundo sin significado.


¿Cómo puede ser que exista un mundo sin significado si Dios no lo creó?

Él es la Fuente de todo significado y todo lo que es real está en Su Mente.

Está en mi mente también porque Él lo creó conmigo.

¿Por qué he de seguir sufriendo por los efectos de mis pensamientos dementes cuando la perfección de la creación es mi hogar?

Quiero recordar el poder de mi decisión y reconocer mi verdadera morada.

Puedes ver cómo Jesús vuelve una y otra vez a los temas sinfónicos centrales de estas lecciones: la realidad, la ilusión y el poder de nuestras mentes para elegir entre ellas.

El punto aquí es extremadamente importante, porque el problema es que hemos olvidado que tenemos tal poder para elegir.

El ego estableció su serie de defensas para que nunca recordáramos que tenemos una mente.

Y mucho menos una mente que puede elegir.

Así, el cuerpo y el cerebro fueron fabricados para mantener nuestra consciencia de ser mente oculta de nosotros, reemplazado por el estado de vida corporal en un cuerpo alejado de la mente.

Y gobernado por un cerebro que piensa que piensa.

Pero que en realidad sólo lleva a cabo los pensamientos de la mente inconsciente.

Estos pensamientos son sólo dos: la creencia del ego de que lo que no tiene significado ha triunfado sobre lo significativo.

Y la Expiación del Espíritu Santo de que el pensamiento del ego es irreal porque se encuentra fuera de la Mente de Dios.

Por lo tanto, no ha tenido tiene efectos.

A pesar de mis sueños febriles al contrario, permanezco en mi hogar en Dios y dicho recuerdo se mantiene en mi mente recta por el Espíritu Santo.

Ahora puedo recordar y elegir de nuevo.

Mis pensamientos son imágenes que yo mismo he fabricado.


Todo lo que veo refleja mis pensamientos.

Son mis pensamientos los que me dicen dónde estoy y lo que Soy.

El hecho de que vea un mundo en el que hay sufrimiento.

En el que se puedan experimentar pérdidas y en el que se pueda morir, me muestra que lo único que estoy viendo es la representación de mis pensamientos dementes.

Y que no estoy permitiendo que mis pensamientos reales viertan su benéfica luz sobre lo que veo.


Esto señala una dimensión crucial del trabajo de cualquiera con Un Curso de Milagros.

Muchos de sus estudiantes tienden a negar que ven un mundo de sufrimiento, pérdida y muerte.

En cambio, proclaman que el mundo es realmente maravilloso – parte del plan de Dios o de Jesús.

Más aún, el nuevo milenio traerá sanación a donde sea que sea necesaria, bañándonos a todos en la luz.

El problema con este punto de vista de color rosa es que si no reconocemos la demencia, el dolor y el sufrimiento del mundo, nunca reconoceremos su fuente en nuestras mentes.

La única forma en que podemos regresar a la demencia en nuestras mentes es mediante el reconocimiento de la demencia que percibimos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: