LECCIÓN 5 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO

LECCIÓN 5 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO.Lección 5. NUNCA ESTOY DISGUSTADO POR LA RAZÓN QUE CREO.Esta es una de las lecciones que va al corazón de nuestra práctica. 

Obviamente, pensamos que estamos molestos por lo que está pasando en el mundo y cómo nos afecta. Pero la única razón por la que estamos molestos, que no se enseña explícitamente aquí, aunque está implícito, es que elegimos al ego como nuestro maestro en lugar de Jesús.

El contenido subyacente de la culpa

Al practicar el perdón «todas y cada una de las veces» que experimentamos un disgusto o enfermedad – la forma de nuestro malestar – nos daremos cuenta del «contenido» subyacente de culpa que «es» la fuente del malestar.

Entonces es cuando finalmente aprendemos la inherente «igualdad» de todas las ilusiones.

En este punto, desaparecerán, dejando únicamente el «contenido» del amor, nuestro único consuelo y la verdadera fuente de paz. Esta lección es extremadamente importante porque todos nos enfadamos y siempre estamos seguros sobre la causa.LECCIÓN 5 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO

LECCIÓN 5 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO
LECCIÓN 5 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO

Todo es lo mismo

Esto nos ayuda a darnos cuenta de que no estamos molestos por lo que está afuera, sino sólo por la forma en que «vemos» lo que está afuera.Todos tendemos a discriminar.

Cuando algo de poca importancia nos disgusta, pensamos que solo estamos «ligeramente irritados». Luego, más tarde en el día, sucede algo importante y nos enfadamos mucho.

Y creemos que hay una diferencia. Este es el tema que hemos estado abordando.

El ego nos hace reafirmar el principio de que existe una jerarquía de ilusiones, ya que esta es una de sus principales defensas contra la Unicidad de Dios: la especificidad del mundo dualista contradice la realidad unificada de la Abstracción Divina, para usar un enfoque del texto (T-4.VII.5: 4). Esta es la realidad que el ego nunca quiere que recordemos o reflejemos aquí, ya que eso significa el fin del ego.

NUNCA ESTOY DISGUSTADO POR LA RAZÓN QUE CREO
NUNCA ESTOY DISGUSTADO POR LA RAZÓN QUE CREO

Un estudio más profundo de lo que se enseña en Un Curso de Milagros conlleva a que tengamos una revelación bastante perturbadora: cuando estamos enfadados es porque «queremos» estar enfadados, ya que eso demuestra que somos las víctimas inocentes de lo que el victimario nos está haciendo.

Volveremos a esta muy importante enseñanza del curso más adelante, pero por ahora puedo mencionar dos discusiones muy específicas sobre esto: «El cuadro de la crucifixión» (T-27.I) y «El concepto del yo frente al verdadero Ser» (T-31.V).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: