retro tv on river shore near forest

Lección 49 de Un curso de milagros-Comentario

Lección 49 de Un curso de milagros-Comentario.La Voz de Dios me habla durante todo el día.


“Esta es una lección de la cual muchos estudiantes de Un Curso de Milagros han ido muchas pero muchas millas desafortunadamente en la dirección incorrecta: han ido de cabeza al infierno en lugar de dirigirse al Cielo.

Lección 49 de Un curso de milagros-Comentario

Lección 49 de Un curso de milagros-Comentario

El Espíritu Santo

A menudo, toman esta lección para decir que escuchan que el Espíritu Santo les dice cosas maravillosas – «todo el tiempo».

Sin embargo, si seguimos las líneas de pensamiento en estas lecciones, es obvio que no podemos «escuchar» la Voz de Dios durante todo el día debido a la constante confusión que se encuentra en nuestras mentes.


Estamos confundidos

Jesús ya ha explicado el origen de estos nubarrones de confusión: nuestra resistencia a perder nuestra identidad especial e individual.

Esta resistencia se refleja en el aprecio que le tenemos a la voz del ego del especialismo que la mantenemos ahí con el propósito de impedirnos escuchar la Voz del Espíritu Santo, como vemos en este pasaje señalado del texto:“Tú no eres especial.

La Respuesta

Si crees que lo eres y quieres defender tu especialismo en contra de la verdad de lo que realmente eres, ¿cómo vas a poder conocer la verdad?

¿Qué respuesta del Espíritu Santo podría llegar hasta ti, cuando a lo que escuchas es a tu deseo de ser especial, que es lo que pregunta y lo que responde?

Tan sólo prestas oídos a su mezquina respuesta, la cual, ni siquiera se oye en la melodía que en amorosa alabanza de lo que eres fluye eternamente desde Dios a ti.

El especialismo

Y este colosal himno de honor que amorosamente se te ofrece por razón de lo que eres parece silencioso e inaudible ante el “poderío” de tu especialismo.

Te esfuerzas por escuchar una voz que no tiene sonido, y, sin embargo, la Llamada de Dios Mismo te parece insonora. Puedes defender tu especialismo, pero nunca oirás la Voz que habla en favor de Dios a su lado, pues hablan diferentes idiomas y llegan a oídos diferentes.” (T-24.II.4:1-5:1)

Por lo tanto, si bien es cierto que la Voz de Dios nos habla durante todo el día – porque el Espíritu Santo está en nuestras mentes – esto no significa que nosotros la «escuchemos».

Estar atentos

Presta mucha atención a las palabras de la lección: Jesús no está diciendo que «escuchamos» la Voz de Dios durante todo el día, sino que la Voz de Dios «nos habla» durante todo el día.

No vamos a escuchar porque, una vez más, debido a la resistencia que tenemos de perder nuestra identidad, expresada a través de la inversión en perpetuar nuestro especialismo.

Lección 49 de Un curso de milagros-Comentario

Lección 49 de Un curso de milagros-Comentario

Por eso es tan importante leer esto (y todos los pasajes de Un Curso de Milagros) muy cuidadosamente.

Otro punto importante que habla al corazón de los estudiantes del Curso que se confunden es que «siempre» estamos escuchando una voz interior.

¡No podemos escuchar nada más!

El cuerpo es un medio

Nuestros cuerpos son los vehículos (o canales) a través de los cuales “hablan” las voces del ego o del Espíritu Santo. Los estudiantes a menudo piensan que solo porque escuchan una voz interior debe ser el Espíritu Santo.

Desafortunadamente, se han olvidado totalmente de la «otra» voz, que fue fabricada específica e intencionalmente para ahogar la voz apacible del Espíritu Santo, como vimos en el pasaje anterior.

Escuchar a nuestro Maestro Interno

Es por esto que Jesús enfatiza en ayudarnos a eliminar nuestra inversión en el ego, para que podamos, inevitable y naturalmente, “escuchar” la Voz que habla en favor de la verdad.

Escuchar una voz interna que creemos que pertenece a una entidad “del otro lado” no significa necesariamente que esa entidad sea más avanzada o esté más libre de ego que nosotros.

Discernimiento

Al final, el discernimiento es un requisito previo primordial para cualquier buscador espiritual, no menos para los estudiantes de Un Curso de Milagros que necesitan discernir la diferencia entre las dos voces.

Jesús está hablando acerca de obedecer las leyes del mundo porque tú «crees» que son leyes reales.

Para repetir, no está diciendo, por ejemplo, que debes convertirte en anarquista o libertario.

En otras palabras, no se nos pide que parezcamos diferentes o que nos comportemos de manera distinta a los demás.

Lo que «cambia» es nuestra actitud, o qué maestro interno hemos elegido seguir. Cuando escuchamos al Espíritu Santo, el mundo se convierte en un aula de aprendizaje en la que sus símbolos se convierten en el lenguaje a través del cual expresamos Sus enseñanzas

El asunto es obedecer las leyes ilusorias del mundo, no porque creamos que son verdaderas, sino, nuevamente, porque son la «forma» a través de la cual expresamos el «contenido» de verdad de la mente de una manera en que las personas pueden responder sin temor.

No confudir forma con contenido

Es el «contenido» del amor lo que debería ser nuestra inspiración y guía, no las nociones preconcebidas acerca de la «forma» en que debe expresarse ese amor.

Lección 49 de Un curso de milagros-Comentario

Lección 49 de Un curso de milagros-Comentario

Esto asegura que nuestra respuesta será amable y libre de juicios, aceptando a las personas donde se encuentran, no donde deseamos que se encuentren.él nos pide que reconozcamos nuestra llamada al ego, y que luego elijamos en su contra en favor de nuestras mentes rectas, donde reina y mora la tranquilidad y la paz.

Elige de nuevo

Se nos alienta a elegir de nuevo, a pesar de que Jesús sabe que nuestra resistencia es grande.Jesús desea que estemos «realmente» claros acerca de nuestro propósito.

Sin embargo, no podemos llegar a Dios sin pasar por los “chillidos estridentes e imaginaciones enfermizas” del ego; y no podemos superar esos gritos y fantasías sin mirarlos.

Abre tu mente

Por lo tanto, abrir nuestras mentes significa que nuestro tomador de decisiones elige el perdón del Espíritu Santo en lugar del ataque del ego.

Ya hemos visto que para llegar a Dios tenemos que dejar de lado nuestra identificación con la voz del especialismo del ego, y el objetivo del libro de ejercicios es ayudarnos a alcanzar a Dios a través de este proceso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: