Lección 48 de Un curso de milagros-Comentario

Lección 48 de Un curso de milagros-Comentario.No hay nada que temer.
“La lección 48 es muy bonita, breve y dulce: “No hay nada que temer”.

Lección 48 de Un curso de milagros-Comentario

Lección 48 de Un curso de milagros-Comentario

Si Dios es la fortaleza en la que confiamos, nada en este mundo nos puede hacer temer. La base del miedo es el principio de que la culpa exige castigo. Si tengo miedo, es debido a que primero me he juzgado como culpable y débil.

Pero,en cambio si elijo a Jesús como la fuente de mi fortaleza, no me encuentro débil o separado, y por lo tanto no puedo ser culpable.

Por lo tanto si no soy culpable, no puede haber ninguna creencia proyectada de que seré castigado. Sin tal creencia, no puede haber miedo.

De nuevo, es el mismo proceso, todo el tiempo.

Si quiero vivir sin miedo, debo vivir sin culpa. Si quiero vivir sin culpa, necesito que Jesús me ayude a mirarla.

Como dice el texto, el único hecho es Dios: “Dios no es algo simbólico; Dios es un Hecho.” (T-3.I.8:2). El “hecho” de que “No hay nada que temer” es realmente un reflejo de la realidad de Dios.

Sin miedo

El estado de la ausencia de miedo corrige el pensamiento fundamental del ego de que el miedo es un castigo por nuestro pecado. Es este miedo ilusorio lo que tienes que mirar.

Tú deseas que las ilusiones sean verdad porque «tú» eres una ilusión y deseas que «tú», tu identidad individual, sea verdad. Lo que dificulta tener un día libre de ansiedad es que no deseas que la lección de hoy sea cierta.

gentle asian traveler in white dress contemplating sea

Lección 48 de Un curso de milagros-Comentario

Ya que si esta lección fuese verdad el «tú» que tú crees ser no lo sería.Podemos ver una y otra vez, en casi todas las lecciones, que Jesús nos está diciendo que practiquemos este pensamiento en nuestra vida cotidiana y que le llevemos nuestras preocupaciones.

Aplicar el pensamiento

En el ejercicio de este día, nos pide que apliquemos el pensamiento a lo largo del día, «tan a menudo como sea posible».

Además, nos exhorta una vez más – “Es especialmente importante” – a pensar en la idea cada vez que estemos perturbados; en otras palabras, que traigamos la oscuridad de nuestro malestar a la luz de su pensamiento de amor, un pensamiento que por su misma presencia disipa la oscuridad del miedo.

Cuando nos demos cuenta de que el miedo se ha presentado en cualquiera de las formas que toma – y a veces puede que ni siquiera sea miedo; puede ser ira, depresión o tristeza – es porque nuevamente hemos elegido el ego; diciéndole a Jesús o al Espíritu Santo que se aparten de nuestra mente.

Esta decisión de mentalidad errada es el problema, y aceptar la Corrección es la solución. Esta simplicidad de Un Curso de Milagros – un sólo problema, una sola solución (W-pI.7980) – es lo que lo convierte en una herramienta espiritual tan poderosa y efectiva.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: