Lección 44 de Un curso de milagros-Comentarios

Lección 44 de Un curso de milagros-Comentarios.Lección 44.Dios es la luz en la que veo.
“Jesús continúa aquí su serie de declaraciones de Nivel Uno: sólo Dios es verdadero; sólo Dios es luz. Todo lo demás es una expresión de la oscuridad del ego.

Estamos tan seguros que estamos en lo correcto de lo que percibimos, pensamos y sentimos, que es a lo que se refiere Jesús cuando dice: “Puedes fabricar obscuridad y luego pensar que ves en ella”.

Estamos tan seguros de que tenemos razón, pero eso es solo porque fabricamos el mundo de los opuestos – la luz y la oscuridad – y luego olvidamos de dónde proviene: la nada de nuestros pensamientos ilusorios.

Ciegos,guiando a otros ciegos

Pero debido a que vemos el mundo, creemos que es real, y luego tratamos de reunir a la mayor cantidad posible de personas para confirmar nuestras percepciones y experiencias, sin darnos cuenta de que simplemente estamos pidiendo a los ciegos que enseñen a los ciegos.


La “luz” de la que habla Jesús no es perceptual, lo cual será aclarado en el siguiente párrafo, sino que es otro símbolo para expresar una característica del Cielo. La oscuridad representa el ego y su sistema de pensamiento de culpa, odio y especialismo; mientras que la luz representa el sistema de pensamiento del Espíritu Santo, que afirma que la oscuridad no tiene efecto sobre la realidad.

Ver,en la Luz

Cuando Jesús dice “Dios es la luz en la que veo”, no está hablando de lo que vemos a simple vista. La visión proviene del pensamiento de mentalidad recta, y por eso no vemos la luz fuera de nosotros. Recuerda la Lección 15, a la que me he referido varias veces, donde Jesús no está hablando de ver literalmente los bordes de luz alrededor de los objetos.

Si tienes esa experiencia, comprende que no es más que un reflejo de un pensamiento de perdón en tu mente. Estas lecciones dejan muy claro que la luz no es externa. Recuerda, «no hay» nada externo.

Jesús nos informa que el problema que encontraremos es nuestra propia resistencia, nacida del miedo a perder los pensamientos que inventamos, que, por cierto, ¡incluyen nuestros mismos seres!

Lección 44 de Un curso de milagros-Comentarios
Lección 44 de Un curso de milagros-Comentarios

Las resistencias a la verdad

Ya hemos discutido cuán temerosamente resistentes nos volvemos cuando estamos en presencia de la verdad.

El lector puede recordar las palabras de Jesús en el texto acerca de por qué «él» fue percibido como una amenaza:
“Muchos pensaron que yo les estaba atacando, aunque es evidente que eso no era cierto.

Un alumno desquiciado aprende lecciones extrañas.

Lo que tienes que reconocer es que cuando no compartes un sistema de pensamiento, lo debilitas. Los que creen en él perciben eso como un ataque contra ellos. Esto se debe a que cada uno se identifica con su propio sistema de pensamiento, y todo sistema de pensamiento se centra en lo que uno cree ser.” (T-6.V-B.1:5-9)

(5:4) «Al practicar de esta manera, te desprendes de todo lo que ahora crees y de todos los pensamientos que has inventado.»
Él quiere decir “«todo» lo que ahora crees, y «todos» los pensamientos”, no solo algunos de ellos.

La base del miedo

Esa es la base de nuestro miedo, y por qué todos tratan de transigir con lo que Un Curso de Milagros está enseñando, haciendo que Jesús diga algo que no está diciendo en absoluto.

Él te está diciendo de manera bastante explícita que si prácticas como él instruye, tu ego desaparecerá. Por lo tanto, es importante entender por qué «no» practicas las lecciones específicas, y mucho menos las lecciones que tenemos entre nosotros.

Lección 44 de Un curso de milagros-Comentarios
Lección 44 de Un curso de milagros-Comentarios


Las malas interpretaciones del Curso

Muy a menudo la gente pregunta dónde en Un Curso de Milagros dice lo que acabo de decir. Este es uno de esos lugares, y Jesús lo dice en un lenguaje muy simple también; sin estructura de oraciones complicadas.

Una vez más, aquí está la declaración del problema: “Al practicar de esta manera, te desprendes de todo lo que ahora crees y de todos los pensamientos que has inventado.”

Otro punto: Jesús está hablando del ego como si fuera una entidad separada. Pero el ego es simplemente un pensamiento que hemos hecho real, con el que nos hemos identificado.

¿Qué es el ego?

En otras palabras, el ego es la parte de nuestras mentes divididas que disfruta de estar separada. Por lo tanto, representa nuestra oposición al principio de Expiación del Espíritu Santo.

Si somos sinceros en querer encontrar a Dios y tomar la mano de Jesús y experimentar su amor, debemos dejar de lado nuestra identificación con la oscuridad. La forma en que reforzamos y expresamos nuestro amor por Jesús es mirando nuestro odio. De nuevo, aquí queda muy claro: la forma de alcanzar la luz es escapar de la oscuridad.

Lección 44 de Un curso de milagros-Comentarios
Lección 44 de Un curso de milagros-Comentarios

Pero ¿qué significa esto?

Ya que somos nosotros quienes hemos hecho real la oscuridad eligiéndola, entonces escapar de ella significa que tenemos que cambiar nuestras mentes.

Ese es el papel de Jesús: no ayudarnos a hacer lo que es correcto, sino ayudarnos a «deshacer» lo que está errado. Esto garantiza que de manera automática lo que haremos, pensemos, digamos y sintamos será lo que sea correcto.

El viaje hacia la Luz

Es el escape de la oscuridad, el deshacimiento de lo negativo, la negación de la negación de la verdad lo que constituye el viaje hacia la luz. Por lo tanto, podemos decir que este no es un curso en lo positivo, sino en deshacer lo negativo.

«Vigila tu mente».

Cuando te sientes culpable, cuando juzgas tus pensamientos o tus acciones, los estás haciendo reales y te opones a ellos. Pero debes mirarlos, lo que no significa mirar y luego continuar con tus pensamientos y acciones no amorosos. Significa mirar sin juzgar, dándote cuenta exactamente de lo que estás haciendo.

Eso te motivaría a dejarlos ir, porque verías el dolor que te causa la elección del ego. El proceso de mirar al ego con Jesús, por lo tanto, inevitablemente implica comprender el «costo» para nosotros cuando elegimos al ego en lugar de a Jesús, la separación en lugar de la unidad, el odio en lugar del perdón.

Cuando vemos claramente que la elección en favor del juicio conduce al sufrimiento y al dolor, lo cual es no natural – mientras que la elección en favor de la visión conduce a la paz y la dicha – lo natural – la motivación para elegir la curación se vuelve lo suficientemente fuerte como para traerla a nuestra conciencia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: