Lección 40 de Un curso de milagros-Comentarios

  • silvina 

Lección 40 de Un curso de milagros-Comentarios-Lección 40.Soy bendito por ser un Hijo de Dios.Nuestras mentes se encuentran divididas, parte de las cuales adora los pensamientos de culpa y ataque, mientras que la otra contiene el recuerdo de Quiénes somos realmente.

(1:2-6) «Hoy no se requieren largas sesiones de práctica, sino muchas cortas y frecuentes. Lo ideal sería una cada diez minutos, y se te exhorta a que trates de mantener este horario y a adherirte a él siempre que puedas. Si te olvidas, trata de nuevo. Si hay largas interrupciones, trata de nuevo. Siempre que te acuerdes, trata de nuevo.»

Lección 40 de Un curso de milagros-Comentarios
Lección 40 de Un curso de milagros-Comentarios
En este ejercicio, a diferencia de los anteriores, Jesús no presenta largos períodos de práctica. Pero sí continúa, muy amablemente por supuesto, haciendo hincapié en que intentemos recordar – tan frecuentemente como sea posible cada hora – sin que incurramos en pensar que el olvido representa un pecado. Está bastante claro que Jesús sabe que nos olvidaremos con frecuencia y que nos culparemos por ello. 

El siguiente párrafo es extremadamente importante porque nos ayuda a reconocer que estos ejercicios deben aplicarse todo el tiempo, ya sea que estemos meditando en una habitación tranquila, o que estemos ocupados. «No tenemos que cerrar los ojos para poder recordar a Dios y a su Hijo»:

(2) «No es preciso que cierres los ojos durante los ejercicios, aunque probablemente te resultará beneficioso hacerlo. Mas puede que durante el día te encuentres en situaciones en las que no puedas cerrar los ojos. No obstante, no dejes de hacer la sesión por eso.

Lección 40 de Un curso de milagros-Comentarios
Lección 40 de Un curso de milagros-Comentarios

Puedes practicar muy bien en cualquier circunstancia, si realmente deseas hacerlo.»
Por lo tanto, no importa dónde te encuentres durante el día – conduciendo tu automóvil, comiendo con un amigo, solo en silencio, ocupado en el trabajo – puedes recordar la lección de hoy.

(3) «Los ejercicios de hoy no requieren ningún esfuerzo ni mucho tiempo. Repite la idea de hoy y luego añade varios de los atributos que asocias con ser un Hijo de Dios, aplicándotelos a ti mismo. Una sesión de práctica, por ejemplo, podría consistir en lo siguiente:

Soy bendito por ser un Hijo de Dios.
Soy feliz y estoy en paz; soy amoroso y estoy contento.


Si sólo dispones de un momento, basta con que simplemente te digas a ti mismo que eres bendito por ser un Hijo de Dios.»

Jesús nos está pidiendo que tomemos la declaración general de nuestra Identidad y que la hagamos más específica, por lo que es más personal para nosotros. La línea final de la lección reitera que no necesitamos un lugar tranquilo ni que tampoco tenemos necesidad de tiempo para recordar.

Lección 40 de Un curso de milagros-Comentarios
Lección 40 de Un curso de milagros-Comentarios

La enseñanza subyacente de Jesús aquí es que necesitamos tiempo y lugar – es decir, rituales – siempre que nos identifiquemos con nuestros cuerpos.

Pero dado que las enseñanzas en última instancia de Jesús es que somos mentes, el destetarnos a nosotros de nuestra dependencia de factores externos es un paso muy importante hacia nuestra identificación final con la mente: la fuente de nuestra bienaventuranza, así como el lugar de nacimiento de nuestra resistencia a aceptar Quiénes somos en verdad.”

Deja un comentario