Lección 39 de Un curso de milagros-Comentarios

Lección 39 de Un curso de milagros-Comentarios.MI SANTIDAD ES MI SALVACIÓN «Si la culpabilidad es el infierno, ¿cuál es su opuesto?»»Hay dos formas de responder a esta pregunta. En un nivel, y el más obvio, la respuesta es el título de la lección: lo opuesto a la culpabilidad es la santidad, y lo opuesto al infierno es la salvación.

Lección 39 de Un curso de milagros-Comentarios
Lección 39 de Un curso de milagros-Comentarios

Sin embargo, como veremos en el segundo párrafo, otro opuesto a «la culpabilidad es el infierno» es que «la culpabilidad es el cielo». «Al igual que el texto para el que este libro de ejercicios fue escrito, las ideas que se usan en los ejercicios son muy simples, muy claras y están totalmente exentas de ambigüedad.»

Dejar de creer que soy un individuo


Esto no es lo que la mayoría de los estudiantes de Un Curso de Milagros creen acerca del texto. El problema es que una vez que entiendes lo que dice el Curso, lo que significa que has dejado de lado tu culpa, especialismo e inversión en ser un individuo, lo que queda es la simple verdad.

Luego lees Un Curso de Milagros en ese estado mental y es siempre tan "simple…claro y exento de ambigüedad". Lo que hace que sea difícil de entender no es el lenguaje, el verso en blanco ni ningún otro aspecto de su forma, sino tu falta de voluntad para entenderlo. 

Esto no pretende ser un ataque o una condena, sino simplemente un medio para ayudarte a entender por qué te resulta tan difícil de comprender, y mucho menos de practicar.

Nuestras defensas

Mientras tengas una inversión en mantener tu mente oculta, en mantener tu cuerpo real y la individualidad por encima de todo, encontrarás que lo que este curso dice es terriblemente amenazador. Inevitablemente, entonces, la defensa natural contra la amenaza percibida sería oscurecer lo que está diciendo.

Lección 39 de Un curso de milagros-Comentarios
Lección 39 de Un curso de milagros-Comentarios

No puedes entender Un Curso de Milagros sin primero dejarlo entrar. Sin embargo, una vez que lo haces, encuentras que cuando lees algo que hace una semana, un mes o un año no tenía sentido, las palabras saltan de la página y están «totalmente exentas de ambigüedad».

El Curso es simple y claro

Por lo tanto, cuando Jesús dice aquí – como dice en muchos otros lugares – que su curso es simple y claro, no está siendo jactancioso ni se está burlando de ti. Simplemente está diciendo que si no te queda claro es porque estás defendiéndote contra él, una declaración hecha en el texto que originalmente fue para Helen:

“Este curso es muy claro. Si no lo ves así, es porque estás haciendo interpretaciones contra él, y, por lo tanto, no crees lo que dice. Y puesto que lo que crees determina tu percepción [una referencia a «la proyección da lugar a la percepción»], no percibes el significado del curso y, consecuentemente, no lo aceptas.” (T-11.VI.3:1-3)

Creemos que son brillantes ,los pensamientos que pensamos ,que estamos pensando. Pero ya hemos aprendido que no estamos pensando en absoluto. Más bien, estos pensamientos «profundos» no son más que sombras del pensamiento de miedo que encuentra en la mente.

La dinámica subyacente aquí es nuestro temor a la claridad de Un Curso de Milagros, lo que da lugar a la defensa de la complejidad. Esto hace que sus simples verdades sean inaccesibles temporalmente para nosotros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: