LECCIÓN 16 DE UN CURSO DE MILAGROS -COMENTARIO

LECCIÓN 16 DE UN CURSO DE MILAGROS -COMENTARIO.NO TENGO PENSAMIENTOS NEUTROS.»Esta idea es un intento de corregir la creencia errónea de que nuestros pensamientos no tienen poder.

En un nivel, es cierto que no tienen ningún poder, porque no pueden cambiar el Cielo ni pueden destruir a Dios.

Sin embargo, dentro del sueño, que es de lo que Jesús está hablando aquí, nuestros pensamientos tienen un poder tremendo.

Solo imagina lo que nuestros pensamientos son capaces de hacer: literalmente fabricar un universo físico y un yo físico y psicológico que mora en él; este yo entonces realmente cree que existe en el universo.

La simplicidad de la salvación

Ese es el punto de Jesús en la primera sección del Capítulo 31, “La simplicidad de la salvación”, cuando nos exhorta a no subestimar el poder de nuestra capacidad de aprendizaje.

Aunque ese fue un mensaje originalmente dirigido a Helen Schucman, en respuesta a sus constantes quejas, Jesús nos dice a cada uno de nosotros:

“No me digas que no puedes aprender este curso.

No me digas que tu mente y tus pensamientos no tienen poder.

Mira lo que tu aprendizaje «es» capaz de hacer ”. Aquí están «sus» palabras muy claras:

Una enorme hazaña

“Lo que te has enseñado a ti mismo constituye una hazaña de aprendizaje tan gigantesca que es ciertamente increíble.

Pero lo lograste porque ése era tu deseo, y no te detuviste a considerar si iba a ser difícil de aprender o tan complejo que no se pudiese entender.

LECCIÓN 16 DE UN CURSO DE MILAGROS -COMENTARIO
LECCIÓN 16 DE UN CURSO DE MILAGROS -COMENTARIO

Nadie que entienda lo que tú has aprendido, con cuánto esmero lo aprendiste.

Y los sacrificios que llevaste a cabo para practicar y repetir las lecciones una y otra vez, en toda forma concebible, podría jamás dudar del poder de tu capacidad para aprender.

No hay un poder más grande en todo el mundo.

Creencias muy arraigadas

El mundo se construyó mediante él, y aún ahora no depende de nada más. Las lecciones que te enseñaste a ti mismo las aprendiste con tanto esmero y se encuentran tan arraigadas en ti que se alzan como pesadas cortinas para nublar lo simple y lo obvio. No digas que no puedes aprender.

Una gran capacidad de aprender

Pues tu capacidad para aprender es tan grande que te ha enseñado cosas tan difíciles como que tu voluntad no es tu voluntad, que tus pensamientos no te pertenecen, e incluso, que no eres quien eres. ¿Quién podría afirmar que lecciones como éstas son fáciles de aprender?

LECCIÓN 16 DE UN CURSO DE MILAGROS -COMENTARIO
LECCIÓN 16 DE UN CURSO DE MILAGROS -COMENTARIO

Sin embargo, tú has aprendido eso y más. Por muy difícil que haya sido, has seguido dando cada paso sin quejarte, hasta construir un mundo de tu agrado. Y cada una de las lecciones que configuran al mundo procede del primer logro de tu aprendizaje, el cual fue de tal enormidad que, ante su magnitud, la Voz del Espíritu Santo parece débil e inaudible.

Te has olvidado de tu naturaleza

El mundo comenzó con una extraña lección, lo suficientemente poderosa como para dejar a Dios relegado al olvido y a Su Hijo convertido en un extraño ante sus propios ojos, exiliado del hogar donde Dios Mismo lo había ubicado. Tú que te has enseñado a ti mismo que el Hijo de Dios es culpable, ¡no digas que no puedes aprender las sencillas lecciones que la salvación te enseña!.” (T-31.I.2:7-4:6)

El poder de elegir

Estas son palabras muy fuertes, pero sobre su verdad se erige Un Curso de Milagros. En todo el texto, así como en el corazón de estas lecciones, está el énfasis primordial de Jesús en el poder de nuestras mentes para elegir en contra de Dios, y este hecho es el que únicamente contiene la promesa de la salvación.

Sólo tú puedes salvarte a ti mismo

La mente que albergaba el pensamiento de separación es el «único» poder en el universo que puede salvarse a sí mismo. Y sin embargo, ha sido este poder el que el ego, aparentemente y con éxito, ha sofocado y silenciado mediante su plan de fabricar un mundo y un cuerpo, haciendo que el Hijo de Dios no pueda percibirse como una mente.

LECCIÓN 16 DE UN CURSO DE MILAGROS -COMENTARIO
LECCIÓN 16 DE UN CURSO DE MILAGROS -COMENTARIO

El propósito de Jesús en Un Curso de Milagros es simple: restaurar a nuestra conciencia el poder de nuestras mentes, para que finalmente podamos reconocer nuestro error, dónde ha sido cometido, y entonces «elegir de nuevo» en contra de él.

Por lo tanto, esta lección nos recuerda que nuestros pensamientos son tremendamente poderosos. De hecho, ese es el problema. Creemos – dentro del sueño – que estos pensamientos también han destruido a Dios, al Cielo y al Espíritu Santo.

Le dimos a esta creencia tal poder – el poder de la culpa – que tuvimos que negar los pensamientos, proyectarlos y fabricar un mundo, todo como una defensa contra lo que el ego nos dijo: el tremendo poder de nuestras mentes destruyó el Cielo.

Es por eso que la culpa es un concepto tan central en Un Curso de Milagros, porque nos dice que hemos cometido el pecado innombrable: destruir a Dios y Su Amor.

Antes de que podamos entender que estos pensamientos son literalmente nada y no han tenido ningún efecto, primero debemos ponernos en contacto con el poder que estos pensamientos tienen en nuestros sueños. Ese es el propósito de esta lección.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: