LECCIÓN 15 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO

  • silvina 

LECCIÓN 15 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO.MIS PENSAMIENTOS SON IMÁGENES QUE YO MISMO HE FABRICADO.Las «imágenes» son lo que percibimos en el mundo externo a nosotros.

El ego toma nuestros pensamientos de separación (pecado, culpa y miedo) y los proyecta de modo que los «veamos» en el mundo, en lugar de aceptar su presencia dentro de nosotros. Por lo tanto, percibimos estos pensamientos como imágenes de una persona, habitación, perchero, reloj y todo lo demás.

Podemos tener una imagen de un Dios vengativo o benevolente, un mundo feliz o miserable, pero todas las imágenes de formas específicas son proyecciones de nuestros pensamientos de separación. Debido a que creemos que vemos algo afuera, creemos que lo que vemos es real

Discernimiento

Este proceso, entonces, se convierte en la última línea de defensa del ego.

Ya que creemos que el mundo externo es real, nunca pensamos en el hecho de que las imágenes que percibimos en el exterior provienen de nuestros pensamientos internos y, si no sabemos que provienen de nuestros pensamientos, no hay forma de que podamos darnos cuenta de que los pensamientos en sí mismos no son realmente nada.

Todo el sistema de pensamiento del ego y todos los pensamientos específicos asociados con él no son «nada» – son una defensa en contra de la realidad de Quién somos, nuestra verdadera Identidad como Cristo.

Pienso que pienso

La frase «los pensamientos que piensas que piensas» es extremadamente importante. En realidad, pensamos que estamos pensando, tal como lo discutimos en las lecciones anteriores.

De hecho, podríamos decir que el problema fundamental del ego es que «pensamos» – no tanto lo «que» pensamos como el hecho de que pensamos que «podemos» pensar (ver, de nuevo, T-31.V.14:3-4). Creemos que nuestros pensamientos «son» nuestros pensamientos.

En otras palabras, creemos que «nos» pertenecen y no nos damos cuenta de que el único Pensamiento verdadero es el Pensamiento de nuestra Identidad como Cristo, que es uno con el Pensamiento de Dios.

LECCIÓN 15 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO
LECCIÓN 15 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO

Por lo tanto, el hecho de que creamos que podemos pensar presupone que tenemos una mente o un yo autónomos que se encuentran afuera y son independientes de Dios.

Una vez más, puedes ver cómo, aunque el lenguaje de estas primeras lecciones es simple, es una simplicidad engañosa en el sentido de que revela de manera encubierta el fundamento metafísico del Curso.

La ilusión de control

Él, por supuesto, no está hablando realmente de las imágenes de un reloj, papelera o lápiz. Su objetivo final es que nos demos cuenta de que el aspecto más aterrador de este proceso es la imagen que hemos fabricado de nosotros mismos – seres independientes y autónomos, en control de nuestras vidas.

Esta imagen de nosotros mismos también proviene de un pensamiento – el deseo de estar separados – y es por eso que, como he dicho, si realmente prestas cuidadosa atención a estas lecciones, deberías sentir terror en tu corazón, porque literalmente te están diciendo que tú no existes.

Por lo tanto, quieres explorar cada vez más cuán aterradores son estos pensamientos, tratando de identificar cómo te defiendes contra ellos. Esto es extremadamente importante – observar cómo te defiendes contra lo que te enseñan estas lecciones.

LECCIÓN 15 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO
LECCIÓN 15 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO

Si bien es obvio que no podrás aplicar la idea a un gran número de objetos durante el minuto más o menos de práctica que se recomienda, trata de seleccionarlos tan al azar como sea posible.

Si te empiezas a sentir incómodo, menos de un minuto será suficiente. No lleves a cabo más de tres sesiones de práctica con la idea de hoy a no ser que te sientas completamente a gusto con ella, pero no hagas más de cuatro. Puedes, no obstante, aplicar la idea durante el transcurso del día según lo dicte la necesidad.»

Deja un comentario