LECCIÓN 14 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO

  • silvina 

LECCIÓN 14 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO.DIOS NO CREÓ UN MUNDO SIN SIGNIFICADO.Los estudiantes de Un Curso de Milagros utilizan con frecuencia líneas como estas para diluir la metafísica y afirmar que el Curso «no» dice que Dios no creó el mundo.

Más bien afirman que el Curso solo enseña que Dios no creó el mundo que «nosotros vemos». Es cierto que las palabras de algunas declaraciones dicen eso, pero solo porque Jesús nos está enseñando a prestar cuidadosa atención a lo que percibimos.

Él deja muy claro tanto en el libro de ejercicios, así como en muchos otros lugares en el resto del material, que Dios no pudo haber creado el mundo porque es Su opuesto. (Ver, por ejemplo, T-4.I.11; T-29.VI.2: 7-10; W-pI.132.4-6; W-pI.152.5-7; C-4.1.) Todo en el mundo de los específicos y la forma cambia y muere. Tal mundo se encuentra fuera de Dios, y por lo tanto no podría existir.

Dios no creó este mundo

El hecho mismo de que «percibamos» el mundo significa que es irreal, y que también que somos irreales. De nuevo, esto no significa sólo el mundo que vemos. Los estudiantes a veces piensan erróneamente que esto significa, por ejemplo, que Dios no creó el cáncer que estoy percibiendo.

LECCIÓN 14 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO

El hecho mismo de que vea un mundo en absoluto está diciendo que hay una realidad fuera de Dios; si percibo un mundo, debe haber un perceptor y un percibido, sujeto y objeto, observador y observado, lo que significa que estamos arraigados en la dualidad.

Dios puede crear sólo como Él mismo, lo que significa un Ser o Espíritu de perfecta Unicidad y Amor, inmutable y eterno. En otras palabras, lo que Dios no creó no existe, y todo lo que existe, existe tal como Él lo creó – el estado del Cielo.

LECCIÓN 14 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO
LECCIÓN 14 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO

Una vez más, Jesús no ejerce ninguna presión sobre nosotros. La cuarta oración es interesante, porque nuestra comodidad también puede deberse a que «no» entendemos, ya que tenemos tanto miedo de este propósito de volver a entrenar nuestras mentes, el cual surgirá a la superficie con estos períodos de búsqueda mental.

En este caso, nuestra «comodidad» sería algo espurio, lo cual no es el punto de Jesús aquí.

Soltar mis creencias

Lo que es importante y claramente implícito aquí es que hay una motivación específica para la forma en que percibo el mundo y los pensamientos que lo originan.

Si puedo dejar ir esos pensamientos, lo que ocurre cuando le pido ayuda a Jesús para mirarlos, desaparecerán. Lo que queda es la Palabra de Dios, que, como se definió anteriormente, es el principio de la Expiación que dice que la separación nunca ocurrió.

La relación entre miedo y crueldad

Un Curso de Milagros dice que las personas atemorizadas pueden ser crueles (T-3.I.4: 2). Estas lecciones tienen que despertar ansiedad porque desafían no sólo la forma en que percibes algo fuera de ti, sino también tu identidad básica.

Eso es lo que se menciona en la Lección 13 cuando Jesús dice: «El reconocimiento de esa falta de significado produce una aguda ansiedad en todos los que se perciben como separados.» Cualquiera que crea que es un ser independiente y autónomo experimentará ansiedad con estos pensamientos.

Jesús te está diciendo que está bien que encuentres todo este proceso difícil, induzca al miedo y que, por lo tanto, tengas resistencia.

LECCIÓN 14 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO
LECCIÓN 14 DE UN CURSO DE MILAGROS-COMENTARIO

Estas declaraciones son extremadamente importantes, porque probablemente el mayor error que cometen las personas con Un Curso de Milagros es negar el ego y la dificultad inherente de mirarlo, y así dejarlo ir.

Todos quieren suavizar lo máximo este proceso y «hacerlo agradable», porque nadie realmente quiere lidiar con todas las implicaciones de estos pensamientos.

Para repetirlo una vez más, lo que estos pensamientos te están diciendo es que literalmente tú no existes. Recuerda la línea que cité anteriormente (T-28.I.1: 6) – si el mundo hace mucho tiempo que ya desapareció y tú eres parte del mundo, hace mucho tiempo que «tú» desapareciste.

¿Quién, entonces, es el «tú» que está pensando, sintiendo y haciendo estos ejercicios? La respuesta a esta pregunta nos lleva «directamente al miedo».

Las ilusiones que compartimos

Cualquier cosa que pienses que tenga que ver con dualidad, separación, individualidad o especialismo no se encuentra en la Mente de Dios, porque Él es únicamente perfecta Unicidad y Amor, en el cual no existe la separación en lo absoluto.

Por lo tanto, si no se encuentra en Su Mente, no puede tener ningún significado y ciertamente no existe. Nota el término «ilusiones que compartes».

Como parte de la Filiación una – la única mente – estamos de acuerdo en ciertas cosas que se perciben en el mundo físico: tamaño, forma, color, etc.

Sin embargo, el hecho de que se compartan no las hace real. Estas son «ilusiones compartidas»: “Nada es tan cegador como la percepción de la forma” (T-22.III.6: 7), afirma el texto, una declaración importante a la que frecuentemente regresaremos.

Sólo el conocimiento de Dios es verdadero, en contraste con el mundo ilusorio del ego de la percepción.

Miedo a no ser real

Por lo tanto, la ansiedad por la venganza anticipada de Dios es una defensa contra la ansiedad real, que es que yo no existo en lo absoluto.

Puedo vivir muy bien con el pensamiento de que Dios quiere asesinarme. Puede que no me haga feliz, pero sé cómo lidiar con eso – puedo establecer una religión: hacer regateos con Dios, realizar rituales para apaciguar Su ira y proyectar la responsabilidad sobre los no creyentes en justo juicio por todas sus herejías.

Sin embargo, no sé cómo lidiar con el pensamiento de que yo no existo, excepto negarlo y rápidamente fabricar algo para que ocupe su lugar.»

Deja un comentario