LAS LEYES DEL CAOS-Primera Ley del caos

  • silvina 

LAS LEYES DEL CAOS-Primera Ley del caos.La Primera Ley del caos dice:»La verdad es diferente para cada persona».Esta es una ley que se entinde porque además es muy fácil de constatar.

Parece importante tener «mi propio juicio»

Para la mayoría de las personas que no están en un camino espiritual,parece como muy evidente,y todo parece dar testimonio del  hecho de que cada uno tiene su verdad.

No sólo es así,sino que es conveniente que sea así,porque es señal de «ser bien educados»,y «bien adoctrinado»el hecho de cada persona,tenga un criterio propio y una verdad que  es «suya»,»particular».

Esto lleva a que tengamos que defenderla a ultranza en cualquier tipo de interacción con otros.Esta es la raíz de todas las disputas:»Mi verdad,contra tu verdad».

LAS LEYES DEL CAOS-Primera Ley del caos
LAS LEYES DEL CAOS-Primera Ley del caos


Sería cómo si percibiésemos que una vez que hemos establecido que se supone que es nuestra verdad,todo aquello que lo contradice,nos pone en peligro…Por eso defendemos nuestras posturas con tanta vehemencia.

Esta Primera Ley del caos,impide que tenga lugar el Primer Principio de los milagros:»No hay grados de dificultad en los milagros»

Y el motivo,por el cuál no entendemos qué significa que no hay  grados de dificultad en los milagros,es porque la Primera Ley del caos está completamente instaurada en nuestra mente.

LAS LEYES DEL CAOS-Primera Ley del caos
LAS LEYES DEL CAOS-Primera Ley del caos

Mi verdad,tu verdad

¿Qué significa que cada uno tenga su propia verdad?Que cada uno de nosotros,ha agarrado al mundo y todo o que contiene,y le ha conferido un mayor valor a ciertos aspectos del mundo,y a otros menos.

Esta es una lista que hacemos que es completamente arbitraria,porque mi lista no tiene porqué coincidir con la del otro,de hecho no lo hace,es más es imposible que lo haga.

Hemos invertido de formas diferentes,en diferentes aspectos de la realidad.Hemos juzgado al mundo,le hemos dado a algunos aspectos más realidad que a otros.

Es importante darnos cuenta de hasta qué punto esta Ley opera en nosotros.

Deja un comentario