LA SANACIÓN DE LA MENTE-PRIMERA PARTE

LA SANACIÓN DE LA MENTE-PRIMERA PARTE.El proceso de disociación .Es importante darnos cuenta que hay una parte de nosotros que está escindida o disociada.

LA SANACIÓN DE LA MENTE-PRIMERA PARTE
LA SANACIÓN DE LA MENTE-PRIMERA PARTE

¿Qué significa esto?   Por un lado hemos oído las palabras del Curso,una y otra vez,su sistema de pensamiento tiene cada vez más sentido a medida que transcurren los años,de tanto practicarlo.

Y sin embargo ocurre algo muy peculiar,es casi como si dentro de nosotros se hubiera erigido un muro de modo que en nuestra vida personal,no ha quedado ni un vestigio ni significado vivencial directo de lo que hemos aprendido y entendido.  

Seguimos viviendo despreocupadamente nuestras vidas,enfadados,críticos,consintiendo nuestro especialismo,poniéndonos enfermos y corriendo al médico,igual que los que “no estudian el Curso”.

Es como si hubiera una parte de nosotros que cre en la verdad,y otra parte que vive cada día su vida como un cuerpo lidiando con todos los asuntos a los que se enfrentan los cuerpos.Las dos partes parecen estar totalmente desconectadas.

Tenemos que examinar esto con total honestidad si queremos realmente sanar nuestras mentes.

El Curso es muy práctico, pero desafortunadamente, no de la manera que nos gustaría. Nos gustaría que nos dijera «qué hacer de manera conductual» en situaciones específicas.

Sin embargo, no nos ofrece consejos o técnicas prácticas en ese nivel, porque ese no es su enfoque.

Es un Curso para cambiar nuestras mentes («contenido») no nuestro comportamiento («forma»). Es un curso acerca de causas, no de efectos, como nos dice Jesús en una parte conmovedora de la sección “El héroe del sueño” en el Capítulo 27 del texto: “El Espíritu Santo, sonriendo dulcemente, percibe la causa y no presta atención a los efectos.

¿De qué otra manera podría corregir tu error, cuando has pasado por alto la causa enteramente? Él te exhorta a que lleves todo efecto temible ante Él para que juntos miréis su descabellada causa y os riáis juntos por un rato.

«Tú» juzgas los efectos, pero «Él» ha juzgado su causa. Y mediante Su juicio se eliminan los efectos.” (T.27.VIII.9: 1,2,3,4,5).

El Curso no dice nada acerca del comportamiento

Por lo tanto, el Curso no dice nada sobre el comportamiento, que es lo que muchos estudiantes encuentran frustrante. Nos gustaría que nos dijeran exactamente qué hacer mientras interactuamos con las personas y tenemos que tomar todo tipo de decisiones sobre nuestras vidas.

Nos dice qué hacer, pero no en el sentido del comportamiento. Las lecciones del libro de ejercicios son muy específicas acerca de lo que deberíamos hacer cuando nos molestamos, enojamos, juzgamos, tememos, nos enfermamos, etc.

La importancia del tomador de decisiones

Pero las instrucciones están orientadas exclusivamente a las capacidades del tomador de decisiones de nuestras mentes, del que fluye nuestra conducta.

Nuestro comportamiento emana del sistema de pensamiento que hemos elegido en nuestras mentes. Así que el trabajo del Curso se centra enteramente en esa dimensión, porque ahí es donde radica la «causa» de todos nuestros problemas y dificultades. Nuestros estados corporales son sólo los «efectos» de la «causa».

Por lo tanto, podemos ayudarnos de manera más efectiva trabajando con los «contenidos» de nuestras mentes.

Ese es el tipo de ayuda que Jesús nos ofrece en su Curso. Esto es parte de lo que hace que el Curso sea único en su enfoque de la espiritualidad.

LA SANACIÓN DE LA MENTE-PRIMERA PARTE
LA SANACIÓN DE LA MENTE-PRIMERA PARTE

Sin embargo, a veces concentrarse en los cambios de comportamiento es útil e incluso necesario, especialmente cuando se trata de adicciones.

Ir a la causa

A menudo, el trabajo interno no puede comenzar hasta que el estado emocional y físico sea bastante estable. Pero el alivio del dolor, la ansiedad, la culpa, el miedo, etc., generalmente no es permanente cuando se realizan cambios solo en el nivel de comportamiento, sin un cambio correspondiente en la mente.

El Curso nos enseña que hemos ocultado las fuentes más profundas de motivación en nuestras mentes, por lo que si no llegamos a ese nivel, nunca tendremos una paz interna duradera, a pesar de los cambios de comportamiento.

El final del sufrimiento

Al aplicar las enseñanzas y los principios del Curso, se nos promete un fin para «todo» nuestro dolor y «todos» nuestros problemas.Uno no debe confundir su énfasis en el contenido con el hecho de que el Curso aboga por una licencia completa para comportarse de la manera que uno elija.

Claramente, esta no es su dirección. No se enfoca en el comportamiento debido a sus premisas metafísicas, la principal de las cuales es el principio de que el mundo no es más que la proyección de un pensamiento en nuestras mentes.

Las ideas no abandonan su fuente

Y dado que “las ideas no abandonan su fuente”, el mundo permanece en la mente y, por lo tanto, no es lo que nos parece ser. Tampoco el cuerpo.

Entonces, al permanecer en un nivel de comportamiento, estamos limitando el alcance de la curación que puede ocurrir.

Para algunas personas, sin embargo, el cambio de comportamiento es un lugar útil para comenzar el proceso de volver a estar en contacto con el poder de la mente que nos hemos disociado.

A menudo reflejaría la decisión de la mente de ser más amoroso y amable con uno mismo, que en realidad es una aplicación de los principios del Curso.

Una vez que haya completado alguna otra terapia o entrenamiento, una persona puede optar por regresar al Curso, y luego poder aprender y practicar mejor lo que enseña.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: