La hora en que el terror ocupó el lugar del amor

  • silvina 

La hora en que el terror ocupó el lugar del amor.Cada día y cada hora y cada minuto que cada hora encierra no haces sino revivir la hora cuando el terror ocupó el lugar del amor. Reconstruimos ese momento en que mandamos de paseo al Espíritu Santo y preferimos escuchar al ego. Lo hacemos una y otra vez, fuera del tiempo,pero experimentamos sus efectos dentro del tiempo. El problema, no obstante, está fuera del tiempo, lo cual significa que la sanación tiene que estar fuera del tiempo.

La hora en que el terror ocupó el lugar del amor-UCDM
La hora en que el terror ocupó el lugar del amor-UCDM

. Es el instante santo:el instante fuera del tiempo y el espacio, cuando elegimos al Espíritu Santo en vez de elegir al ego. «La enfermedad y la muerte y la miseria acechan ahora la tierra en inexorables vaivenes,algunas veces simultáneamente y otras en siniestra sucesión» (P-2.IV.3:2).

Así describe Jesús el mundo. No es el único lugar en el material donde lo hace. Trata de ayudarnos a reconocer que este no es un lugar bonito. Como dice en el Libro de ejercicios, es un desierto «al cual criaturas hambrientas y sedientas vienen a morir».

La hora en que el terror ocupó el lugar del amor-UCDM
La hora en que el terror ocupó el lugar del amor-UCDM

Tampoco es el único lugar donde usa la imagen de un desierto. No hay vida en un desierto. Aquí no hay vida, y nos dice que no hay vida fuera del Cielo. El objetivo de todo esto no es acosarnos, ni hacernos sentir culpables, sino motivarnos a de verdad querer abandonar este desierto y no quedarnos en un lugar «al cual criaturas hambrientas y sedientas vienen a morir». Esa es la mala nueva en lo que toca al mundo que nos parece tan real y maravilloso; y la buena nueva es: «Pero todas estas cosas, por reales que parezcan, son solo ilusiones» (P-2.IV.3:3).

El problema con ese enunciado y con tantos otros es que, si acepto lo que dice aquí,que todas estas cosas —la enfermedad, la muerte y la miseria— son ilusiones, igual debo aceptar el hecho de que también este cuerpo es una ilusión. He ahí el problema. Por eso en realidad, a nadie le gusta este curso. En el fondo, Jesús no solo dice «Renuncia a tus agravios, a toda tu renuencia a perdonar, a todos tus odios mezquinos y a todo tu especialismo».
La hora en que el terror ocupó el lugar del amor-UCDM
La hora en que el terror ocupó el lugar del amor-UCDM

Cierto que eso dice, pero porque son pasos que con el tiempo llevarán a renunciar a todo este yo. Su propósito no es que vivamos más felices en el sueño, en el cual se erradique toda enfermedad y la muerte, y la gente viva años y años y años y todos sean felices. Si creen que este mundo funciona o pueda funcionar, o que el Curso vino a este mundo para hacer de él un mejor lugar y traerle paz, prosperidad y felicidad, nunca se verán motivados a aprenderlo.

Un curso de milagros.Su propósito
Un curso de milagros.Su propósito

Pero es muy fuerte la tentación de apartar eso y decir: «Bueno, no lo dice realmente en ese sentido. Solo quiere decir que es errónea nuestra forma de percibir el mundo». ¡Error! No quiere decir eso. El mundo es un error porque se hizo como una defensa contra lo correcto, que es el principio de la Expiación en nuestras mentes. Tienen que entender eso porque de otro modo su trabajo con este curso se verá severamente limitado.

No te puedes sentir mejor en un cuerpo

. Le pondrán alrededor una banda muy estrecha, para que solo diga lo que quieren que diga, que es cómo puedo vivir mejor en este mundo, en este cuerpo. Me quiero sentir mejor en este cuerpo. Jesús nos dice: «No te puedes sentir mejor en un cuerpo. No hay cuerpo. Pero déjame ayudarte a sentir mejor en la mente, enseñándote que el ego te mintió. La mente no es un lugar peligroso. No hay ningún Dios iracundo y venenoso empeñado en destruirte. En tu mente no hay una persona pecaminosa, culpable, perversa y mala llamada “tú”. Todo es inventado.

La mente es lo único que te podría salvar porque la mente es lo único que te condenó». Jesús nos tiene que motivar. Tiene que lograr que queramos aprender su curso. Por eso hay pasajes como este, para no caer otra vez en la tentación de tratar de arrastrarlo al mundo y hacer del mundo un mejor lugar. Está bien.

Deja un comentario