La fórmula del ego-Un curso de milagros

  • silvina 

La fórmula del ego-UCDM.El Curso tiene una especie de fórmula para deshacer al ego que se llama proceso de perdón.Esta fórmula es ver el rostro de Cristo en nuestros hermanos y recordar a Dios.

Cuando perdonamos y solo vemos inocencia en algún otro, lo cual equivale a verla en nosotros mismos, el ego se disuelve y la memoria de Dios alborea en nuestras mentes que despiertan.

La fórmula del ego-UCDM
La fórmula del ego-UCDM

También podríamos hablar de una fórmula que no se expresa de ese modo en el Curso,pero ciertamente se deriva de nuestra comprensión de la dinámica del sistema de pensamiento del ego.

Esta fórmula se convierte en un modelo que podríamos utilizar cada vez que durante el transcurso del día nos hallamos a punto de alterarnos.

Entender cómo funciona el ego

Este modelo siempre sirve, porque así funciona el ego, de manera que es útil entenderlo en general, para poder aplicarlo a todas las situaciones concretas en nuestras vidas diarias.

Esta es otra manera de referirnos a cómo, Jesús realmente nos pide en el Curso que generalicemos: que perdonemos a un hermano y después a otro y a otro, y antes de que nos demos cuenta, habremos perdonado a miles, y detrás de cada uno de estos, a otros mil, etc.
La fórmula del ego-Un curso de milagros
La fórmula del ego-Un curso de milagros

Al principio del Libro de ejercicios, en la «Introducción», Jesús habla de la generalización: practicamos con situaciones concretas, y así aprendemos que todas las situaciones son iguales, todas las relaciones son iguales. El perdón es el mismo porque la culpa es la misma, y finalmente, todo se reduce a la decisión de la mente a favor del ego o del Espíritu Santo

Esta fórmula, pues, consiste en que siempre que nos alteramos, lo que ha sucedido es lo siguiente: nos ha dado miedo el amor que está en la mente.

Nos ha dado miedo la verdad y cuando nos da miedo el amor, nos apartamos de él. Y retirarnos del amor constituye un ataque.

¡Quiero más!

Por lo menos, eso nos dice el ego, y equivale al momento ontológico original cuando sentimos que el Amor de Dios no era suficiente. Le dimos la espalda y fabricamos nuestra propia versión del amor. En esencia, esto constituye el ataque contra Dios, la crucifixión de Su Hijo Cristo y el nacimiento del sistema de pensamiento del ego. Por lo tanto, eso es lo que hacemos.

Miedo a la paz

Nos da miedo sentirnos en paz. Nos da miedo a dónde nos está conduciendo el perdón.Nos da miedo el amor que ya empieza a florecer en nuestras mentes y nos apartamos de él, porque en algún nivel sabemos que, en presencia de ese amor, nuestro yo separado, individual y especial se disolverá.

De hecho, tiene que disolverse porque a ese yo lo sostiene la creencia de que,nos hemos separado de Dios, nuestro Creador y nuestra Fuente.

La fórmula del ego-Un curso de milagros
La fórmula del ego-Un curso de milagros

Y cuando deshacemos esa creencia, al unirnos con ese amor, cosa que hacemos a través del perdón, al ego le da miedo.Como nos dice el Curso, el ego se ensaña y nos ataca.

Cuando sentimos, pues,algunos vislumbres de este amor, nos apartamos, y el ego tiene un nombre para eso.

Deja un comentario