La enfermedad es una defensa contra la verdad

La enfermedad es una defensa contra la verdad. La Lección 136 dice:La enfermedad es una defensa contra la verdad.

La enfermedad es una defensa contra la verdad
La enfermedad es una defensa contra la verdad

Olvido lo que he hecho. Olvido que lo proyecté.

Lo único que sé es lo que el mundo me ha hecho y lo sostengo mediante todo este sistema de mentiras y cuentos,y cuentos y mentiras que continuamente fabrico.

Ellos demuestran a ciencia cierta que el me ha hecho esto, y consigo cada vez más testigos.

Una vez que quedamos atrapados en eso y logramos que todo el mundo coincida con nosotros, no hay esperanza, porque ahí están los hechos.

Por eso poseemos cuerpos con órganos sensoriales y cerebros que interpretan todos esos datos sensoriales: para mostrarnos que,el mundo nos ha hecho esto.

En el mundo de la mente, dos más dos son cinco, porque aquí eso no tiene sentido lógico,ningún sentido lógico. Pero todo el objetivo de Jesús en Un curso de milagros es mostrarnos que aquí nada tiene sentido. De hecho, aquí todo es mentira. Nos dice: «Nada es tan cegador como la percepción de la forma». La forma dice que aquí fuera hay un mundo, aquí hay un cuerpo que siente que el mundo se le impone. Existen personas ahí fuera, y están todos los del mundo que coinciden conmigo.

La enfermedad es una defensa contra la verdad
La enfermedad es una defensa contra la verdad

No cabe duda de que todo eso es verdad para el cuerpo, pero esa es la más fundamental de todas las mentiras del ego, porque el cuerpo, el mundo de dos más dos son cuatro,dice que aquí hay un mundo separado

Hay algo separado que llamo un «yo», delimitado por este cuerpo, por esta presencia física,

Lo único que eso implica es que es un hecho que nos separamos de Dios.

Dos más dos son cinco

Y si es un hecho, el pecado es real, la culpa está justificada y el miedo a Dios es algo de lo que es preciso huir —si es que dos más dos son cuatro.

Pero, si dos más dos son cinco, entonces estamos de regreso en nuestras mentes, donde están Jesús o el Espíritu Santo y nos damos cuenta de que todo esto es una fabricación.

Por eso el sistema de pensamiento del ego es a prueba de todo, pero no es a prueba de Dios.

La salida es mirar todas las explicaciones que el mundo da de por qué suceden las cosas.

Ylos cerebros más entendidos de la historia nos dirán por qué suceden las cosas— debemos mirar todo eso y decir: «Esto podrá ser cierto en el mundo de Uds., pero no en el mío.

La enfermedad es una defensa contra la verdad
La enfermedad es una defensa contra la verdad

Mi mundo es el mundo donde está Jesús, donde está el Espíritu Santo, y donde está la Expiación, donde se practica el perdón. Mi mundo es el mundo de la mente tomadora de decisiones,que, en cualquier momento, podría elegir creer las mentiras de separación del ego o bien la verdad de la Expiación del Espíritu Santo, que dice que la separación nunca ocurrió.

Ahora bien, en un nivel práctico,mientras me identifique con mi cuerpo, no puedo negar mis experiencias como cuerpo.
Jesús nos dice al principio del Texto que hacer eso «es una forma de negación particularmente inmerecida».


No niegues lo que estás experimentando

No niego lo que experimento como mis problemas físicos o emocionales. Ni oculto de mi conciencia,lo que el Cursollama magia

Cualquier cosa que me ayude a aliviar mis problemas físicos o emocionales, pero no tengo que creer en ellos.

Este es el reto, a medida que trabaja uno con Un curso de milagros y toma el viaje con Jesús, remontando los peldaños de la escalera.

Al mismo tiempo que vamos aprendiendo que el mundo no es lo que pensamos, que este es un mundo de duplicidad y un mundo de mentiras, no se nos pide que,además, neguemos dónde estamos.

Pero podríamos empezar a desprendernos del yo físico,del yo psicológico y empezar a decir: «Este no es quien soy realmente»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: