Existe el mal-Un curso de milagros

¿Existe el mal?-Un curso de milagros-¿Cómo podemos definir el mal?
La definición del mal varía mucho con cada cultura.
No hay una definición objetiva que pueda satisfacer el criterio de todo el mundo. En cierto sentido, el mal sería casi como un pecado cósmico.Tendría que ser más que asesinato.Tendría que ser algo que fuese calculado, perverso, cruel, carente de bondad,pero es una cuestión sumamente cultural.

¿Existe el mal?-Un curso de milagros
¿Existe el mal?-Un curso de milagros
De modo que depende mucho de cada cultura, igual que la belleza.Las maneras en que la gente define el mal derivan de su necesidad de ver el mal.Hay una necesidad de ver el mal en el mundo,de que el mal esté presente en el mundo.No importa cómo cada uno lo defina.



La única razón, el único propósito, es poder decir,«Yo soy inocente porque tú eres malo»,porque, en el sistema de pensamiento del ego, siempre es uno o el otro,lo cual significa que los Hijos de Dios son diferentes.¿Existe el mal?-Un curso de milagros

Lo importante es poder demostrar mi inocencia

Y lo importante en la percepción de diferencias del ego,de hecho, en la religión de diferencias del ego,es que haya gente inocente y gente perversa,que haya gente buena y gente mala.
Y si puedo demostrar quiénes son los perversos, quiénes son los malos,automáticamente significará que yo soy diferente de ellos porque así es el sistema de pensamiento del ego: es uno o el otro.

¿Dios o yo?

Así ha sido desde el mero principio: o Dios o yo.Si Dios es real y es perfecta Unidad, yo dejo de existir.
Si yo soy real, siendo el prototipo de la perfecta individualidad,entonces no puede ser real la perfecta Unidad de Dios.Es uno o el otro.
¿Existe el mal?-Un curso de milagros
¿Existe el mal?-Un curso de milagros

En eso se basa nuestra jugarreta contra Dios.Si puedo demostrarle a Dios quiénes son los malvados,—cosa que le demuestro mediante todo mi sufrimiento—entonces Dios juzgará que esa persona es malvada y la enviará al Infierno,mientras que a mí forzosamente me juzgará inocente porque es uno o el otro.Al ver el mal en ellos, no lo tenemos que ver en nosotros mismos.

Para el ego,la proyección tiene que funcionar

Todo esto por supuesto tiene que ver con la dinámica favorita del ego,que es la proyección. Y para que la proyección funcione,tengo que poder encontrar algún objeto propicio para la proyección del mal que realmente creo llevar dentro de mí.

La mayoría de nosotros conocemos la cita de la Lección 93 del Libro de Ejercicios:«Crees ser la morada del mal, de las tinieblas y del pecado».

¿Existe el mal?-Un curso de milagros
¿Existe el mal?-Un curso de milagros

La mancha del pecado

En cierto modo, la Iglesia tenía razón, al decir que todos llevamos dentro la mancha del pecado original.Donde la Iglesia se equivocó, desde la perspectiva del Curso,es que esto no tuvo nada que ver con Dios. No tiene nada que ver con la realidad.Solo tiene que ver con nuestra pesadilla.Pero, dentro de ese sueño, que todos estamos compartiendo,creemos que somos la morada del mal, de las tinieblas y del pecado.Y nadie está exento de esa mancha.

Está ese maravilloso pasaje en el Manual, cerca del final de la sección titulada«¿Cómo lidian los maestros de Dios con los pensamientos mágicos?», que alude a la feroz batalla cósmica que creemos seguir librando interiormente contra Dios.Allí es donde viene la famosa línea: «Un padre iracundo persigue a su hijo culpable.Mata o te matarán». Y allí es donde Jesús menciona —de hecho cita de Macbeth—que la mancha de sangre está impregnada en nuestras manos y nunca podrá quitarse.

La teoría de Freud

Esté uno de acuerdo o no con los pormenores de la teoría de Freud—la universalidad del complejo de Edipo:todos queremos matar al padre y acostarnos con la madre, si se es hijo;y si se es hija, se quiere hacer lo contrario.

Elhecho es que Freud se refería a lo que, en nuestra vida,es la primera relación de odio especial y de amor especial,en la cual queremos poseer lo que necesitamos,y por lo tanto queremos acabar con todo el que se interponga en el camino,con todos los rivales.

El problema de autoridad

Es el problema de autoridad original: queremos matar al padre,y el Padre original al que queremos matar es el Padre al que creemos haber matado.
Eso es lo que echó a rodar toda la desgraciada bola.Esa es la definición básica del mal, desde el punto de vista del ego:destruí el Cielo, maté a Dios y me apropié de Su vida.De modo que ahora yo tengo vida y Dios está muerto.

No solo tengo vida, sino que me he convertido en el creador de la vida.A eso se refiere Jesús en el Texto cuando dice que el ego se autocreó.Cree que se creó a sí mismo porque ha usurpado el papel del Creador.Hemos echado a Dios del trono. Hemos destruido a Dios, y ahora estamos sentados en el trono y nos proclamamos ser Dios.El Curso así describe el pecado original.

En el sistema de pensamiento del ego, eso se equipara con el mal.Es una cosa bastante horrenda lo que hemos hecho y no fue sin querer.Ese es el verdadero horror, la verdadera maldad.No es algo que sucedió así no más.Es algo que hemos elegido y que estamos eligiendo continuamente,diciendo que el cuerpo es real, diciendo que yo volvería a matar a Dios.Es más, ya estoy volviendo a matar a Dios.A eso se refiere Jesús cuando dice que,si supieses que tu relación especial es un triunfo sobre Dios, ¿la desearías?¿Existe el mal?-Un curso de milagros

Nos dejamos llevar por nuestras necesidades de especialismo

Porque en esa afirmación queda implícito que efectivamente eso es lo que es.Cada vez que nos dejamos llevar por nuestras necesidades de especialismo,para sacarle algo a alguien más, a fin de satisfacer nuestra necesidad,sea cual sea, física o sicológica, le estamos diciendo a Dios:«No te necesito. Necesito a este.Estoy por mi cuenta. He fabricado mi propio universo,Y he fabricado mis propias reglas y mis propias leyes»,las que el Curso llama “las leyes del caos”.

«Estas son las leyes que acato y las que sustituyen a las tuyas,que ya he abolido y anulado».Cada vez que nos dejamos llevar por nuestro especialismo y conseguimos lo que queremos, ese triunfo sobre la otra persona no es sino el fragmento sombrío de aquel triunfo original sobre Dios, que damos por ocurrido.Por supuesto que, en realidad, nunca ocurrió,pero ese es el pecado original, la culpabilidad original, la creencia original en la realidad del mal

En realidad,no sucedió nada

Si yo existo, también debe existir el mal porque lo que me permitió nacer fue, no solo el pensamiento perverso,sino el acto perverso y egoísta, de sacarle a Dios lo que yo quería a costa Suya,a costa de Su Hijo, porque no solo se destruye a Dios,sino que se crucifica a Cristo en el sistema de pensamiento del ego.¿Existe el mal?-Un curso de milagros

En realidad, por supuesto que no sucedió nada.Eso es lo importante en el Curso: el mal no existe porque el ego no existe,el cuerpo no existe, el mundo no existe, la separación no existe.Pero dentro del sueño, estos son muy reales.Y lo que hay que hacer es volver hacia dentro de uno mismo y ver que yo soy la persona malvada. No, en la realidad pues Dios no me ve así,pero así me he visto yo y, si no miro aquello,continuamente proyectaré hacia fuera esa creencia en el mal.Lo que hay que hacer —lo que el perdón hace, lo que el milagro trae consigo—es retornar la idea a su fuente.

La idea nunca abandonó su fuente, pero creemos que la abandonó, lo cual significa que tenemos que ver que el mal que percibimos y que hemos hecho real afuera es una proyección de lo que hemos visto y hemos hecho real adentro, en nuestra mente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: