El objetivo de la terapia

El objetivo de la terapia. El estado final de la psicoterapia es la experiencia cotidiana de un estado conocido en las diferentes tradiciones como certidumbre, liberación, iluminación o gnosis.

En psicología, el término que más aproximadamente describe este nivel de funcionamiento es «autorrealización».

El objetivo de la terapia
El objetivo de la terapia


Las personas «autorrealizadas»

Ha sido tradicional (tradición quizá proveniente del monacato cristiano) suponer que las personas autorrealizadas.

O iluminadas son tranquilas, dulces, espirituales, materialmente pobres, asexuadas,aburridas y virtuosas.

Y que para el resto de nosotros ya su sola presencia es ligeramente incómoda.

Pero no podemos describir las actividades de los clientes que han pasado por una terapia transpersonal en términos tan piadosos ni tan simplistas.


Es tan probable encontrarlos en una feria mundial, dirigiendo una empresa corporativa, paladeando un plato de ostras o reparando un coche usado como haciendo cualquier otra cosa.

El objetivo del sí mismo, desligado de las cargas y de las deficiencias de la personalidad.

Parece ser disfrutar del mundo pero sin apegarse a él, servir al prójimo pero sin convertirse en una lapa.

El objetivo de la terapia
El objetivo de la terapia

Dentro del mundo transpersonal es axiomático reconocer nuestra necesidad de reintroducir, estudiar, practicar y asimilar los sistemas de psicología más antiguos y más ampliamente desarrollados.


Históricamente, la psicología se ha ocupado de ayudar a los individuos a responder a las cuestiones básicas de su existencia:


¿Quién soy?
¿Por qué estoy aquí?
¿A dónde voy?

La psicología transpersonal combina los aportes de las psicologías individualistas de Occidente con los de las psicologías espiritualistas de Oriente y Medio Oriente.

Comprender que nuestra propia formación ha sido limitada y que las ideas occidentales no son el centro del universo psicológico es, al principio, inquietante.

Pero la sensación pasa cuando uno se da cuenta de que la asombrosa cantidad de trabajo ya realizado.

Para completarse cabalmente, espera la comprobación con el instrumental científico y experimental de la psicología occidental.

El objetivo de la terapia
El objetivo de la terapia

¿Qué es la psicoterapia transpersonal?

La psicoterapia transpersonal puede ser considerada como un intento abierto de facilitar el crecimiento humano.

Y expandir la percatación más allá de los límites implícitos en la mayoría de los modelos de la salud mental tradicionales en Occidente.

Sin embargo, en el proceso de ampliación del propio sentimiento de identidad para incluir las dimensiones transpersonales del ser.

El terapeuta puede valerse tanto de técnicas terapéuticas tradicionales como de la meditación y de otros ejercicios de percatación derivados de las disciplinas orientales de la conciencia.

Será útil definir algunos objetivos de la terapia.

Uno de ellos es desarrollar la capacidad de asumir cada uno la responsabilidad de sí mismo en el mundo y en las propias relaciones.

Se puede suponer también que la persona sana es capaz de experimentar o vivenciar toda una gama de emociones al tiempo que se mantiene relativamente desapegada del melodrama personal

El objetivo de la terapia
El objetivo de la terapia

La capacidad de auto-curación

Desde un punto de vista transpersonal, se considera que todos los pacientes tienen capacidad de auto-curación.

Dicho de otra manera, el terapeuta no cura la dolencia del paciente.

Sino que capacita al cliente para que este conecte con sus recursos interiores y deje trabajar al proceso natural de curación o de crecimiento.

Se considera además que el organismo humano intente mejorarse y superarse en el proceso de autorrealización.

Esto implica que tiene la potencialidad de realizar o actualizar las cualidades y capacidades que puedan estar latentes o subdesarrolladas en la persona que experimenta el conflicto o el estrés.

Más allá de esto está la posibilidad de auto-trascendencia o de realización transpersonal.

En la cual se puede vivenciar como ilusorio al ego separado y aislado mientras que se vivencia como real la unidad subyacente de la existencia.

No es necesario que el terapeuta comparta los puntos de vista del cliente sobre la realidad para que los reconozca como subjetivamente válidos.

Como cualquier punto de vista es necesariamente relativo y limitado, hay un fundamento subyacente del ser que sigue siendo indescriptible.

Descubrir nuestras creencias

El reconocimiento de la naturaleza subjetiva de las propias creencias y el hecho de someterlas a un examen más riguroso pueden permitir que el cliente se desprenda de las limitaciones.

Y restricciones de la percepción que él mismo— o ella misma— se ha impuesto.

Según se van descartando o trascendiendo las identificaciones parciales con puntos de vista
limitados.

Se puede acelerar el proceso de curación de escisiones psicológicas imaginarias, reintegración de partes no reconocidas de la psique y solución de conflictos internos.

Idealmente, una orientación psicoterapéutica transpersonal sirve de base a una integración equilibrada de los aspectos físicos, emocionales, mentales y espirituales del bienestar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: