EL MENSAJE DE UN CURSO DE MILAGROS

anonymous woman covering face with dry plants

El mensaje de un curso de milagros-16

El mensaje de un curso de milagros-16.A continuación del Capítulo 4 en la sección del texto titulada a “Los dos cuadros“,Jesús contrasta las relaciones especiales y las relaciones santas utilizando la imagen de un cuadro y su marco.

Los dos cuadros

El marco del ego, pesadamente cargado con aparentes joyas, oculta el cuadro de muerte que nos presenta como su regalo.

El cuadro del Espíritu Santo por otra parte está ligeramente enmarcado.

De modo que su luz interna sea claramente visible según los conduce hacia sí misma y luego directamente a Dios.

Por lo tanto el ego intenta esconder su intención asesina en la mente, detrás de la atracción del placer en todas sus formas en el cuerpo.

Y si nunca pensamos en dirigirnos al problema y la solución donde en realidad están, en la mente.

Ese cambio del amor especial al odio especial es inevitable por varias razones:

Primero, ninguna persona o cosa tiene la capacidad de apoyarnos siempre en todos los aspectos.

Segundo la meta del ego es el asesinato como nos dice Jesús repetidamente en Un curso de milagros.

Y por consiguiente nuestras parejas de amor especiales son concebidas por el ego para que nos fallen eventualmente.

Así se conviertan en chivos expiatorios para nuestra ira justificada.

Por lo tanto, es nuestra culpa la que ha hecho que esta relación de amor especial sea necesario con una defensa.

El mensaje de un curso de milagros-16
El mensaje de un curso de milagros-16

El objeto del amor tiene que convertirse en un símbolo de la culpa que es el propósito de la relación.

Así pues si bien conscientemente sólo somos conscientes de la gratitud que hacen que el ser amado que nos haya permitido negar la angustia bajo la cubierta del especialismo.

Inconscientemente, nuestros pensamientos pasan continuamente del ser amado hacia lo que él ella simboliza, nuestra culpa .

Y puesto que odiamos nuestra culpa más que cualquier cosa en el mundo tenemos que llegar a odiar a aquel que la simboliza para nosotros.

Este odio pues siempre está presente,aún cuando más fuertemente afirmamos nuestro amor.

Es sólo cuestión de tiempo en lo que la tormenta del yo rompe las barricadas del amor especial y se revela tal y como siempre fue.

La relación de amor especial es un intento de limitar los efectos destructivos del odio.

Tratamos de encontrar refugio en medio de la tormenta de la culpabilidad.

Dicha relación no hace ningún esfuerzo por elevarse por encima de la tormenta.

El propósito de las relaciones especiales

La relación de amor especial no se percibe como algo con valor intrínseco,sino como un enclave de seguridad desde donde es posible separarse del odio y mantenerlo alejado.

El mensaje de un curso de milagros-16
El mensaje de un curso de milagros-16

La otra persona envuelta en esta relación de amor especial es aceptable siempre y cuando se ajuste a ese propósito.

El odio puede hacer acto de presencia y de hecho se le da la bienvenida en ciertos aspectos de la relación pero la relación se mantiene vida gracias a la ilusión de amor.

Si ésta desaparece la relación se rompe o se vuelve insatisfactoria debido a la desilusión,y luego he aquí el más insidioso de todos los pensamientos.

Deshacerse del Amor

El deshacerse del amor de Dios’ así como desde todos aquellos que nos han fallado a nuestros sueños de modo que en el centro de la dinámica del especialismo está la comparación.

Mediante la cual a todo el mundo se le está comparando siempre con todos los demás.

Y mantiene el ciclo de especialismo girando y girando y girando.

Y dentro de este ciclo aparentemente infinito se ve a todo el mundo como enemigo o como un enemigo en potencia y la vida se convierte en un verdadero campo de batalla de separación y de odio.

El mensaje de Un curso de milagros-15

El mensaje de Un curso de milagros-15.Sin esta ley de diferencias no habría ego y ciertamente pues no podría haber relaciones especiales, las cuales dependen de las diferencias para establecer el especialismo del compañero elegido.

“Eres especial para mí porque eres diferente de todos los demás”

Se puede decir que EL EGO es indiferente si,las diferencias entran en lo que es bueno y amoroso, lo que es malo y odioso.

El único criterio, el cual debe cumplirse es que el compañero especial sea diferente de nosotros, y en última instancia sin considerar la naturaleza amable u odiosa de la relación especial,la diferencia entre los dos individuos siempre será el pecado.

¿Quiénes tienen necesidad del pecado?

Únicamente los que deambulan por su cuenta y en soledad creyendo que sus hermanos son diferentes de ellos.

Existe una diferencia que aunque es visible,no es real,lo que hace que el pecado que si bien no es real,sea visible,y parezca estar justificado.

Todo eso sería real si el pecado lo fuese, pues una relación no santa se basa en diferencias indicando a que uno piense que el otro tiene lo que a uno le falta.

Se juntan cada uno con el propósito de completarse a sí mismos robandoselo al otro.

Siguen juntos hasta que piensan que ya no queda nada más por robar y luego se separan y así andan por un mundo de extraños,distintos de ellos viviendo tal vez con los cuerpos de estos extraños bajo un mismo techo que ninguno de ellos da cobijo en la misma habitación.

Y sin embargo a todo mundo de distancia,esta necesidad básica del ego de apartar el pecado del yo,es el origen, por no decir el corazón y alma de la relación especial

El mensaje de Un curso de milagros-15

El mensaje de Un curso de milagros-15

Es la meta del asesinato del ego

Recuerden que la culpa la exige castigo,y la muerte es la prueba última del ego de que la separación de Dios es un hecho consumado.

Ser especial es la idea del pecado hecha realidad.

Sin esa base no es posible ni siquiera imaginarse el pecado.


Pues el pecado surgió de ella, de lo que no es nada, y no es más que una flor maléfica desprovista de raíces.


He aquí al que se ha erigido a sí mismo en “salvador”, el “creador” que crea de forma diferente a como crea el Padre, y el que hizo que el Hijo de Éste fuera como él y no como su Padre.

Sus hijos “especiales” son muchos, nunca uno solo, y cada uno se encuentra exiliado de sí mismo y de Aquel de Quien forma parte.
Ninguno de ellos ama la Unicidad, que los creó cual uno solo con Él.

Eligieron el especialismo en lugar del Cielo y de la paz, y lo envolvieron cuidadosamente en el pecado para mantenerlo “a salvo” de la Verdad.

El mensaje de Un curso de milagros-15

El mensaje de Un curso de milagros-15

De este perverso y totalmente loco mundo,no hay escape,el asesinato es la ley del mundo,a menos que se contemple su verdadera naturaleza en el mundo y en la mente.

Entonces, sólo entonces puede la verdad,también en la mente contemplarse de más allá de éste.

Sin embargo, antes de discutir este proceso del perdón,primero necesitamos considerar las formas más engañosas que el asesinato ha tomado en nuestras relaciones de amor especial.

Las relaciones de amor especial,siguen el mismo patrón dinámico o el mismo contenido que encontramos en las relaciones de odio pero con la forma opuesta.

Ahora,el ego nos aconseja que no proyectemos nuestra culpa y odio a nosotros mismos directamente sobre los demás, sino que más bien dejemos que las expresiones indirectas de amor e interés del odio oculten las intenciones subyacentes de asesinar.

Por lo tanto bajo el disfraz de amor, nos exhorta a sus seguidores a que canibalizemos lo que está fuera de nosotros, arrebatándoselo a otro o al mundo e incorporándolo a nuestro interior para llenar el hueco abismal de la nada que convencidos por el ego creemos que es nuestra realidad.

Así pues la premisa orientadora del sistema de pensamiento del ego, es el principio de escasez nos falta algo en nuestro interior.

Una carencia que tiene su origen en la separación de Dios.

Si bien en la Creación de Dios no hay carencia, en lo que tú has fabricado es muy evidente, de hecho esa es la diferencia fundamental entre lo uno y lo otro.

La idea de carencia implica que crees que estarías mejor en un estado que de alguna manera fuese diferente de aquel en el que ahora te encuentras.

Antes de la separación, que es lo que significa la caída, no se carecía de nada,no había necesidades de ninguna clase.

Las necesidades surgen debido únicamente,a que tú te privas a ti mismo.

Esa sensación de separación jamás habría surgido si no hubieses distorsionado tu percepción de la verdad percibiendo te a ti mismo como alguien necesitado.

Este agente especial por lo tanto es amado, por lo que hace a tu yo especial ,por lo que puede hacer por nosotros,proveernos del especialismo que creemos que nos falta y no por lo que verdaderamente son como hermanos o hermanas en Cristo.

El mensaje de Un curso de milagros-14

El mensaje de Un curso de milagros-14.Esta experiencia de culpa por lo tanto,da testimonio de nuestro reconocimiento de que hay algo radicalmente fallido en nosotros una tortura ante sensación de vacío que jamás se puede aliviar lo que nos falta.

Por supuesto es Cristo, la Identidad espiritual que nos unifica con Dios y de la cual el ego nos dice que se ha ido para siempre.

La creencia en el pecado.

En otras palabras, creemos que nuestro pecado ha ocurrido en realidad y ha tenido efectos reales y así esta carencia es un hecho irremediable el cual jamás puede deshacerse.

La relación especial original, por lo tanto, es con la imagen que el ego tiene de nuestro Creador.

Exigimos su amor especial de modo que no tuviésemos que hacer frente a nuestra culpa por nuestra separación de Él, en la cual queremos todos ahora negociar.

El mensaje de Un curso de milagros-14

El mensaje de Un curso de milagros-14

Negociamos con Dios

Esperamos que Dios acepte nuestra imagen de Él,y creemos que Él la aceptaría como una ofrenda de sufrimiento y sacrificio como pago por nuestro pecado en Su contra .

La estrategia final del ego es mantenernos enfocados en el cuerpo — uno de sus medios favoritos es la percepción de victimización .

De modo que rara vez, si alguna vez, sospechemos que la mente es la fuente tanto del pecado como de la salvación del pecado.

La estrategia del ego

Esta estrategia del ego, por lo tanto, está en la raíz de la necesidad de encontrar fallas en lo que otros cuerpos hacen y luego castigarlos mediante el abuso habitual, ya sea físico o psicológico.

Jesús ha descrito esta estrategia en la sección de Un Curso de Milagros llamada “Los que se acusan a sí mismos” (T.31.III).

Así que de alguna manera, el adulto abusivo le suplica a Dios, diciendo: “Sé que soy malo, vicioso y cruel, pero no es mi culpa”.

El ego ha logrado uno de sus principales objetivos en este proceso en la medida en que el proceso valida la realidad del ciclo víctima/victimizador.

El fundamento que sustenta todo el sistema de pensamiento del ego es el «pecado»: que hay un victimario culpable y una víctima inocente. El mensaje de Un curso de milagros-14

Un bucle eterno

Este es el ciclo que el ego busca perpetuar en nuestras relaciones en el mundo, para que no escuchemos otra Voz dentro de nuestras mentes que nos llame a recordar la verdad de nuestra inocencia con respecto a nuestra relación con Dios, nuestra Fuente.

Si no hubiera acusación de pecado en ese último nivel, el concepto de victimización nunca habría surgido, y obviamente no habría necesidad de proyectarlo en los cuerpos.

El propósito del ego

Entonces, un adulto abusador es uno de los resultados de la necesidad de hacer algo sobre el dolor insoportable del odio hacia uno mismo (pecaminosidad) que se cree que es el núcleo de nuestra identidad (W.pI.93.1).

Esto, en efecto, define el propósito del ego para la vida en el cuerpo — es la ruta elegida para escapar del dolor y el miedo en la mente.

Creemos ser víctimas

La fuente de victimización, por lo tanto, siempre está en los cuerpos (psicológicos o físicos), nunca en la aceptación de la mente de la historia inventada por el ego sobre el pecado, la culpa y el miedo ontológicos.

El mensaje de Un curso de milagros-14

El mensaje de Un curso de milagros-14

“En lugar de equiparar la culpa ontológica del Curso con el “pecado original”, sería más exacto describir las enseñanzas del Curso sobre la culpa como «corregir» la doctrina cristiana del “pecado original”.

Así como explicar los orígenes de la doctrina en el sistema de pensamiento del ego.

La historia bíblica de Adán y Eva que relata el pecado original de los primeros padres en el Jardín del Edén podría considerarse una representación simbólica del mito de pecado, culpa y miedo del ego.

Una de las principales diferencias entre el cristianismo y el Curso es que el cristianismo afirma, ya sea que vea la historia como literal o simbólica, que el pecado — el ataque a Dios — es real.

Y ha tenido serios efectos negativos en nuestra relación con Él.

Somos Inocentes

El Curso, por el contrario, enseña que el pecado no es real, que nuestra relación con Dios no ha sido interrumpida de ninguna manera, y que el único problema es nuestra «creencia» en el pecado.

Y así, la corrección o expiación por el pecado sería muy diferente dentro de cada sistema.

El cristianismo necesita una figura salvadora que sea sacrificada a Dios para deshacer los efectos de nuestra pecaminosidad.

La cual hemos heredado a través de la decisión de nuestros padres originales de desobedecer a Dios en un punto distante en el tiempo.

La única solución

El Curso dice que nosotros mismos estamos eligiendo en nuestras mentes en este momento abrazar una falsa creencia en el pecado y la separación y la única solución a este problema es cambiar de mentalidad ahora acerca de lo que creemos.

Entonces, dentro del cristianismo, la culpa es muy real — el resultado de los actos pecaminosos de la humanidad contra su Creador. El mensaje de Un curso de milagros-14

El mensaje de Un curso de milagros-14

El mensaje de Un curso de milagros-14

La naturaleza del pecado original se discute y debate en varios círculos teológicos, pero su realidad no se cuestiona realmente.

Dentro del Curso, la culpa es una invención y es simplemente parte de la defensa del ego para demostrarnos que el pecado es real.

Dios no está enojado porque nunca sucedió nada y por eso no necesita ser apaciguado.

Además, el mundo y nuestras experiencias como cuerpos en ese mundo no son el resultado de la actividad creativa de Dios, sino que son el resultado de nuestra imaginación febril para convencernos de que la separación y el ataque a Dios son reales.

Estamos inconscientes

Cualquier fechoría de los primeros padres o cualquier pecado culpable de omisión o comisión del que nos acusamos son simplemente parte de la cortina de humo del ego para mantenernos inconscientes de la decisión que hemos tomado en nuestras mentes, y no en el mundo, de creer en el pecado y culpa.

El Curso diría que es nuestra aceptación del mito de pecado, culpa y miedo del ego en nuestra mente lo que ha resultado en todo lo demás: la historia y la doctrina del pecado original.

Los cuerpos

El mundo de cuerpos separados con pensamientos separados que pueden parecer tomar decisiones en oposición a Dios y los sentimientos de culpa que parecen resultar de todas esas decisiones.

Entonces, en un nivel práctico, cuando esté en contacto con todos los sentimientos de culpa que describe, está experimentando los efectos de su elección de verse a sí mismo como separado.

Pero la causa está enterrada profundamente en su mente y no tiene nada que ver con el yo que cree que es, que es solo su efecto.

Una creación errónea

Para repetir, ese yo no es la creación de Dios sino la propia creación errónea de nuestra mente, destinada a distraernos de la fuente del problema, la decisión en favor de la separación dentro de nuestra mente.

Pero los sentimientos de culpa que experimentamos en relación con este yo en el mundo, sin embargo, pueden usarse para dirigirnos de vuelta a la conciencia de esa elección en nuestras mentes.

Si no imponemos nuestras propias interpretaciones sobre el significado y la causa de los sentimientos.

Dado que no solo la culpa y el pecado, sino el yo que creemos que somos, son todos parte de la ilusión, no es tan fácil para nosotros aceptar que la culpa y el pecado no son reales, porque entonces estamos aceptando que nosotros no somos real también.

Es por eso que, al practicar el proceso de perdón del Curso, necesitamos la ayuda – Jesús o el Espíritu Santo – que proviene de fuera de nuestro sistema de pensamiento para liberar la culpa que hemos hecho realidad.

Y esa ayuda es un reflejo del amor que en el fondo realmente buscamos.

Entonces, cuando estamos dispuestos a aceptar esa ayuda, ya estamos unidos con el amor y el perdón que están enterrados debajo de la creencia en el pecado y la culpa.

Y esa unión es lo que nos permite saber que el pecado y la culpa no son reales y que, por lo tanto, no se debe hacer nada al respecto

El mensaje de Un curso de milagros 13

El mensaje de Un curso de milagros 13.Ahora, Platón interpreta la metáfora para nosotros, refiriéndose nuevamente a lo que había escrito acerca del sol,y lo cuál constituye la contraparte de lo que se describe en Un curso de milagros como la mentalidad correcta, y finalmente el mundo real.(el reflejo de la verdad del Cielo)

Somos prisioneros

El antro subterráneo, la prisión, es este mundo visible, el fuego que lo ilumina, la luz del sol, el cautivo, que sube a la región superior y la contempla, es el alma que se eleva hasta la esfera inteligible (la mentalidad correcta)

En los últimos límites del mundo inteligible está la idea del bien, que se percibe con trabajo,pero que no pueden ser percibida sin concluir que ella es la causa primera de cuanto hay de bueno y de bello en el universo.

Que ella, en este mundo visible, produce la luz y el astro de quién la luz viene directamente, que en el mundo invisible engendra la verdad y la inteligencia.

Que es preciso en fin, tener puesto los ojos en esa idea,si queremos conducirnos cuerdamente en la vida pública y privada.

Mucho antes en la República Platón hace una analogía del ver indistintamente de noche, sin la luz del sol, y el tratar de entender sin el beneficio de la realidad del bien.

El mensaje de Un curso de milagros 13

El mensaje de Un curso de milagros 13

Cuando esta, el alma o la mente, fija sus miradas en objetos alumbrados por la verdad y por el Ser, los ve claramente,los conoce y muestra, está dotada de inteligencia.

El mensaje de Un curso de milagros 13

El mensaje de Un curso de milagros 13

Aprender a mirar

Más cuando vuelve su mirada a lo que está mezclado con tiniebla,sa lo que nace y perece, turbase su vista,se oscurece y solo tiene opiniones que cambian a cada paso en una palabra, que parece por completo desprovista de inteligencia.

La tarea del filósofo liberado, ahora el filósofo rey, es la de educar a sus compañeros prisioneros.

Este ,por supuesto, era uno de los propósitos de la Academia de Platón, y uno de los mensajes de la República, como desarrollar un programa educativo de adiestramiento para la sociedad, así como para los filósofos reyes, incluso ayudarnos a reconocer sus responsabilidades de retornar al mundo inferior, a enseñar a los otros.

El papel de la mente

Pero nos estamos adelantando en nuestro relato, de modo que ahora, dejamos a Platón, para volver a su filosofía del filósofo rey en el capítulo 7 cuando discutamos el papel de la mente sana en el plan para la salvación del mundo.

Retornando ahora,a Un curso de milagros,podemos entender mejor, a través de metáforas, la astucia de la estrategia del ego de apartar el problema de la culpa de la respuesta del perdón.

No solo removerlo de la mente, sino el remover todo vestigio de que haya un problema,porque ya ni siquiera existe una mente

Al proyectar la culpa de la mente sobre el cuerpo el nuestro o el de otro, el ego ha fabricado un mundo extraño de sombras,que efectivamente ocultan la verdadera fuente de nuestra desdicha y miseria “la decisión de nuestra mente de ser un individuo, autónomo e independiente de Nuestro Creador y Fuente.

De ese modo nos mantenemos prisioneros de un carcelero invisible,” la decisión de la mente de ser el YO “A” de cuya existencia ni siquiera nos hacemos conscientes.

El mensaje de Un curso de milagros 13

El mensaje de Un curso de milagros 13

Una definición del golf, proviene de una fuente anónima según la descripción divertida de la sandez inherente, al no muy divertido sistema de pensamiento del ego.

Un infructuoso intento de colocar una esfera incontrolable dentro de uno hoyo inaccesible o de un instrumento mal adaptado para el propósito.

Un único problema

De modo que los llamados problemas del mundo y sus soluciones, son sencillos una vez los redefinimos.

El único problema del mundo es la creencia de nuestras mentes en el mundo, en la realidad de la separación y de nuestra culpa,la única solución al problema es aceptar la Expiación.

Cambiar de mentalidad a través del proceso del perdón .

Si la persona “A” siente ira, resentimiento, odio, etc., hacia la persona “B”, es probable que la persona “B” aprenda estos sentimientos como parte de sí misma, y sintiéndolos, ¿los proyecte de nuevo en la persona ‘A’ de forma pasiva o agresiva?

Entonces ahora la persona ‘B’ verá estos mismos rasgos o similares en la persona ‘A’. Si esto es así, ¿es esto ahora un círculo de destrucción?

Y si la persona ‘B’ no los proyecta de nuevo en la persona ‘A’, ¿es probable que la persona ‘B’ (si cree que es verdad) los proyecte sobre su propio cuerpo?

Si lo hace, ¿puede manifestarse esto a través de la enfermedad?

¿Puede la enfermedad ser entonces una forma de ataque tanto contra nosotros mismos como contra aquellos con los que estamos involucrados en relaciones especiales?”

“A pesar de lo que nuestra experiencia en el mundo parece decirnos, ninguno de nosotros tiene el poder de hacer que alguien más se sienta culpable, odiado o atacado.

Estas percepciones de nosotros mismos son inherentes a nuestra propia experiencia cada vez que elegimos identificarnos con el ego, que parece ser nuestro estado “natural” hasta que recordemos lo contrario.

Así que nadie más nos enseña esas percepciones, sin importar cómo actúen hacia nosotros — las hemos aprendido «por nuestra cuenta» (la condición básica del ego).

Esto se debe a que el sistema de pensamiento del ego se basa en la creencia en nuestro propio pecado y culpa, de los cuales tratamos de protegernos a nosotros mismos al proyectarlos fuera de nosotros mismos en los demás.

El mensaje de Un curso de milagros 13

El mensaje de Un curso de milagros 13

El único efecto que podemos tener en los demás es recordarles lo que ya está presente en su propia mente.

Así que puedo recordarte tu propio pecado, culpa y miedo cuando elijo al ego como mi maestro, o puedo recordarte el amor y el perdón que están presentes en ambos cuando elijo al Espíritu Santo como mi maestro.

Pero primero debes elegir el sistema de pensamiento con el que te identificarás y luego mi elección solo puede reforzar la elección que ya has hecho.

Pero si has elegido al ego y he recordado al Espíritu Santo, entonces puedo servirte de recordatorio de que también hay otra opción presente en tu mente.

Al comienzo del texto, Jesús explica que “…Al proyectar eso sobre otros los aprisionas, pero solo en la medida en que refuerzas los errores que ellos ya han cometido.

Eso [sus errores] los hace vulnerables a las distorsiones de los demás, ya que la percepción que tienen de sí mismos esta distorsionada.” (T.1.III.5: 9,10). Entonces, en ese sentido, establecemos un círculo vicioso de ataque y contraataque entre nosotros — el “círculo de destrucción”, como usted lo llama — que refuerza la percepción de culpa en nosotros mismos y entre nosotros.

Pero, una vez más, el origen de la culpa y sus ramificaciones en mi propia mente nunca proviene de alguien o algo en el mundo fuera de mí, sino solo de mi propia decisión.

De hecho, el único propósito del mundo y todas sus figuras es servir como una cortina de humo para ocultarnos ese hecho.

Y entonces parece que, de hecho, otros son la causa de mi concepto de mí mismo (T.31.V.5).


En cuanto a la segunda parte de su pregunta, la culpa por la separación en mi propia mente — que he elegido, es intolerable y debe ser proyectada para que la vea como tuya y no mía.

Y puedo proyectarla mediante un ataque directo hacia ti con quien tengo una relación especial o mediante un ataque hacia mi propio cuerpo, expresado como alguna forma de enfermedad.

Y sí, esto último representa un ataque no solo a mí mismo, sino también a ti, como lo describe Jesús gráficamente en “El cuadro de la crucifixión” (T.27.I) – “Tu sufrimiento y tus enfermedades no reflejan otra cosa que la culpabilidad de tu hermano, y son los testigos que le presentas no sea que se olvide del daño que te ocasionó, del que juras jamás escapará.

Aceptas esta lamentable y enfermiza imagen siempre que sirva para castigarlo.” (T.27.I.4: 3 , 4).

¿Cómo podemos salir del círculo interminable de ataque y contraataque? La solución no tiene nada que ver con la otra persona y todo que ver con un cambio en nuestra percepción de nosotros mismos, dentro de nuestra propia mente, con la ayuda del Espíritu Santo.

Tenemos que reconocer que el pecado y la culpa que hemos hecho realidad en nuestra propia mente como un ataque a nosotros mismos por nuestra creencia de que pudimos separarnos de Dios nunca ha sucedido realmente.

Como dice el Curso, “No podrás darte cuenta de cuán inútil es el ataque hasta que no reconozcas que «los ataques que lanzas contra ti mismo no tienen efectos».

Pues otros ciertamente reaccionan ante el ataque si lo perciben, y, si estás tratando de atacarles, no podrás sino interpretar su reacción como un refuerzo de tu creencia en el ataque. El único lugar donde puedes cancelar todo refuerzo es en ti mismo.

Pues tú eres siempre el primer blanco de tus ataques, y si éstos nunca han tenido lugar, tampoco pudieron haber tenido consecuencias.” (T.12.V. 3; cursiva agregada). “

El mensaje de Un curso de milagros-12

El mensaje de Un curso de milagros-12.La metáfora del sueño, es otra ventaja utilizada por Jesús en Un curso de milagros,para describir la vida en este mundo extraño del cuerpo y más específicamente aún,ésta abarca tanto las ilusiones espantosas del ego como los sueños felices del Espíritu Santo.

Estos sueños felices expresan la decisión,que han tomado nuestras mentes de perdonar,lo cuál nos capacita finalmente para despertar completamente del mundo de los sueños.

Hay algunos ejemplos tomados del Curso, los cuales contrastan el estado de sueño con el estar despierto. “Has elegido un sueño en el cuál, has tenido pesadillas,pero el sueño no es real y yo te exhorto a despertar.Cuando lo hagas, no quedará ni rastro de los sueños porque despertarás en Dios. Estás en un lugar soñando con el exilio pero siendo perfectamente capaz de despertar a la realidad.”

” Tú que te has pasado la vida llevando la verdad a la ilusión y la realidad a la fantasías,has estado recorriendo el camino de los sueños pues has pasado de la condición de estar despierto a la de estar dormido,y sumergido en un sueño todavía más profundo.

El mensaje de Un curso de milagros-12
El mensaje de Un curso de milagros-12

Cada sueño te ha llevado a otros sueños,y cada fantasía que parecía arrojar luz sobre la oscuridad no ha hecho sino hacerla aún más tenebrosa aún.”

La mente dormida,experimenta,las inevitables consecuencias de este sueño, la experiencia de estar atrapados en una prisión llamada cuerpo y del mundo de lo cuál no existe una verdadera esperanza de liberarse.

Estamos prisioneros de nuestros “yos”,en un mundo de enajenación.

Parece que del ego no hay escape, porque como hemos visto el encarcelamiento es el propósito del mundo de los cuerpos,mientras creemos que nuestros problemas están en el universo físico, también buscaremos la solución aquí.

Las soluciones que ofrece el ego de todas las formas diferentes de lo que el curso llama relaciones especiales,son meramente formas sutiles de reforzar el problema pues éstas continúan enseñándonos que el mundo es real y está separado de su causa interna.

Y cómo se explica en Un curso de milagros, la máxima del ego es: “busca pero no halles”.

Esa es la manera en que definimos el problema,nos dicta dónde buscar la solución.

El definir un problema como algo externo,inevitablemente significa que debemos buscar la solución externamente,a través de lo que Jesús llama magia.

El mensaje de Un curso de milagros-12
El mensaje de Un curso de milagros-12

Un término que discutimos antes dentro de un contexto diferente “la salvación pues no puede ser , si se busca afuera magia,sólo si puede ser, si se busca adentro,milagro ,en nuestras mentes donde está verdaderamente el problema.

El mensaje de Un curso de milagros-11

El mensaje de Un curso de milagros-11.Este mismo principio además es el que yace tras el fenómeno casi universal de asociar la sexualidad con el pecado.

Así como en algunas religiones o sistema de creencias seglares,con la santidad.

Está inversión sigue la dinámica de reacción formación del ego,según la cuál nuestros pensamientos y comportamientos conscientes se convierten en el opuesto de lo que consideramos que es la verdad.

Pero,es una verdad que se mantiene inconsciente.

En el relato de Adán y Eva,se expresa gráficamente esta asociación.

Pues el primer acto de los dos pecadores,después de comer la fruta prohibida fue cubrir su desnudez.

Este acto expresa la proyección inmediata de su culpa por el pecado de rebelarse en contra de Dios.

Este es un pensamiento en sus mentes sobre sus cuerpos y muy específicamente sobre sus órganos sexuales, los cuales seconvierten ahora en la fuente de su vergüenza.

El mensaje de Un curso de milagros-11
El mensaje de Un curso de milagros-11

El origen de la palabra “vellos”

Es interesante mencionar que la palabra holandesa para vellos púbicos, significa vellos de la vergüenza.

Puesto que la Biblia surgió a través de los egos inconscientes de la gente que vivió en las distintas épocas de su escritura en su mayor parte al menos como lo vemos en la teología dualista de sus enseñanzas claramente fundamentadas en ella.

Y así,podemos entender esta asociación al examinar el propósito específico que el sexo ha tenido para el ego.

El sexo es el medio para la reproducción física la cual arrogantemente creemos,que es la fuente de la vida.

Esto expresa la creencia básica del ego de que tanto nosotros,como nuestros yos corporales, somos los creadores el sexo.

Pues se convierte en el símbolo evidente de nuestro pecado original, de haber usurpado la función de Creador de Dios y de haberlo desplazado .

El mensaje de Un curso de milagros-11
El mensaje de Un curso de milagros-11

No es de extrañarse pues, que haya tanta culpa asociada con la sexualidad .

Y que para tantas religiones y espiritualidades el sexo se vea como un acto antiespiritual, si no es que se ve como la expresión concreta del pecado.

San Agustín, muy influyente padre de la Iglesia del siglo V, identificó el pecado original, con la concupiscencia.

Y estableció el tono moralista para los cristianos de los siglos venideros.

Es interesante señalar que antes de su conversión al cristianismo Agustín era sexualmente promiscuo.

Y uno puede establecer la hipótesis de que desde un punto de vista psicológico sus enseñanzas morales posteriores eran una reacción/ formación, contra su vida anterior, la cual él hubiese percibido como pecaminosa.

La estrategia del ego

Todo esto por supuesto,es simplemente la expresión de la estrategia del ego para desplazar el pecado y la culpa de la mente y depositarlo en el cuerpo.

Esto,constantemente convierte al inocente Hijo,en una víctima, que tiene que lidiar con estos pecaminosos impulsos sexuales.

En segundo lugar, aunque no menos poderoso como motivador de la culpa está,el claro centro de interés que el sexo ubica en el cuerpo como fuente de placer

Lo cual excluye totalmente nuestra Identidad como espíritu.

El mensaje de Un curso de milagros-11
El mensaje de Un curso de milagros-11

Es un importante planteamiento ,en el cuál, Jesús, nos dice que,el cuerpo ciertamente parecerá ser el símbolo del pecado mientras que puede proporcionarte lo que deseas.

Y mientras crees que puede darte placer,creerás también que puede causarte dolor.

Es útilr econocer la dinámica de la sexualidad,para entender mejor la dinámica de la culpa, la cual si es el problema.

Puesto que toda la culpa y todo el miedo,se fundamentan en la creencia previa de que hemos pecado o de que la separación de Dios ha ocurrido en realidad.

Cualquier experiencia de culpa o miedo,automáticamente tiene que reforzar la creencia de que el mundo de la separación también es real.

Esto se ajusta a la perfección al plan del ego,para proteger su existencia del pode rque la mente tiene para decidir en contra de él .

El mensaje de Un curso de milagros-10

El mensaje de Un curso de milagros-10.Podemos apreciar más a fondo el propósito del ego al fabricar el cuerpo.Si contemplamos los comienzos de la vida humana.

El mensaje de Un curso de milagros-10
El mensaje de Un curso de milagros-10

Freud y los psicoanalistas han contribuido grandemente a que entendamos cuán atrás de nuestras vidas se remontan en realidad estos sentimientos de privación,mutilación corporal.

Otto rank,uno de los primeros seguidores de Freud puso gran énfasis al inicio de su obra en la significación del trauma del nacimiento en “La etiología de todas las neurosis”.

En verdad mientras Jesús estaba dictando Un curso de milagros a Helen, le comentó a ella sobre la teoría de Rank y dijo lo siguiente:

“El trauma de nacimiento, es una idea válida que fue demasiado limitada ya que no se refirió a la separación,la cual fue realmente una falsa idea del nacimiento”

El nacimiento físico no es un trauma.

Sin embargo puede recordar al individuo sobre la separación la cual fue una causa muy real de miedo.


Hasta el momento de nacer el feto tiene poca o ninguna conciencia de sí mismo,como un ser separado.

Y no experimenta deseos puesto que sus necesidades fisiológicas básicas son satisfechas por y a través de la madre.

El mensaje de Un curso de milagros-10
El mensaje de Un curso de milagros-10

En este aspecto y únicamente en este aspecto, la vida en la matriz es similar al estado paradisíaco descrito en el segundo Capítulo del Génesis donde no carecía de nada puesto que Dios,se lo había dado todo.

Lo cual refleja lo que curso de milagros denomina el principio de abundancia (en un estado sin carencias,dónde no puede haber ningún sentido de separación u otredad).

La biblia dice de Adán y Eva, que antes de la Caída, ellos permanecían desnudos.

Pero no se avergonzaba uno del otro,no existían la vergüenza o la culpa,pues ellos aún no habían decidido rebelarse.

El estado pre-separación

Este estado pre-separación, puede equipararse un tanto con la vida del feto aunado con su madre aunado con su mundo.

En el nacimiento todo esto cambia.

En una acción análoga a la expulsión del Jardín del Edén y reflejo de la ontológica separación aparente de Dios.

Somos expulsados del Paraíso(vientre materno),a un mundo de separación y esta es una expulsión que no se experimenta como causada por su propia decisión,sino a través de fuerzas biológicas,claramente más allá del control del infante.

El mensaje de Un curso de milagros-10
El mensaje de Un curso de milagros-10

Meses más tarde, por primera vez,en su existencia el infante es dolorosamente consciente de que tiene necesidades las cuales no son satisfechas de inmediato.

Y algunas veces,no son satisfechas en absoluto y no es suya la culpa.

Luego,nuestras vidas continúan repitiendo este sentimiento a lo largo de nuestras vidas aquí,en el cuál todas nuestras necesidades no son satisfechas .

Esto es debido a la experiencia de haber sido arrojados ,rechazado por el Amor cuyo resultado es que tenemos que valernos por nosotros mismos.

El mensaje de Un curso de milagros-9

El mensaje de Un curso de milagros-9-Jamás se repetirá lo suficiente que la totalidad de este sistema de pensamiento de pecado culpa y miedo es fabricado.


Desde sus comienzos solo la memoria del Amor de Dios en la mente separada del Hijo ,el Espíritu Santo ,refleja la verdad.

Todo lo demás comenzando con la creencia de que la separación es real ,es elegido por el Hijo identificado ahora con el
ego como la forma de negar la verdad .Esta memoria de su Identidad como Cristo,ha quedado olvidada.

Ahora el Hijo,protege su recién ganada separación e individualidad,la mayor de todas las ilusiones al negar el poder de la mente para invertir esta decisión equivocada.

El mensaje de Un curso de milagros-9
El mensaje de Un curso de milagros-9
En resumen podemos entender esta dinámica de pecado culpa y miedo como una unidad,la creencia en nuestra maldad o pecaminosidad inherente nos lleva a la experiencia de la culpa debido a quienes experimentamos ser y esto nos conduce su vez a tenerle al castigo que creemos merecer y que recibiremos.

El sistema de pensamiento del ego

Esta temida amenaza verdaderamente es un infierno psicológico .

Y constituye el cimiento del sistema de pensamiento del ego,el yo separado.

Con el cual nos identificamos y por consiguiente en el que basamos nuestras creencias,juicios y percepciones.

El mundo que surge de este yo, es un mundo de terror del cual no parece haber escape.

Esta relación entre pecado culpa y miedo está claramente descrita en el Tercer capítulo del Génesis ,el primer libro de la Biblia.

Podemos tomar el estado paradisíaco,y la caída que se hiciera al expusarlos del jardín mitológico de la Biblia como el equivalente al estado pre- separación.

El mensaje de Un curso de milagros-9
El mensaje de Un curso de milagros-9
Nuestro pecado y el efecto del relato del Génesis,continúa el sueño del ego y describe el castigo que Dios le inflige a Adán y Eva,mediante su desobediencia al comer del árbol de la fruta prohibida y afirma de ese modo una voluntad separada de la de Su Creador.

Así fue como se originó una vida de sufrimiento y muerte.

Las palabras vengativas del Dios bíblico por haber hecho esto:”Ganarás tu alimento con el sudor de tu frente,parirás tus hijos con dolor”

El mundo que fabricamos

Este es el mundo que nosotros fabricamos.

Un elemento clave, es la creencia de que el mundo de cuerpos es real.

Pues el ego, provee el aparente testimonio de que nuestro pecado de separación es real

Y por lo tanto,es necesaria la defensa.

Ahora el cuerpo asume las características de la mente la cual ha sido ocultada de la vista y de todo recuerdo y aún a la posibilidad del recuerdo,mediante la división de la mente.

El mensaje de Un curso de milagros-8

En los Capítulos 2 y 3 discutimos la mente tripartita del ego.

En un nivel metafísico específicamente en lo que concierne a nuestras creencias acerca de Dios y de su presencia el Espíritu Santo en nuestras mentes divididas.

 Ahora,cambiamos la dinámica a lo que experimentamos que es la mente individual , la cual sólo refleja el cimiento ontológico de nuestra distorsionada relación con Dios.

Esta relación entre el ego individual y el colectivo ejemplifica el importante principio elucidado en el curso el cual ya hemos mencionado: El todo se encuentra en cada parte,una totalidad que aún trasciende cualquier referencia cualitativa y por lo tanto está más allá de nuestro entendimiento.

Cada parte de la Filiación que recuerdas contribuye a tu plenitud.

Esto es debido a que en cada parte está completo el reconocimiento de que la parte es igual al todo y desde él todo está en cada parte.

El mensaje de Un curso de milagros-8
El mensaje de Un curso de milagros-8

Es perfectamente natural ,pues así es como Dios piensa y lo que es natural para él es natural para ti.

Este principio del holograma , no era conocido popularmente cuando se estaba llevando a cabo la primera escritura de Un curso de milagros.

La totalidad del sistema del pensamiento del ego en la mentalidad errada, y el de la corrección del perdón en la mentalidad correcta se encuentra en todas y cada una de las partes de la mente dividida en que realmente la totalidad.

Todas las personas en realidad ,losreinos animal, vegetal y mineral completos que habitan en este mundo o mejor dicho que creen estar en este mundo vienen con el sistema de pensamiento del ego intacto.Las formas de este asesino sistema de especialismo varían grandemente pero su contenido siempre permanece el mismo hasta que no sea desecho mediante nuestra aceptación de las enseñanzas del perdón del Espíritu Santo .

La creencia en el pecado

El pecado se refiere a nuestra creencia en la realidad de la separación, la interpretación que hace el ego de la diminuta y alocada idea,como algo que es completamente horrendo y que no debe tomarse a la ligera.

Como dice el curso:Este pensamiento se convirtió en una idea seria, capaz de lograr algo así como de tener efectos reales.

Lo que nosotros llamamos pecado en nuestras vidas personales individuales entraña siempre algún aspecto del estar separado de los demás,lo cual conlleva una violación de las enseñanzas y valores sociales morales o religiosos independientemente de cuán relativos estos puedan ser.

El mensaje de Un curso de milagros-8
El mensaje de Un curso de milagros-8

Desde la perspectiva de la definición que hace el curso de lo que es pecado,podemos ver que el violar estos valores e ideales reflejaría la creencia ontológica de que nos hemos separado del Dios.

Y que sabemos que es perfectamente bueno, verdadero y amoroso.

Pero,la creencia de que la ilusión de la mortalidad perversa del Hijo ha sustituido la verdad de la bondad eterna de Dios.

El mensaje de Un curso de milagros-7

El mensaje de Un curso de milagros-7.El concepto del yo frente al verdadero Ser.”En el Capítulo 31 de Un Curso de Milagros, Sección V, “El concepto del yo frente al verdadero Ser”, Jesús dice: “El papel de acusador se presentará en muchos sitios y de muchas maneras. Y en cada caso parecerá acusarte.” (T.31.V.16: 5,6). ¿ Qué significa esto?”

Cada juicio que albergamos contra otro es realmente una autoacusación profundamente enterrada. Quizás la más gráfica sea la siguiente; “No importa ya lo que él haga, pues tu dedo acusador apunta hacia él sin vacilación y con mortal puntería. Apunta también hacia ti, pero este hecho se mantiene aún más oculto entre las brumas que se encuentran tras la cara de inocencia.” (T.31. V.6: 4,5).

Luego, la sección continúa (T.31.V.15, 16) para discutir cómo asumiremos varios conceptos o roles para nuestra propia identidad a lo largo del tiempo (por ejemplo, hijo, hermano, estudiante, amante, cónyuge, padre, empleado, jefe, ect.) — todo el tiempo creyendo que somos una víctima en estas diversas relaciones, tratados injustamente por un mundo de maldad que existe fuera de nosotros mismos. Pero todas las acusaciones que albergamos contra otros cuando asumimos los diversos roles de nuestras vidas (es decir, “el papel de acusador… en muchos sitios y de muchas maneras”) realmente representan las acusaciones ocultas de culpa y pecado por el pensamiento original de separación y todas sus aparentes ramificaciones que albergamos contra nosotros mismos.

El concepto del yo frente al verdadero Ser.
El concepto del yo frente al verdadero Ser.

Y así, a medida que aceptamos y ponemos en práctica las enseñanzas del Curso sobre la proyección, ahora parecerá que el dedo con el que hemos señalado a los demás está, en cada caso, ahora apuntando hacia nosotros mismos. Pero la realidad de nuestro verdadero Ser está más allá de todos estos roles y conceptos. Y así, Jesús nos reafirma: “Mas no temas que [cada rol] no vaya a ser erradicado” (T.31.V.16: 7). Porque ninguna de las imágenes de bien o mal que hemos hecho de nuestro hermano y de nosotros mismos son reales. Y cuando ya no querramos ninguna de ellas, sabremos quiénes somos realmente (T.31.V.17).”

¿Qué es realmente el perdón?

El perdón, fundamental para las enseñanzas del Curso, es un concepto muy difícil de comprender mientras sigamos identificándonos con nuestro ego y con el yo individual que creemos que somos. Jesús nos advierte que “el mundo no puede percibir su significado ni proveer un guía que muestre su beneficencia. No hay un solo pensamiento en todo el mundo que conduzca a un entendimiento de las leyes que rigen el perdón o del Pensamiento que refleja.

El concepto del yo frente al verdadero Ser.
El concepto del yo frente al verdadero Ser.

El perdón es algo tan ajeno al mundo como lo es tu propia realidad.” (W.pI.134: 13,1,2,3). Y por eso se necesita una gran humildad para abordar el estudio del Curso, reconociendo que realmente no entendemos. Pero en ese reconocimiento radica la posibilidad de un aprendizaje real. El perdón, tal como lo define el Curso, realmente no tiene nada que ver con la otra persona contra la que creemos que abrigamos un resentimiento. Pero tampoco tiene nada que ver con la persona que creemos que somos que parece estar abrigando el resentimiento.El mensaje de Un curso de milagros-7

Entender el perdón

Esto no es para negar que experimentaremos los efectos aparentes del verdadero perdón en nuestras relaciones externas, pero eso no es realmente lo que está sucediendo. Para entender lo que el Curso quiere decir con perdón, necesitamos primero entender el propósito del ego para el mundo y nuestras relaciones. Y ese propósito es siempre ver la culpa que realmente está en nuestra propia mente -- la culpa original sobre el pensamiento de la separación de Dios -- fuera de nosotros mismos en otra persona. Los específicos de mi resentimientos contra ti no son realmente importantes.

Lo importante es que puedo culparte por mi propia infelicidad. Entonces, el perdón es el proceso que me permite reconocer primero que, sí, soy infeliz, no estoy en paz, y que tú, contra quien he estado abrigando un resentimiento, me has ayudado a ver eso. Pero no eres realmente la fuente de mi pérdida de paz y felicidad. Yo lo soy. Y así, cuando retire mi proyección de culpa y culpa de ti, puedo dar el siguiente paso con el Espíritu Santo y reconocer que mi propia culpa no es real. Y la paz brota de ese reconocimiento. El mensaje de Un curso de milagros-7
El concepto del yo frente al verdadero Ser.
El concepto del yo frente al verdadero Ser.

Así que el perdón me permite liberarme de los juicios erróneos que primero abrigué contra mí mismo y de los que luego te acusé, porque no quería aceptar la responsabilidad por ellos. Y el perdón que experimento tiene lugar en mi mente y no tiene nada que ver con el yo que creo que soy o con el yo que creo que eres.

Con esta breve explicación en mente, pasemos a las preguntas que se han planteado. Lo que experimentamos como perdón en nuestras relaciones con otros puede reflejar el verdadero proceso subyacente que está ocurriendo en nuestra mente. Mientras todavía estemos identificados con nuestros egos, interpretaremos la experiencia de liberación en nuestra mente en el contexto de la forma específica de nuestra relación con otra persona. Esto es inevitable mientras nos aferremos a nuestra identidad falsa como cuerpo. Es un error, pero ciertamente no es un pecado.

Liberar al otro

Entonces, si mi experiencia es que te estoy liberando de los juicios que he sostenido contra ti, y estoy experimentando paz, solo puede ser un reflejo del hecho de que me estoy liberando de la culpa y los juicios contra mí mismo en mi mí propia mente. Esto tendría que inducir miedo a mi ego, que sobrevive y se nutre de la culpa. Y así se necesita ahora una defensa contra el amor y la paz. Para el ego, cambiar la forma de la relación de odio especial a amor especial es una solución ideal.

La forma cambia, pero el contenido subyacente sigue siendo el odio y la culpa, aunque ahora están disfrazados y ocultos. Y así, en lugar de verte como la causa directa de mi infelicidad, ahora te veo como algo necesario para mi felicidad -- que necesito estar contigo para compartir la experiencia de paz y alegría. Pero, en efecto, es lo mismo, porque si no estás disponible para mí como me gustaría que lo estuvieras, una vez más estás contribuyendo a mi infelicidad. De cualquier manera, no estoy en paz y mi ego ha ganado. 

Reconocer lo que está sucediendo

La respuesta en este punto no sería tratar de cambiar nada de esto, sino simplemente reconocer lo que está sucediendo. Y luego preguntarme a mí mismo, con Jesús o el Espíritu Santo como mi maestro, ¿es esto realmente lo que querría en lugar de la paz que estaba experimentando cuando pude liberarnos a ambos de las cadenas de culpa y condenación? Si he descubierto el propósito de mi ego, es solo cuestión de tiempo antes de que esté dispuesto a tomar una decisión diferente.

¿Pero qué hay de la situación en la que la vida de una víctima parece haber terminado por el ataque de otra persona? Para repetir lo que dijimos antes, el perdón, así como el abrigar resentimientos, realmente no tiene nada que ver con el yo que creo que soy o el yo que creo que eres. Los resentimientos se abrigan en la mente y el cuerpo no es en absoluto necesario para que la mente perdone. El mensaje de Un curso de milagros-7

La mente tiene la misma elección disponible, tanto si el cuerpo parece seguir vivo como si no. La proyección de la culpa sobre el cuerpo de otra persona puede continuar o la culpa puede ser retirada de vuelta a la mente que es su fuente, donde la elección de liberar la culpa sigue siendo la misma.
Cualquier diferencia aparente en el proceso surge solo si la elección es continuar proyectando la culpa, pero esta diferencia está en el nivel de la forma, no del contenido. Entonces, la mente simplemente encuentra otra vida con un cuerpo diferente con el que identificarse -- una elección que no es realmente tan diferente de lo que hacemos dentro de una vida cuando decidimos dejar una relación y pasar a otra.

Salir del bucle

El ciclo de víctima-victimario se repite, hasta que la mente está lista para hacer una elección diferente y aceptar la responsabilidad completa por su dolor y la pérdida de la paz. El asesinato siempre es primero un pensamiento en la mente, una autoacusación por lo que creemos haberle hecho a Dios. Lo proyectamos fuera de nosotros mismos en otra persona para evitar las consecuencias que nos hemos dicho que debe seguir de esa elección. Pero el asesinato y la culpa subsiguiente,así como el mundo que hacemos como el depositario de la culpa de la que queremos escapar, son todos igualmente ilusorios. A partir de esta premisa, se deriva el perdón.”

A %d blogueros les gusta esto: