El mensaje de un curso de milagros-4

  • silvina 

El mensaje de un curso de milagros-4.El mundo físico entonces,que no es sino este pensamiento de separación en la mente, es proyectado al exterior.

El mensaje de un curso de milagros-4
El mensaje de un curso de milagros-4

Lo que observamos aquí es otro reflejo de la dinámica del ego ,de separación que hemos visto, como el ego toma lo que es aparentemente inaceptable y aterrador para sí mismo y literalmente los separa.

De este modo fabricó ,un yo y un objeto específico que se percibe,se experimenta y por consiguiente cree estar fuera de él, puesto que las ideas no abandonan su fuente, el principio central de la enseñanza de un curso de milagros.

Aquello hacia lo cual se separa permanece a un lado con aquello de lo cual se separó que de hecho es idéntico a ello aún cuando parezca ser de otra manera.

El mensaje de un curso de milagros-4
El mensaje de un curso de milagros-4

La cuarta división

El sistema de pensamiento de la separación pecado, culpa y miedo,víctima /victimario es separado y proyectado como un mundo que se cree real e independiente de la mente que lo originó.Sin embargo, este mundo no ha abandonado a su fuente que  es la mente .

En verdad no somos cuerpos o personas específicas, sino pensamientos no humanos en la mente. Sin embargo, mientras nos identifiquemos con la persona específica cuya imagen vemos todas las mañanas en el espejo del baño, necesitamos un currículo de aprendizaje que use símbolos específicos que nos encuentren en la «condición en que la que creemos encontrarnos» (T. 25.I.7: 4). El cristianismo nos proporciona uno de esos conjuntos de símbolos, y por la oportunidad que ofrece todos debemos estar agradecidos.
~ Dr. Kenneth Wapnick

No somos un cuerpo
No somos un cuerpo

No dualismo puro

Este no-dualismo es lo que se encuentra en las enseñanzas superiores del hinduismo y el budismo, pero rara vez en occidente.

Lo que hace que Un Curso de Milagros sea único como sistema espiritual — antiguo y contemporáneo — es su integración de esta metafísica no-dualista con una psicología sofisticada, basada en gran medida en las ideas de Freud y sus seguidores.

Esto significa esencialmente que al mismo tiempo que el Curso enseña que el mundo es una ilusión y no es nada más que un sueño, «fuera» de la Mente de Dios.

Se nos insta a practicar nuestras lecciones diarias de perdón, prestando cuidadosa atención a nuestras experiencias diarias «aquí».

El mundo es una ilusión intencional

La clave de esta integración es el énfasis del Curso en el «propósito», la idea cuya introducción distingue a Un Curso de Milagros de otros caminos espirituales. 

El Curso enseña que no solo el mundo es una ilusión, sino que es una ilusión intencional; el propósito es crear un mundo de cuerpos, completamente enfocados en resolver la gran cantidad de problemas físicos y psicológicos que nos acosan a diario, clamando por atención y solución.

 De esta manera, la «mente», la verdadera fuente de nuestros problemas, se mantiene oculta de la conciencia.

Deja un comentario