El mensaje de Un curso de milagros-14

El mensaje de Un curso de milagros-14.Esta experiencia de culpa por lo tanto,da testimonio de nuestro reconocimiento de que hay algo radicalmente fallido en nosotros una tortura ante sensación de vacío que jamás se puede aliviar lo que nos falta.

Por supuesto es Cristo, la Identidad espiritual que nos unifica con Dios y de la cual el ego nos dice que se ha ido para siempre.

La creencia en el pecado.

En otras palabras, creemos que nuestro pecado ha ocurrido en realidad y ha tenido efectos reales y así esta carencia es un hecho irremediable el cual jamás puede deshacerse.

La relación especial original, por lo tanto, es con la imagen que el ego tiene de nuestro Creador.

Exigimos su amor especial de modo que no tuviésemos que hacer frente a nuestra culpa por nuestra separación de Él, en la cual queremos todos ahora negociar.

El mensaje de Un curso de milagros-14

El mensaje de Un curso de milagros-14

Negociamos con Dios

Esperamos que Dios acepte nuestra imagen de Él,y creemos que Él la aceptaría como una ofrenda de sufrimiento y sacrificio como pago por nuestro pecado en Su contra .

La estrategia final del ego es mantenernos enfocados en el cuerpo — uno de sus medios favoritos es la percepción de victimización .

De modo que rara vez, si alguna vez, sospechemos que la mente es la fuente tanto del pecado como de la salvación del pecado.

La estrategia del ego

Esta estrategia del ego, por lo tanto, está en la raíz de la necesidad de encontrar fallas en lo que otros cuerpos hacen y luego castigarlos mediante el abuso habitual, ya sea físico o psicológico.

Jesús ha descrito esta estrategia en la sección de Un Curso de Milagros llamada «Los que se acusan a sí mismos» (T.31.III).

Así que de alguna manera, el adulto abusivo le suplica a Dios, diciendo: «Sé que soy malo, vicioso y cruel, pero no es mi culpa».

El ego ha logrado uno de sus principales objetivos en este proceso en la medida en que el proceso valida la realidad del ciclo víctima/victimizador.

El fundamento que sustenta todo el sistema de pensamiento del ego es el «pecado»: que hay un victimario culpable y una víctima inocente. El mensaje de Un curso de milagros-14

Un bucle eterno

Este es el ciclo que el ego busca perpetuar en nuestras relaciones en el mundo, para que no escuchemos otra Voz dentro de nuestras mentes que nos llame a recordar la verdad de nuestra inocencia con respecto a nuestra relación con Dios, nuestra Fuente.

Si no hubiera acusación de pecado en ese último nivel, el concepto de victimización nunca habría surgido, y obviamente no habría necesidad de proyectarlo en los cuerpos.

El propósito del ego

Entonces, un adulto abusador es uno de los resultados de la necesidad de hacer algo sobre el dolor insoportable del odio hacia uno mismo (pecaminosidad) que se cree que es el núcleo de nuestra identidad (W.pI.93.1).

Esto, en efecto, define el propósito del ego para la vida en el cuerpo — es la ruta elegida para escapar del dolor y el miedo en la mente.

Creemos ser víctimas

La fuente de victimización, por lo tanto, siempre está en los cuerpos (psicológicos o físicos), nunca en la aceptación de la mente de la historia inventada por el ego sobre el pecado, la culpa y el miedo ontológicos.

El mensaje de Un curso de milagros-14

El mensaje de Un curso de milagros-14

«En lugar de equiparar la culpa ontológica del Curso con el «pecado original», sería más exacto describir las enseñanzas del Curso sobre la culpa como «corregir» la doctrina cristiana del «pecado original».

Así como explicar los orígenes de la doctrina en el sistema de pensamiento del ego.

La historia bíblica de Adán y Eva que relata el pecado original de los primeros padres en el Jardín del Edén podría considerarse una representación simbólica del mito de pecado, culpa y miedo del ego.

Una de las principales diferencias entre el cristianismo y el Curso es que el cristianismo afirma, ya sea que vea la historia como literal o simbólica, que el pecado — el ataque a Dios — es real.

Y ha tenido serios efectos negativos en nuestra relación con Él.

Somos Inocentes

El Curso, por el contrario, enseña que el pecado no es real, que nuestra relación con Dios no ha sido interrumpida de ninguna manera, y que el único problema es nuestra «creencia» en el pecado.

Y así, la corrección o expiación por el pecado sería muy diferente dentro de cada sistema.

El cristianismo necesita una figura salvadora que sea sacrificada a Dios para deshacer los efectos de nuestra pecaminosidad.

La cual hemos heredado a través de la decisión de nuestros padres originales de desobedecer a Dios en un punto distante en el tiempo.

La única solución

El Curso dice que nosotros mismos estamos eligiendo en nuestras mentes en este momento abrazar una falsa creencia en el pecado y la separación y la única solución a este problema es cambiar de mentalidad ahora acerca de lo que creemos.

Entonces, dentro del cristianismo, la culpa es muy real — el resultado de los actos pecaminosos de la humanidad contra su Creador. El mensaje de Un curso de milagros-14

El mensaje de Un curso de milagros-14

El mensaje de Un curso de milagros-14

La naturaleza del pecado original se discute y debate en varios círculos teológicos, pero su realidad no se cuestiona realmente.

Dentro del Curso, la culpa es una invención y es simplemente parte de la defensa del ego para demostrarnos que el pecado es real.

Dios no está enojado porque nunca sucedió nada y por eso no necesita ser apaciguado.

Además, el mundo y nuestras experiencias como cuerpos en ese mundo no son el resultado de la actividad creativa de Dios, sino que son el resultado de nuestra imaginación febril para convencernos de que la separación y el ataque a Dios son reales.

Estamos inconscientes

Cualquier fechoría de los primeros padres o cualquier pecado culpable de omisión o comisión del que nos acusamos son simplemente parte de la cortina de humo del ego para mantenernos inconscientes de la decisión que hemos tomado en nuestras mentes, y no en el mundo, de creer en el pecado y culpa.

El Curso diría que es nuestra aceptación del mito de pecado, culpa y miedo del ego en nuestra mente lo que ha resultado en todo lo demás: la historia y la doctrina del pecado original.

Los cuerpos

El mundo de cuerpos separados con pensamientos separados que pueden parecer tomar decisiones en oposición a Dios y los sentimientos de culpa que parecen resultar de todas esas decisiones.

Entonces, en un nivel práctico, cuando esté en contacto con todos los sentimientos de culpa que describe, está experimentando los efectos de su elección de verse a sí mismo como separado.

Pero la causa está enterrada profundamente en su mente y no tiene nada que ver con el yo que cree que es, que es solo su efecto.

Una creación errónea

Para repetir, ese yo no es la creación de Dios sino la propia creación errónea de nuestra mente, destinada a distraernos de la fuente del problema, la decisión en favor de la separación dentro de nuestra mente.

Pero los sentimientos de culpa que experimentamos en relación con este yo en el mundo, sin embargo, pueden usarse para dirigirnos de vuelta a la conciencia de esa elección en nuestras mentes.

Si no imponemos nuestras propias interpretaciones sobre el significado y la causa de los sentimientos.

Dado que no solo la culpa y el pecado, sino el yo que creemos que somos, son todos parte de la ilusión, no es tan fácil para nosotros aceptar que la culpa y el pecado no son reales, porque entonces estamos aceptando que nosotros no somos real también.

Es por eso que, al practicar el proceso de perdón del Curso, necesitamos la ayuda – Jesús o el Espíritu Santo – que proviene de fuera de nuestro sistema de pensamiento para liberar la culpa que hemos hecho realidad.

Y esa ayuda es un reflejo del amor que en el fondo realmente buscamos.

Entonces, cuando estamos dispuestos a aceptar esa ayuda, ya estamos unidos con el amor y el perdón que están enterrados debajo de la creencia en el pecado y la culpa.

Y esa unión es lo que nos permite saber que el pecado y la culpa no son reales y que, por lo tanto, no se debe hacer nada al respecto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: