El Jesús de Un curso de milagros

El Jesús de Un curso de milagros-A veces se me ha acusado de quitarle Jesús a la gente.Es casi como decirles que no hay un Santa Claus.

Pues bien, no solo no hay un Santa Claus,sino que no hay un Jesús como el mundo ha acostumbrado pensar en él.Sí se me ha acusado pues de quitarle Jesús a la gente.

El Jesús de Un curso de milagros
El Jesús de Un curso de milagros

El que yo les quito, que en realidad se basa en el punto de vista del Curso—obviamente hay otras maneras de verlo, pero esta es la manera del Curso—,que realmente consiste en restarle todo el especialismo.

Hace cosas en el mundo para ayudarnos.Todos saben de los milagros, de los panes y los peces y de la conversión del agua en vino, etcétera.La resurrección se considera un milagro, su nacimiento es un milagro y también sus curaciones.

Y ciertamente se exhorta a los cristianos a rezar pidiendo su ayuda.Desde el punto de vista del Curso, esto es magia porque no tiene nada que ver con un cambio de decisión en la mente,sino solo con algo relacionado con el cuerpo.

El Jesús de Un curso de milagros
El Jesús de Un curso de milagros

El pecado no existe

Siempre que se tiene una creencia básica que dice que el pecado es real,cualquier cosa que se haga para deshacer ese pecado tiene que ser magia porque no hay pecado.

Así que lo único que tiene que corregirse, deshacerse y sanarse es la creencia de la mente en el pecado; no el pecado en sí.El pecado no es una entidad de por sí.No es un fenómeno en sí.




Es simplemente una creencia.Lo importante es que entiendan de dónde parten realmente al pedir ayuda específica a Jesús.


Parten realmente de un lugar que dice que el mundo es real,mi cuerpo es real, mis problemas son reales,mis problemas me son muy problemáticos y necesito ayuda con mi problema.Por lo tanto, acudo a mi interior y pido ayuda a Jesús o al Espíritu Santo.

Corregir eso fue la razón de aquel mensaje que recibió Helen y que cito muy a menudo.Sucedió después de que se completara el Curso.

Lo que Jesús le dijo Helen

Un día Helen pidió que Jesús le ayudara con lo que debía decir a alguien que necesitaba ayuda.Y la respuesta de Jesús, que realmente la cogió de sorpresa,no fue para nada qué palabras debía decir.

El Jesús de Un curso de milagros
El Jesús de Un curso de milagros

le dijo: «No me pidas que te diga qué decir a esta persona.Pídeme, más bien, que te ayude a mirar a esta persona a través de los ojos de la paz y no del juicio.

Y entonces toda la ayuda del Cielo, todos los ángeles acudirán en tu ayuda».A todas luces le decía no me pidas que te diga qué hacer,o qué decir, pues eso no tiene importancia.

Despejar los obstáculos

Pídeme que te ayude a despejar los obstáculos que te impiden experimentar mi presencia.Y cuando esos obstáculos hayan desaparecido,entonces sin pensarlo sabrías qué decir y qué hacer.

Ese era el sentido de la metáfora:«todos los ángeles acudirán en tu ayuda»,pues entonces el amor en ti, con el cual te identificarías,te diría qué decir o qué hacer.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: