El intento del ego de reconciliar lo irreconciliable-UCDM

  • silvina 

El intento del ego de reconciliar lo irreconciliable-UCDM-Este pensamiento, de hecho, se encuentra muy claramente enunciado en el folleto de Psicoterapia, donde Jesús habla del lugar de la religión en la psicoterapia y dice que la religión formal no ocupa ningún lugar en la psicoterapia.

https://www.amazon.in/Anexo-Curso-Milagros-Psicoterapia-Prop%C3%B3sito-ebook/dp/B07D92LPSX
https://www.amazon.in/Anexo-Curso-Milagros-Psicoterapia-Prop%C3%B3sito-ebook/dp/B07D92LPSX

Y añade que tampoco ocupa ningún lugar en la religión,lo cual significa que, una vez que se formaliza una creencia religiosa,esta deja de ser lo que verdaderamente es.Muy similar es la famosa afirmación atribuida al Buda,cuando dice que lo que se conoce como la enseñanza del Buda,no es la enseñanza del Buda.Una vez que se da forma a algo,deja de ser lo que verdaderamente es.

Más allá de la forma


El mensaje de Un curso de milagros,se halla pues más allá de la forma. Por eso siempre es bueno leer el Curso, como leeríamos un gran poema épico,dejando que las palabras, los símbolos y las metáforas les hablen,en vez de tratar de imponer el intelecto.Pero en ese pasaje, en ese lugar del folleto de Psicoterapia,donde Jesús habla de la religión, dice que el intento de formalizar la religión es un intento de reconciliar lo que no se puede reconciliar.


En otras palabras, es un intento de desplazar el contenido y sobreponérselo a la forma.Eso es lo que todos tratamos de hacer. Por ejemplo,uno podría decir como estudiante del Curso:«Soy muy buen estudiante porque hago mis lecciones con ahínco»,o decir,«Ah, yo conozco Un curso de milagros. Lo hice el año pasado».

A lo que se referían, por supuesto, es que habían hecho el Libro de ejercicios.Les parecía que, como habían completado el Libro de ejercicios,eso significaba que habían hecho el Curso.

El intento del ego de reconciliar lo irreconciliable-UCDM
El intento del ego de reconciliar lo irreconciliable-UCDM

Ese sería otro ejemplo de confundir la forma con el contenido.De hecho, si uno de verdad hubiese hecho el Libro de ejercicios,uno recordaría que justamente al final, Jesús dice:«Este curso es un comienzo, no un final».

Básicamente, una vez que entendemos lo que el Curso enseña y terminamos el programa de entrenamiento de un año que nos proporciona el Libro de ejercicios, pasamos el resto de la vida con nuestro maestro —el Espíritu Santo o Jesús.

Ponemos en práctica día tras día lo que nos muestran las lecciones,lo que nos muestra la enseñanza del Texto:o sea a practicar el perdón desde el momento en que despertamos hasta el momento en que nos dormimos y en realidad también mientras dormimos.

El intento del ego de reconciliar lo irreconciliable-UCDM

Pero cuando, damos forma a algo y luego nos enfrascamos en su forma,es un intento de reconciliar lo irreconciliableLa forma y el contenido no combinan.


En el Texto está un verdadero intento de corregir lo que, desde el punto de vista del Curso,es una malentendido fundamental de la línea en el Evangelio de Juan: «En el principio era el Verbo…y el Verbo era Dios… y aquel Verbo fue hecho carne,y habita entre nosotros», aludiendo por supuesto a Jesús.En el Curso, Jesús dice que eso es imposible.

¿Espíritu o cuerpo?

El verbo o, en ese contexto, el espíritu o Cristo,no puede hacerse carne porque los dos son irreconciliables.El espíritu y la carne, como dice Jesús hacia el final del Texto,no van unidos.O conocemos el espíritu o reconocemos la carne, pero no podemos hacer ambas cosas.Esa mentalidad de todos o ninguno, de uno o el otro,el Curso la utiliza para ayudarnos a reconocer la diferencia entre la verdad y la ilusión.

Jesús nos da a escoger entre la visión o el juicio,pero no podemos escoger ambos.O somos mentes o somos cuerpos.O vemos a través de los ojos del juicio del ego o a través de los ojos de la visión del Espíritu Santo.Pero no podemos hacer ambas cosas.Cuando tratamos de hacer ambas cosas, tratamos de reconciliar lo irreconciliable.

Todo en este mundo es un mito

Es entonces cuando decimos o pensamos, por ejemplo, que Un curso de milagros es un libro,de hecho, que es una serie de tres libros.Y luego se relata la historia de cómo se escribió el Curso,de cómo Helen fue la escriba del Curso, y aquello se vuelve verídico.Pues no es verídico. Es un mito.porque cualquier cosa en este mundo es un mito.

Se nos dice que no confundamos el símbolo con la fuente,cuando hablamos pues de cómo se escribió el Curso,cuando hablamos de Un curso de milagros como una serie de libros,hablamos de símbolos.La fuente —con la que no hay que confundir el símbolo—la fuente es el mensaje,y el mensaje precede a las palabras.El mensaje es el amor, que es la verdadera fuente del Curso y constituye lo que es el Curso.

Pero cuando nos dejamos atrapar en la forma y sentimos que hay ciertas cosas que hay que hacer con el Curso.Cuando nos dejamos atrapar en ritos, trátese de los ritos de las religiones con las que crecimos o de los ritos que ya han empezado a darse con el propio Curso,estamos confundiendo la forma con el contenido.

No es que tenga nada de malo hacer cosas a nivel del comportamiento porque como cuerpos es inevitable hacer cosas,pero no queremos dejarnos engañar por lo que hacemos.

Utilizar los símbolos,pero no dejarse engañar por ellos

Así que, cuando Jesús nos dice en la Lección 184, que utilicemos los símbolos del mundo —no porque sean verdad ni porque creamos en ellos—,sino porque así nos comunicamos unos con otros,está diciendo: utiliza los símbolos, utiliza Un curso de milagros dado forma,pero que no te dejes engañar creyendo que el Curso es la forma.Cómo vivimos nuestras vidas, cómo demostramos los principios del Curso:he ahí lo importante,no los principios de por sí.Recuerden: «Las palabras no son más que símbolos de símbolos.

Por lo tanto están doblemente alejadas de la realidad», como dice el Manual.Así que queremos utilizar las palabras del Curso para llegar a esa realidad que está más allá de las palabras.


De esa manera, no intentamos reconciliar la forma y el contenido,o el cuerpo y la mente, sino que utilizamos el cuerpo, utilizamos la forma como una manera de remontarnos a la mente.Utilizamos los símbolos para remontarnos a la fuente y con esta es con la que nos identificamos.Eso es lo que nos hará verdaderos estudiantes de Un curso de milagros.

Deja un comentario