black horse running on green field surrounded with trees

El Impulso Inicial -El Viaje de la Consciencia

El Impulso Inicial -El Viaje de la Consciencia.Pensemos ahora en un alma inconsciente.
Al principio, el alma no tenía impresiones (sanskaras) ni consciencia.


En consecuencia, en esta etapa o en este estado, el alma no tenía forma o cuerpo denso, cuerpo sutil o cuerpo mental.

El Impulso Inicial -El Viaje de la Consciencia
El Impulso Inicial -El Viaje de la Consciencia

Porque solamente la existencia de las impresiones (sanskaras) densas, sutiles y mentales puede dar existencia a los cuerpos denso, sutil y mental.

Y sólo la existencia de estos cuerpos puede hacer posible la existencia de los mundos denso, sutil y mental.


De ahí que, al principio, el alma no tuviera consciencia de los cuerpos denso, sutil y mental, y también fuera inconsciente de su propio Yo.

Y entonces el alma naturalmente no tenía experiencias de los mundos denso, sutil y mental.

Y tampoco tenía experiencias del Alma Universal (Paramatma).


Este calmo estado del alma, infinito, sin impresiones e inconsciente, repercutió con un urgir al que llamamos el primer impulso (el primer impulso de conocerse a Sí Misma).


El primer impulso estaba latente en Paramatma.


Cuando comparamos a Paramatma con un océano infinito e ilimitado.

El Impulso Inicial -El Viaje de la Consciencia
El Impulso Inicial -El Viaje de la Consciencia


Y cuando decimos que Paramatma tuvo el primer impulso, también podría decirse, en términos de comparación, que el océano infinito e ilimitado tuvo el primer impulso o el antojo.

Lo finito y lo infinito están ambos incluidos en lo Infinito.


Ahora bien, ¿este primer impulso fue infinito o finito, o al principio fue finito y luego infinito, o viceversa?


El primer impulso fue muy finito, pero este primer impulso fue de lo Infinito.


Este primer impulso muy finito fue del Océano-Paramatma infinito.


Y la manifestación de este primer impulso latente y muy finito de lo Infinito fue restringido a un punto muy finito del Océano infinito e ilimitado.


Pero, como este punto muy finito de la manifestación del primer impulso latente, que también era muy finito, estaba en el Océano infinito e ilimitado.

Este punto muy finito de la manifestación del primer impulso fue también ilimitado.


A través de este punto muy finito de la manifestación del primer impulso (también muy finito).

La sombra de lo Infinito (sombra ésta que, cuando es de la Realidad, es infinita) apareció gradualmente y siguió expandiéndose.


Este punto muy finito de la manifestación del primer impulso latente se llama el Punto Om o Punto de la Creación, y este punto es ilimitado.


Simultáneamente con la reverberación del primer impulso, emergió la primera y más densa impresión, objetivando al alma como el opuesto más absoluto.

Y la contraparte densa más finita de lo Infinito.


Debido a esta primera impresión muy densa del primer impulso, el Alma infinita experimentó por primera vez.

Esta primera experiencia del Alma infinita consistió en que ella (el Alma) experimentó una contrariedad en su identidad con su estado infinito, sin impresiones e inconsciente.


Esta experiencia de la contrariedad efectivizó una mutabilidad en la estabilidad eterna e indivisible del Alma infinita.

Y espontáneamente ocurrió un tipo de erupción, que rompió el equilibrio indivisible.

Y la tranquilidad inconsciente del Alma infinita con una repercusión.

O sacudida tremenda que impregnó a la inconsciencia del Alma inconsciente con la primera consciencia de su aparente separación del estado indivisible de Paramatma.


Pero, al ser el Alma infinita, la primera consciencia que derivó de esa repercusión o sacudida de una primera impresión absolutamente opuesta.

Y muy densa de su separación aparente, fue natural y necesariamente la primera consciencia finita.


La primera consciencia que emanó del Alma es, evidentemente, sumamente finita en proporción a la experiencia de los opuestos absolutos de su propio estado original infinito.


Entonces, esto significa que, al principio, cuando el Alma infinita sin impresiones fue impresionada por primera vez, tuvo, como su primera impresión, una impresión absolutamente densa.


Y la primera consciencia que emanó de ella (el Alma) fue sumamente finita.


Simultáneamente, en ese instante, la inconsciencia del Alma infinita experimentó concretamente una primera consciencia sumamente finita de la primera impresión sumamente densa.


Esta Alma infinita y eterna tuvo consciencia, pero esta consciencia por impresión, no fue de su estado eterno o de su Yo infinito.


Sino de la impresión muy finita por la impresión muy densa.


Ahora bien, como se explicará después, si el alma es consciente de las impresiones (sanskaras).

Entonces el alma debe experimentar necesariamente estas impresiones.

Y a fin de experimentar las impresiones, la consciencia del alma debe experimentarlas
a través de los instrumentos apropiados.


Así como son las impresiones, de igual modo son las experiencias de las impresiones, y de igual modo deberán ser los instrumentos para experimentar las impresiones.

O sea que las impresiones hacen surgir las experiencias, y para experimentar las
impresiones es necesario el uso de los instrumentos apropiados.


En consecuencia, como el Alma infinita, eterna y sin forma tiene ahora la primera y más finita consciencia de la primera impresión sumamente densa, muy evidente.

Y necesariamente esta primera consciencia sumamente finita del alma debe utilizar el primer instrumento sumamente finito.

El Impulso Inicial -El Viaje de la Consciencia
El Impulso Inicial -El Viaje de la Consciencia

Y sumamente denso para experimentar la primera impresión sumamente densa.


En esta etapa, basta mencionar aquí, para la limitada comprensión humana, que la primera consciencia sumamente finita del alma.

Al experimentar la primera impresión sumamente densa, se centró en un instrumento sumamente apropiado, sumamente finito y sumamente denso.

Que tendió imperceptiblemente a que el Alma (sin forma) asociara e identificara a su Yo
muy infinito y eterno con esta forma sumamente densa y sumamente finita y limitada como su primer instrumento.Meher Baba.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: