El arte de soltar-Curso online-Primer encuentro

  • silvina 

El arte de soltar-Curso online-Primer encuentro

El arte de soltar-Curso online-Primer encuentro
El arte de soltar-Curso online-Primer encuentro

Lo que llamamos nuestra vida,tiene lugar en diferentes escenarios.Podríamos ver cada experiencia, pasada,presente o futura como diferentes escenas de una obra de teatro.A cada uno de nosotros nos tocan determinados papeles, de los cuales unos nos gustan más y otros menos. De tanto jugar, llegamos a creernos el personaje, nos identifi-camos con él, y según sea una trage-dia griega o un musical americano, reímos, lloramos, nos desesperamos, sufrimos, gozamos… ¿Cómo nos enredamos en este increíble juego de la existencia?
Los actores,en el escenario «actúan»,sus papeles con un propósito.Lo hacen para «ser vistos»,por otros ,»los espectadores».¿Pero,si nadie les prestase atención,que sentido tendría que el actor representase su papel?
Desde la infancia hasta la vejez, el ser todos estamos buscando atención: queremos que se nos vea, se nos atienda, se nos demuestre cariño, respeto, amor… que se nos considere, que se nos tenga en cuenta.El arte de soltar-Curso online-Primer encuentro

El arte de soltar-Curso online-Primer encuentro
El arte de soltar-Curso online-Primer encuentro
Si no logramos que nos vean,que nos presten atención, comenzamos a probar todos los comportamientos, actitudes y for-mas de ser… todos los «juegos» que conocemos para lograr el objetivo. Somos capaz de esfor-zarnos hasta el límite para agradar, y si no lo logramos, somos capaces de buscar atención a cualquier precio, asumiendo diferntes roles:el que da problemas, el incapaz, el tonto, el deprimido, el agresivo,el que siempre está enfermo… Todo vale, pues de ello depende la sensación de estar vivo, de ser reconocido, de ser amado .
Hasta que en un punto de nuestra existencia nos identificamos tanto con ese papel,ese rol ese juego,que creemos ser ese,ese actor,ese personaje.Y ahora, identificados con nuestro juego, ¡colocamos el poder de nuestra mente en esta creencia! .Yo creo ser este.Todo lo que piense de la vida y las cosas estará teñido de este juicio sobre mi mismo. Y al creerlo, cada vez más lo estaré cristalizando , creando sin parar situaciones en las que me convenza a mi miso de que verdadera-mente… «soy así».El arte de soltar-Curso online-Primer encuentro

Y repetimos la función de la obra de teatro, una y otra vez… que lega un punto en que ya ni nos acordamos de que nosotros elegimos representar ese papel. Nos olvidamos completamente que nos pusimos una máscara para conseguir un objetivo…
Un día, sentimos algo raro en el pecho, como un hueco, un recuerdo dolido de algo que nos falta, un vacío angustioso e interminable, la sensación de la nada.

Descubrir todo lo «que no soy»

Una pregunta se queda parada en el aire, como un grito desesperado: «,Quién soy yo?»
Como todos nos hemos olvidado de quiénes somos y parece ser que estamos cansados de jugar a este juego,para recordar quienes somos .

Para ir a nuestro rescate debemos primero descubrir «todo lo que nos somos».

Es decir,darnos cuenta de qué papel estuvimos representando hasta ahora,detrás de que máscara o máscaras nos estuvimos econdiendo…¿A qué estuve jugando yo hasta ahora?
Para eso vamos a tomar lápiz y papel.Y vamos a responder a estas preguntas

El arte de soltar-Curso online-Primer encuentro
El arte de soltar-Curso online-Primer encuentro

Autoindagación

¿Qué hago para conseguir a atención de los demás?
-¿Siendo una víctima, lamentándote y quejándote de todas las injusticias que has tenido que sufrir, todas las enfermedades, abandonos, esfuerzos, ingratitudes, irracionalidades y maldades de los demás, cargando la melancolía y el punzante dolor del que ha sido maltratado?


-¿ Permaneciendo como aquel que siempre tiene las soluciones, cómo resolverlo todo, sabe las respuestas a todas las dudas?
-¿Haciéndome el gracioso, el que divierte, anima y eleva los ánimos de todos, distribuyendo energía y buen humor a los cuatro vientos?

  • ¿Eres aquel que siempre encuentra el punto débil, el fallo, la parte incompleta e inadecuada de todo, siempre en busca de una perfección inal-canzable?
  • ¿O eres el que siempre busca pelea, fricción, lucha, confrontación, indignado con el mundo y con la vida, exigiendo y avasallando a pesar tuyo?
  • ¿Juegas el papel de incompetente, el tonto,el que no es lo suficientemente inteligente, informado, culto, capaz o habilidoso, el eterno derrotado?
    -¿Actúas como el eficiente, el práctico, el que se preocupa por todos, piensa por todos, provee a todos, cuida de todos?
  • ¿Aparentas ser ese que está siempre en las nubes, viviendo tu propio mundo, ausente en tus devaneos y sueños?
    -¿Representas el papel del altruista, siempre preocupado y tratando de ayudar a los demás ?
  • ¿O el responsable, que carga un peso en la espalda,y crees que si tú no te ocupas, el mundo se viene abajo?
  • ¿O eres el eterno huidizo, que te escabulles las situaciones que representen compromiso, enfrentar problemas o personas, respon-sabilidad o disciplina?El arte de soltar-Curso online-Primer encuentro
El arte de soltar-Curso online-Primer encuentro
El arte de soltar-Curso online-Primer encuentro

Quitarse la máscara

Nos da miedo estar en el mundo SIN MÁSCARA.No nos resulta seguro dejar que la gente vea quiénes somos y loq ue verdaderamente sentimos.
Experimentamos miedo y vergüenza de lo que llevamos dentro.Ocultamos nuestro miedo y nuestra vergüenza y pretendemos ser felices cuando no lo somos.


El mundo ,nos muestra todo lo que hay en nuestra mente,es decir nos muestra el contenido de nuestra mente inconsciente.

Lo que niego,se proyecta

Todo aquello que hemos negado y que ahora como en una pantalla de cine o en un escenario de un teatro vemos ahí fuera,y reaccionamos a ello,pues vemos todo aquello que nos causa temor ,y ese temor se lo adjudicamos a los «otros actores»,de la trama del guión de nuestras vidas.


Todo eso que nos negamos a mirar en nosotros,a aceptar en nosotros se proyecta en la panatalla.

Justamente eso que odiamos,y creemos que lo odiamos «en otros»,sin ser conscientes que es nuestro propio odio hacia nosotros mismos lo que estamos viendo allí.

Deja un comentario