Deseo y miedo-dos caras de la misma moneda.

Deseo y miedo,dos caras de la misma moneda.Deseo y miedo,son el anverso y el reverso de la misma moneda.Si yo estoy en una experiencia,en la que la muerte parece real,esto no puede ser sino porque estoy soñando esa experiencia ,y si la estoy soñando,es porque esa experiencia es una representación de mi deseo inconsciente.

Por lo tanto,esto me produce vértigo,porque por un lado,temo a la muerte,pero por otro lado me siento atraída hacia ella.Pero,en mi enajenación,mi mente culpable ha determinado,que el que va finalmente a acabar con mi vida es Dios.Eso se nos dice en el Curso en la Tercera Ley del caos.Dios,el remedio natural para mi sufrimiento,a quién tengo que ir en busca de una seguridad real,se ha convertido en mi victimario.El que me envía las pruebas,las plagas,el que exige mi sacrificio,y el que finalmente me dará caza y me matará.Porque yo en mi estado de locura creo en la muerte.Deseo y miedo-dos caras de la misma moneda.

Deseo y miedo,dos caras de la misma moneda.

Piensa en las consecuencias que esto parece tener en la relación entre Padre e Hijo. Ahora parece
que nunca jamás podrán ser uno de nuevo. Pues uno de ellos no puede sino estar por siempre
condenado, y por el otro. Ahora son diferentes y, por ende, enemigos. Y su relación es una de
oposición, de la misma forma en que los aspectos separados del Hijo convergen únicamente para
entrar en conflicto, pero no para unirse. Uno de ellos se debilita y el otro se fortalece con la derrota
del primero. Y su temor a Dios y el que se tienen entre sí parece ahora razonable, pues se ha vuelto
real por lo que el Hijo de Dios se ha hecho a sí mismo y por lo que le ha hecho a su Creador.

En ninguna otra parte es más evidente la arrogancia en la que se basan las leyes del caos que
como sale a relucir aquí. He aquí el principio que pretende definir lo que debe ser el Creador de la
realidad; lo que debe pensar y lo que debe creer; y, creyéndolo, cómo debe responder. Ni siquiera se
considera necesario preguntarle si eso que se ha decretado que son Sus creencias es verdad. Su Hijo
le puede decir lo que ésta es, y la única alternativa que le queda es aceptar la palabra de Su Hijo o
estar equivocado. Esto conduce directamente a la tercera creencia descabellada que hace que el caos
parezca ser eterno. Pues si Dios no puede estar equivocado, tiene entonces que aceptar la creencia
que Su Hijo tiene de sí mismo y odiarlo por ello.

Observa cómo se refuerza el temor a Dios por medio de este tercer principio. Ahora se hace
imposible recurrir a Él en momentos de tribulación, pues Él se ha convertido en el “enemigo” que la
causó y no sirve de nada recurrir a Él. La salvación tampoco puede encontrarse en el Hijo, ya que
cada uno de sus aspectos parece estar en pugna con el Padre y siente que su ataque está justificado.
Ahora el conflicto se ha vuelto inevitable e inaccesible a la ayuda de Dios.UCDM.Las Leyes del caos.

Deseo y miedo,dos caras de la misma moneda

Creer es valorar.
Todo aquello que valoro,creo en ello y lo hago real para mí.Yo creo en la muerte.

Decirmos:”Yo creo en la realidad de la muerte”,pero esto es una manera de ocultar algo que podemos escuchar en la superficie,debajo lo que se está diciendo es:”Yo deseo la muerte”.

Esto es fuerte,pero tenemos que tomar conciencia de esta dinámica,porque esta es la comprensión nos libera de las cadenas auto-impuestas.

Entonces.¿Qué es lo que ha hecho la mente ego,esa toruosamente mente oscura que se siente culpable y que está buscando gestionar su culpabilidad mediante la negación y la proyección de culpa hacia el exterior? Ha dicho:”Dios,te va a matar”No importa cuánto corras por los caminos del mundo,finalmente te aguarda la muerte.Deseo y miedo-dos caras de la misma moneda.


La muerte es con lo único que podemos contar con certeza aquí.

El cuarto obstáculo a la paz,dice:

El ego

El ego atribuye valor únicamente a aquello de lo que se apropia. Esto conduce a la cuarta ley del
caos, que, si las demás son aceptadas, no puede sino ser verdad. Esta supuesta ley es la creencia de
que posees aquello de lo que te apropias. De acuerdo con esa ley, la pérdida de otro es tu ganancia y,
por consiguiente, no reconoce el hecho de que nunca puedes quitarle nada a nadie, excepto a ti
mismo. Mas las otras tres leyes no pueden sino conducir a esto. Pues los que son enemigos no se
conceden nada de buen grado el uno al otro, ni procuran compartir las cosas que valoran. Y lo que
tus enemigos ocultan de ti debe ser algo que vale la pena poseer, ya que lo mantienen oculto de ti.

  1. Todos los mecanismos de la locura se hacen patentes aquí: el “enemigo” que se fortalece al
    mantener oculto el valioso legado que debería ser tuyo; la postura que adoptas y el ataque que
    infliges, los cuales están justificados por razón de lo que se te ha negado; y la pérdida inevitable que
    el enemigo debe sufrir para que tú te puedas salvar. Así es como los culpables declaran su
    inocencia. Si el comportamiento inescrupuloso del enemigo no los forzara a este vil ataque, sólo
    responderían con bondad. Pero en un mundo despiadado los bondadosos no pueden sobrevivir, de
    modo que tienen que apropiarse de todo cuanto puedan o dejar que otros se apropien de lo que es
    suyo

Aquyí nos damos cuenta de la relación que nos dice el Curso que tenemos entre “miedo de la muerte”,”la muerte te atrae”.Ambas están en la mente,el miedo a la muerte,y la atracción por la muerte.

Este Curso,nos está entrenando,para que recordemos el Amor,que hay detrás del miedo a Dios.Porque en el instante en el que este amor se recuerda,vamos en dirección a Dios en el conocimiento absoluto,llenos de confianza de que Dios ,es la Vida,no la muerte.Ahí se supera la creencia en la muerte.

El Curso nos entrena para que entendamos que la muerte es una creencia..Una simple creencia.Una creencia que ha de quedar trascendida,que ha de quedar perdonada.Ha de ser vista como lo que es ,”una ilusión”Pero,desde el momento que el Hijo de Dios,cree ser un cuerpo mortal..el miedo ya se ha instaurado,porque un cuerpo es algo sumamente frágiles algo que se encamina hacia la muerte.

El ego nos ha dicho,y nosotros estamos convencidos de esto:”Dios es,igual a muerte”Esto es lo que está en el fondo de toda nuestra resistencia al Curso,que inconscientemente hemos hecho,esta ecuación;Dios es igual a muerte.Si yo voy hacia Dios,Dios va a exigirme el sacrificio de mi vida.Dios va a decir:”Si quieres conocerme muere,ya lo hizo con Su Hijo”…un tal Jesús…¿te suena?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: