Deja que la vida fluya-4-Ramesh Balsekar

Deja que la vida fluya-4-Ramesh Balsekar.Cuando nos enfrentamos a una situación en nuestras vidas,no estamos seguros de cuál sería la mejor manera de enfocarla,dadas las diferentes posibilidades que tenemos.

No sabemos que es “lo que sería más adecuado”,y debido a ello caemos en el pánico.

Deja que la vida fluya-4-Ramesh Balsekar
Deja que la vida fluya-4-Ramesh Balsekar

Caemos en el pánico,y luego nos encontramos haciendo “cualquier cosa”.

Después nos sentimos inquietos debido a lo que acabamos de hacer,y endiabladamente ,luego se ha producido otra situación que requiere nuestra atención.

Esta cadena de acontecimientos y situaciones se convierte en la vida misma,y antes de que nos demos cuenta nos da un ataque al corazón.

¿Un caso extremo?

Podríamos decir que es un caso extremo,pero ¿es así’¿O es un caso típico?.Da la impresión que la vida se compone de situaciones que exigen nuestra atención,casi constantemente y que uno podría buscar,y encontrar algunos pedacitos de paz y tranquilidad entre una situación y la siguiente.

Pero nos resulta difícil imaginar,una situación en la vida en la que no surja una emoción fuerte como la ira y que no se prolongue en el tiempo.

Deja que la vida fluya-4-Ramesh Balsekar
Deja que la vida fluya-4-Ramesh Balsekar
Es sencillo comprender que lo que lleva a la emoción momentánea a prolongarse en el tiempo,es el hecho de que el ego reacciona,ante la reacción natural del cuerpo/mente.En otras palabras,la reacción del cuerpo/mente ante algo visto u oído,o ante algo que haya surgido en la mente,no está esencialmente al alcance del control de nadie,pues depende completamente de la programación particular de cada cuerpo/mente.

La reacción del ego

Esta reacción impersonal momentánea,se convierte en algo personal que prolonga su duración cuando el ego reacciona a la reacción natural del cuerpo/mente e identifica la reacción como propia.

La ira surgida de forma natural y espontánea en el organismo cuerpo/mente ,se convierte en :estoy enojado/a,tal y cuál cosa me irritan,lo odio…

Así pues,queda claro que no hay implicación si el ego es capaz de mantenerse fuera de la emoción natural siendo simplemente un testigo del surgimiento y la desaparición de la emoción,viéndola com algo"que ha surgido",en el organismo cuerpo/mente,y no "en mí".

Si hay implicación uno se “odia a sí mismo”,por lo sucedido,y “odia al otro”,por ser la causa de lo que sucedió,y de esta manera,la vida se convierte en una sucesión de situaciones de “odio hacia uno mismo”,y de “odio hacia otros”.

Este es el sufrimiento del cuál queremos liberarnos.

Deja que la vida fluya-4-Ramesh Balsekar

Dejar que la vida fluya,significa permanecer en calma mientras la Energía Primaria hace su labor en el cuerpo provocando movimientos físicos y mentales.

Observarlos como algo que sencillamente sucede,y no como algo que está siendo hecho por uno mismo,o por el otro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: