De qué nos defendemos-Conecta con los milagros

De qué nos defendemos-Conecta con los milagros.Si decidimos conscientemente, que nuestro objetivo es siempre la paz a través del perdón,independientemente de las apariencias en sentido contrario,nunca podrá haber una situación que noconcuerde con nuestra meta.

De qué nos defendemos-Conecta con los milagros

De qué nos defendemos-Conecta con los milagros

Con este compromiso, nada, nunca puede amenazarnos.

Sólo hay un atacante, que es el ego mismo.Sin embargo, en la percepción retorcida e invertida del ego, este atacante adopta mil formas distintas.

Aparentemente, parece como si nos estuviésemos defendiendo de la escasez económica, la mala salud, la inseguridad, u otras mil aparentes amenazas, pero todas ellas son efectos de un temor inconsciente que llevamos dentro.

Eso se debe a que la existencia del ego depende de que nunca descubramos la verdadera fuente de todo aquello de lo que nos defendemos.

¿De qué nos defendemos?

Del amor de Dios

El hecho de que percibamos la voluntad de Dios que es lo que somos como algo temible demuestra que tenemos miedo de lo que somos.

Por lo tanto no es de la Voluntad de Dios de lo que tenemos miedo sino de la nuestra.

El pecado no existe, la ilusión es ilusión, todo nuestro sufrimiento surge porque confundimos lo irreal con Dios.

Pero Dios y lo irreal son diametralmente opuestos.

La realidad es amor ininterrumpido, pero lo irreal es siempre una petición de amor.

Los únicos dos estados posibles son el amor y la petición de amor, no hay nada entre medias.

Todas las peticiones de amor surgen del auto odio inconsciente,aunque parece que una persona ataca a otra en verdad se está atacando a sí misma.

Dios no sabe de opuestos.

De qué nos defendemos-Conecta con los milagros

De qué nos defendemos-Conecta con los milagros

Si Dios es todo amor que todo lo abarca,y sin opuestos, cómo podría entrar en nuestras pesadillas de temor para revelar algo que no existe.

El amor de Dios es todo lo que existe, no existe nada más.

Cuando vemos,o sentimos otra cosa que no sea amor, estamos alucinando y si el amor de Dios es todo lo que hay¿ de qué nos estamos defendiendo obsesivamente?

Aún le tememos a Dios.

No confiamos en el amor, porque aún no lo conocemos directamente.

Este Dios que nos atemoriza, es el dios imaginario que el ego fabricó, un dios cruelmente exigente, que nos pone a prueba constantemente y solo nos da la libertad de la muerte.

Tu temor, dolor o preocupación, con respecto a tu propia seguridad o la de otros, es siempre una defensa contra el amor de Dios.

Ahora elijo ser consciente de todos mis miedos,elijo ver el miedo tal como verdaderamente es :el rechazo de mi Ser,cuya Identidad es amor e inocencia.

Al defenderme del miedo,y el sufrimiento creo en ellos y los hago reales,y al hacerlos reales, rechazo el amor y la ausencia de culpa que es mi verdadera seguridad.

Ahora me uno a la Voluntad de Dios y juntos elegimos en contra del miedo,y del sufrimiento en todas sus formas.

El miedo y el sufrimiento no son la Voluntad de Dios.

A medida que despertamos, aprendemos que nosotros no somos el cuerpo,el cuerpo no es un propósito, ni un objetivo en sí mismo.

Es únicamente un medio, un dispositivo de aprendizaje, para ayudarnos a recordar nuestro verdadero propósito.

A medida que la mente sana, se deshace la devoción que secretamente sentimos hacia el sufrimiento y la muerte.

El cuerpo es un efecto y nunca una causa.

Siendo un efecto, el cuerpo, no tiene capacidad para crear, causar, atacar, ponerse bien, enfermar o morir.

O la muerte es real, o Dios es real y por lo tanto verdadero.

Mientras consideremos que ambos son reales, nos mantendremos en un torbellino de confusión y temor terribles.

Inconscientemente, creeremos que la muerte viene de Dios, lo cual alimenta nuestro miedo inconsciente a Dios, el miedo al amor mismo.

Este miedo al amor se presenta bajo muchas formas, y esto es así porque aún valoramos una jerarquía de ilusiones.

La última defensa del ego es el miedo a Dios, disfrazado del miedo a la muerte.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: