Contacta conmigo

Puedes ponerte en contacto conmigo a través de este formulario.

El maestro y la serpiente

Una serpiente había mordido a tantos habitantes de la aldea que eran muy pocos los que se atrevían a aventurarse en los campos. Pero era tal la santidad del Maestro que se corrió la noticia de que había domesticado a la serpiente y la había convencido de que practicara la disciplina de la no violencia.Contacta conmigo

Al poco tiempo, los habitantes de la aldea habían descubierto que la serpiente se había hecho inofensiva. De modo que se dedicaban a tirarle piedras y a arrastrarla de un lado a otro agarrándola por la cola.

La pobre y apaleada serpiente se arrastró una noche hasta la casa del Maestro para quejarse.

Contacta conmigo
Contacta conmigo

El Maestro le dijo:

– Amiga mía, has dejado de atemorizar a la gente y eso no es bueno.

– ¡ Pero si fuiste tú quien me enseño a practicar la disciplina de la no violencia !

– “ Yo te dije que dejaras de hacer daño, no de silbar ”.Contacta conmigo

Encontarás todas las Lecciones de Un curso de milagros

Estos son los cursos que hemos visto hasta ahora

Y hay muchos más….Visita mi canal de youtube https://www.youtube.com/channel/UCusbmtzJQWdfceFZVtyfZkQ

Contacta conmigo

¿Quién soy yo?

Lo que denominamos ‘yo’ es aquello que en nosotros es sujeto; un sujeto que en ningún caso puede ser objeto, algo cognoscible.

Ahora bien, podemos conocer nuestro cuerpo, podemos experimentar nuestros síntomas y sensaciones físicas; por lo tanto, nuestro cuerpo no es sujeto, sino objeto.

Podemos tener conciencia, igualmente, de nuestras ideas y del proceso de nuestro pensamiento; en otras palabras, nuestros pensamientos no son sujeto, sino objeto.

También percibimos nuestra vida anímica: nuestras emociones, convicciones, impulsos, deseos, etc. Entonces, todo ello no es sujeto, sino objeto de nuestra percepción.

Nuestro cuerpo y los contenidos y procesos de nuestra vida psíquica no son sujeto, pues podemos saber de ellos, conocerlos o experimentarlos.

El experimentador Puro

En otras palabras, no son Yo. El Yo ―afirma la sabiduría Vedânta― es el sujeto o el experimentador puro, la luz del conocimiento que ilumina todo lo que es, pero que en Sí misma no es nunca cognoscible como un objeto.

El Vedânta denomina a este sujeto que es nuestro más íntimo Yo, el Testigo, y nos enseña que un aspecto de su naturaleza es ser luz o Conciencia pura. El Testigo es aquello que conoce en nosotros, pero que nunca es cognoscible.

Aquello que atestigua todo lo que es, los diferentes contenidos de conciencia, pero que nunca puede ser ‘atestiguado’.

Habitualmente, confundimos nuestro cuerpo y nuestros pensamientos con nuestro ‘yo’, pero en realidad no son Yo en sentido propio.

Este Yo superior no es particular sino universal, porque no está constreñido a un organismo psicofísico ―aunque este le sirva de vehículo―, porque la mente y el cuerpo son ‘objetos’ o contenidos de la Conciencia, pero no su límite.

Si solemos pensar que ‘nuestra’ conciencia es una realidad limitada, constreñida a un organismo, separada de las otras conciencias y de la totalidad de la vida, es porque habitualmente nos identificamos con nuestro cuerpo y con los contenidos de nuestra vida psíquica y olvidamos al experimentador puro.

El Yo ve, conoce, pero no puede ser visto ni conocido. Por eso, por su carácter evasivo, lo confundimos con lo que sí podemos ver y conocer»

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: