Clase 38 de Un curso de milagros

  • silvina 

Clase 38 de Un curso de milagros-¿Qué es una altar? Un curso de milagros dice que un altar se define no por su forma sino por su contenido .Los altares son creencias.

Clase 38 de Un curso de milagros
Clase 38 de Un curso de milagros

Vamos a recordar lo que significan contenido y forma en Un curso de milagros:el contenido tiene que ver con la Mente de Dios ,la forma con el ego.La forma tiene que ver con la expresión de la decisión de la mente de identificarse con la ilusión del ego o con la corrección del Espíritu Santo.

Cualquier problema y su solución se relacionan con el contenido que está en la mente ,la forma solo expresa en la decisión El centro de interés de cualquier estudiante sincero de un curso de milagros debe ser el cambio de mentalidad que el perdón ofrece a través del milagro y no un cambio de comportamiento.

¿Dónde está el problema?


El único énfasis de Jesús en su curso radica en el cambio del contenido de la mente dónde se encuentran el problema y la solución,en cambio el centro de interés del ego es en lo externo ,es el intento de distraernos para que no nos asomemos a nuestro interior en el cuál se encuentra la amenaza a la individualidad la cual se retiene al no mirar el ego,quién se siente a salvo en el cuerpo y nos dice que todo el peligro reside en la mente.


Muchos estudiantes de un curso de milagros caen en la trampa al dedicarse al curso como una forma convirtiéndolo y por tanto convirtiéndose ellos mismos y convirtiendo a otros en objetos especiales.Al hacerlo pierden de vista el contenido del perdón y unidad del curso el cuál los conduciría a trascender el estado de separación del especialismo espiritual para abrazar a todo el mundo como sus hermanos.

El verdadero altar está en nuestras mentes donde elegimos una y otra vez el perdón y la unidad en lugar del especialismo en la separación.

Esto es difícil de aceptar, sin embargo, en lugar de desanimarnos, podemos estar agradecidos de que al menos sepamos cuál es el problema y que podamos trabajar de la mano con nuestro amado hermano Jesús para restablecer la comunicación con toda claridad. Si somos verdaderamente honestos con nosotros mismos, asentiremos con la cabeza reconociendo que su explicación de que no escuchamos al Espíritu Santo es en realidad la verdad.

Clase 38 de Un curso de milagros
Clase 38 de Un curso de milagros

Deja un comentario