Clase 34 de Un curso de milagros

Clase 34 de Un curso de milagros.Un Hijo de Dios ,no el Hijo de Dios .Jesús,nos dice que él no es diferente de nosotros excepto en el tiempo.Nos dice que él fue el primero que despertó del sueño de la separación al recordar su identidad como Cristo.

Clase 34 de Un curso de milagros
Clase 34 de Un curso de milagros
 Él eligió solo  a Dios.Jesús representa el fragmento de la mente del Hijo de Dios que escucho al Espíritu Santo y recordó reírse.Jesús es una parte de ese único Ser del cuál todos somos una parte.

Él se presenta como nuestro hermano mayor,quién mientras parecía transitar esta tierra ilusoria como un hombre,el Amor de Cristo desde fuera del mundo de tiempo y espacio era la única fuente de las acciones de su cuerpo que el mundo identificaba como pertenecientes a él, por eso se le describe como la manifestación del Espíritu Santo

Tanto él,como el Espíritu Santo,es el eslabón que nos regresa a Diós ,el camino, la verdad y la vida.Jesús ejemplifica el principio de la Expiación: la separación de Dios jamás sucedió.El darse cuenta de esta verdad es el resultado final del perdón,simbolizado en el Curso por ver el rostro de Cristo en otra persona.

Jesús sabía que él no estaba en el sueño del mundo y por consiguiente conocía únicamente su realidad como cristo. Eso  fue lo que deshizo la raíz del sistema de pensamiento del ego al mostrar que el ataque no tiene significado alguno.
Clase 34 de Un curso de milagros
Clase 34 de Un curso de milagros

Su muerte dentro del sueño no tuvo efecto en su realidad fuera del sueño.

Jesús representa la Voz del Espíritu Santo, a la cuál se le dio forma de modo que pudiera ser escuchada.Jesús es un símbolo en nuestra mente del Amor de Dios.

Durante dos mil años, se ha utilizado exclusivamente en la teología cristiana para denotar «sólo» a Jesús, el Hijo «unigénito» del Dios bíblico y la Segunda Persona de la Trinidad. Además, el especialismo de Jesús fue acentuado por el hecho de que San Pablo relegó al resto de la humanidad al estado de "hijos adoptados" de Dios (Gálatas 4: 4). Para acentuar el punto de que él es nuestro igual, Jesús en Un Curso de Milagros usa el mismo término que hasta ahora había excluido a todos excepto a él mismo. 

Ahora, sin embargo, denota a «todas» las personas: los hijos de Dios que aún creen que son cuerpos y están separados de su Fuente y, por lo tanto, diferentes de Él. Y aún más específicamente, el término «Hijo de Dios» denota a los estudiantes que están leyendo y estudiando Un Curso de Milagros, un uso claramente hecho sin importar su género.

¿Por qué se usa este término?

Por lo tanto, este término se usa deliberadamente para ayudar a corregir dos mil años de lo que Un Curso de Milagros considera como una distorsión del mensaje básico de Jesús por parte del cristianismo, en este caso, la perfecta igualdad y unidad de la Filiación de Dios. Y así, en el Curso, Jesús se presenta a sí mismo como no diferente de nadie en realidad (aunque ciertamente es diferente de nosotros en el tiempo).

Por lo tanto, para decirlo una vez más, el mismo término -- Hijo de Dios -- que fue usado solo para Jesús, ahora se usa para todos nosotros. Además, el término también se usa para denotar a Cristo, la creación anterior a la separación de Dios, Su único Hijo. Nuevamente, vemos el uso de la misma «forma» que en el cristianismo tradicional, pero con un «contenido» totalmente diferente. La frase «Hijo de Dios» también se puede entender fácilmente como sinónimo de «niño», un término que también se usa a menudo en el Curso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: