Clase 32 de Un curso de milagros

Clase 32 de Un curso de milagros.LIBERARNOS DE TODO SUFRIMIENTO.

Para liberarnos de todo el sufrimiento debemos romper el juramento que le hicimos al ego y mirar como nuestra vida se estableció específicamente para preservar nuestra culpa secreta y de ese modo perpetuar nuestra individualidad.

Nuestros problemas los cuales nos parecen muy reales no se encuentran en las imágenes que proyectamos sobre las

pantallas de nuestras vidas,sino que el problema está en el hecho mismo de que hemos proyectado.

La solución es simplemente mirar y exponer la mentira que es el sistema de pensamiento del ego y así  deshacer sus defensas de negación y proyección.
Clase 32 de Un curso de milagros
Clase 32 de Un curso de milagros

Descorrer el velo

Debemos estar atentos al que nuestro mirar al ego no se haga con el ego.

Sólo pidiendo ayuda al Espíritu Santo es que podremos descorrer el velo que el ego mantiene para sostener su plan de individualidad,culpa y locura oculto de nuestra conciencia.

Sólo Jesús o el Espíritu Santo pueden ayudarnos a mirar lo que nuestro ego se propone y se ha propuesto siempre .Él nos ayudará a mirar sin juicios ,miedo o culpa,la horrible intención asesina que resulta de proteger y preservar nuestra existencia individual al fin de hacernos conscientes de ella.

Jesús nos lleva a la necesidad de decirle no al regalo del ego.Este no al no ,nos permite decirle si a lo que jesús nos pide para nuestro propio beneficio. Esto representa el cambio de mentalidad que reconoce que el cuento del ego de pecado culpa y miedo no es verdadero,que nuestra existencia como  un ser físico y psicológico ,un ser separado e individualizado era nada más que una defensa en contra de nada ,que no existe ningún ego en absoluto.
Clase 32 de Un curso de milagros
Clase 32 de Un curso de milagros
 Este feliz reconocimiento es la esencia del perdón,que nos enseña Un curso de milagros,que en realidad no hay nada que perdonar,nada sucedió porque no hay nadie ni nada fuera de nuestras mentes.

¿Cómo me siento?

Entonces, si mi experiencia es que te estoy liberando de los juicios que he sostenido contra ti, y estoy experimentando paz, solo puede ser un reflejo del hecho de que me estoy liberando de la culpa y los juicios contra mí mismo en mi mí propia mente.

Esto tendría que inducir miedo a mi ego, que sobrevive y se nutre de la culpa. Y así se necesita ahora una defensa contra el amor y la paz.

Para el ego, cambiar la forma de la relación de odio especial a amor especial es una solución ideal. La forma cambia, pero el contenido subyacente sigue siendo el odio y la culpa, aunque ahora están disfrazados y ocultos. Y así, en lugar de verte como la causa directa de mi infelicidad, ahora te veo como algo necesario para mi felicidad — que necesito estar contigo para compartir la experiencia de paz y alegría. Pero, en efecto, es lo mismo, porque si no estás disponible para mí como me gustaría que lo estuvieras, una vez más estás contribuyendo a mi infelicidad.

De cualquier manera, no estoy en paz y mi ego ha ganado. La respuesta en este punto no sería tratar de cambiar nada de esto, sino simplemente reconocer lo que está sucediendo.

Descubrir el propósito del ego

Y luego preguntarme a mí mismo, con Jesús o el Espíritu Santo como mi maestro, ¿es esto realmente lo que querría en lugar de la paz que estaba experimentando cuando pude liberarnos a ambos de las cadenas de culpa y condenación?

Si he descubierto el propósito de mi ego, es solo cuestión de tiempo antes de que esté dispuesto a tomar una decisión diferente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: