Clase 25 de Un curso de milagros

Cuando crees que estás proyectando lo que no deseas ,es porque sí todavíaLo lo deseas.Lo que querremos es el pecado,pero que éste se vea afuera de nuestras mentes,a fin de retener nuestra identidad,que creemos haberle robado a Dios,pero que de la cuál no queremos asumir responsabilidad por ello.

Las defensas del ego

Los pensamientos de separación, juicio y ataque pueden verse como lo que son; intentos de defender nuestra identidad ego, probar que tenemos la razón y que Dios está equivocado, que la culpa está justificada, por nombrar sólo algunos.

Reconocer estos pensamientos y aceptar la responsabilidad de haberlos elegido con el propósito específico de «no» escuchar la Voz del Espíritu Santo es el comienzo de la práctica del perdón «y» de escuchar Su Voz.

No entiendo nada

Si queremos, entonces tenemos la oportunidad de elegir escuchar la Voz del Espíritu Santo, que puede no ser realmente una voz, sino tal vez el reconocimiento de que estoy equivocado acerca de cómo veo una situación, persona o evento, y estar dispuesto a verlo de otra manera.

En este momento, entonces, el reconocimiento, la voluntad y el ver de otra manera «es» la Voz del Espíritu Santo. Todos están llamados a escuchar al Espíritu Santo de esta manera. Pocos pueden escuchar la Voz del Espíritu Santo como una voz real, lo cual no es necesario para la práctica del perdón.

Clase 25 de Un curso de milagros
Clase 25 de Un curso de milagros

Es posible que tengamos experiencias breves en las que parecemos trascender nuestra identificación corporal, como usted lo describe, pero no es probable que mantengamos esto por mucho tiempo porque realmente no queremos hacerlo.

¿Cuál es tu deseo?

Nuestro «deseo hecho realidad» es vernos a nosotros mismos como un yo individual separado y especial, y nuestro cuerpo afirma esa identidad.

El Curso nos dice que aunque somos los que hemos elegido y hecho este yo limitado como nuestra identidad (en la fantasía, pero no en la realidad), no hemos querido aceptar la responsabilidad por esa decisión.

El creer ser erróneos

Y eso es porque enterrado profundamente en nuestro inconsciente está la creencia (inventada) de que obtuvimos este yo separado al atacar la Unicidad de Dios y nuestra verdadera Identidad como espíritu, un pecado horrendo de destrucción y asesinato de acuerdo con nuestro ego.

Entonces, una vez que parecemos ser cuerpos nacidos de otros cuerpos, nuestra existencia separada no parece en absoluto ser de nuestra propia creación.

Nuestros padres nos hicieron. Y hasta podemos creer, para el deleite de nuestro ego, que de alguna manera Dios ha estado involucrado en esta «creación» especial de nuestro yo individual, como lo enseñan muchas religiones.

Clase 25 de Un curso de milagros
Clase 25 de Un curso de milagros

Ahora el Curso también dice, como usted observa, que el guión ya está escrito (W.pI.158.4: 3) y que todo en el tiempo ya ha sucedido, de modo que nuestras vidas no son más que ver “la jornada desde el punto donde termina, desde donde la podemos ver en retrospectiva, imaginarnos que la emprendemos otra vez y repasar mentalmente lo ocurrido.” (4: 5).

¿Elegimos nuestras experiencias?

Y aunque Jesús dice que nada sucede por casualidad, está claramente atribuyendo la responsabilidad de la elección de todas las experiencias de nuestras vidas a nuestra mente (T-21.II.3: 1,2,3).

Pero esto no significa que todo en nuestras vidas esté predeterminado, que la secuencia de eventos sea fija.

Siempre estamos eligiendo entre una variedad de muchos eventos posibles que ya han ocurrido, pero la secuencia única y la gran cantidad de eventos pasados de los que estamos eligiendo, combinados con la represión de cualquier recuerdo de cualquiera de ellos y nuestra creencia de que el tiempo mismo es tanto real como lineal, se suman a la sensación de que todo es nuevo.

La tendencia a «mejorar»

Y todo esto es parte de la defensa del ego para engañarnos y hacernos creer que algo nuevo y significativo está sucediendo en nuestras vidas.

Reforzando así, la tonta esperanza de que de alguna manera esta vez nuestra elección del ego en el mundo de la forma tendrá un mejor resultado.

Para comprender el efecto aparente de nuestras vidas en los demás, debemos dar un paso atrás y mirar desde fuera del sueño del mundo.

Y volver a centrar nuestra atención en la mente, donde realmente se toman todas las decisiones.

El número casi infinito de eventos posibles en el tiempo fue escrito en un instante por la única mente (colectiva), unida al ego, antes de que la proyección fragmentaria hacia el mundo de individuos y vidas separadas pareciera ocurrir.

La creencia en el tiempo

Como explica Jesús, «El tiempo tan solo duró un instante en tu mente, y no afectó a la eternidad en absoluto. Y así es con todo el tiempo que ha pasado..

El brevísimo lapso de tiempo en el que se cometió el primer error -en el que todos los demás errores están contenidos- encerraba también la Corrección de ese primer error «y de todos los demás que partieron de él».

 todo esto es parte de la defensa del ego para engañarnos y hacernos creer que algo nuevo y significativo está sucediendo en nuestras vidas
todo esto es parte de la defensa del ego para engañarnos y hacernos creer que algo nuevo y significativo está sucediendo en nuestras vidas

Todas las mentes están unidas

Ahora mi sueño individual está separado y no puede ser verdaderamente compartido con nadie más.

Pero como todas las mentes están unidas, cualquier decisión que tome para interactuar como un cuerpo contigo, o que tomes para interactuar como un cuerpo conmigo, siempre debe reflejar un acuerdo que ambos hemos hecho juntos, en el nivel de la mente fuera del tiempo y el espacio.

Esto fue así,para reproducir ciertos eventos en el tiempo y el espacio que ya han ocurrido.

Y este acuerdo conjunto debe mantenerse enterrado en nuestro inconsciente para que sea efectivo en apoyar el propósito de separación y victimización del ego.


Jesús habla de esta decisión conjunta, específicamente en el contexto de nuestro acuerdo de hacernos daño mutuamente, como «el voto secreto que has hecho con cada hermano que prefiere caminar solo y separado… aunque sin expresarse ni oírse…es una promesa que le haces a otro de que él te herirá y de que a cambio tú lo atacarás…para que [el cuerpo] sufra.

Es la consecuencia natural de lo que se hizo en secreto, en conformidad con el deseo secreto de otro de estar separado de ti, tal como el tuyo es estar separado de él. A menos que ambos estéis de acuerdo en que ése es vuestro deseo, éste no podría tener efectos.” (T.28.VI.4: 3,6,7; 5: 1,2,3).

Este acuerdo conjunto oculto que parece verse afectado el uno por el otro debe ser el caso, ya que de lo contrario seríamos víctimas de las decisiones del otro.

La ilusión de control

A un nivel práctico es mucho más útil centrarse en el hecho de que en el mundo, como el yo físico con el que me identifico, no puedo controlar lo que otros hacen.

Pero, sin embargo, siempre tengo una elección en cuanto a cómo percibiré lo que está sucediendo en mi vida.

Puedo decidir a qué maestro invitaré a entrar, y si veré que mi paz mental depende solo de mi propia elección — como lo enseñaría el Espíritu Santo .

O si elijo ver a otros como teniendo el poder para quitarme mi tranquilidad — aceptando las enseñanzas del ego de que puedo ser victimizado y, por lo tanto, no soy responsable de cómo me siento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: