Clase 12 de Un curso de milagros-El único problema

Clase 12 de Un curso de milagros-El único problema.Tenemos amnesia total.No recordamos de dónde hemos venido.Todas las opciones que creemos tener están dentro de la ilusión,y todas son opciones fabricadas.  

Clase 12 de Un curso de milagros-El único problema
Clase 12 de Un curso de milagros-El único problema

  En realidad no estamos eligiendo nada,simplemente estamos eligiendo una ilusión en lugar de otra;”prefiero esta ilusión en lugar de aquella otra”.  

El único problema que existe es que hemos elegido al ego,en lugar del Espíritu Santo. Le hemos apostado al caballo equivocado,y no nos damos cuenta que el caballo se cayó en el cajón de salida.  

Clase 12 de Un curso de milagros-El único problema
Clase 12 de Un curso de milagros-El único problema

Pasamos todo nuestro tiempo tratando de revivir al caballo muerto,para que nos lleve a algún lugar,pero no hay manera de que pueda llevarnos a algún lugar puesto que no está vivo,pero somos tan testarudos que intentamos levantar al caballo muerto.

El caballo está muerto “no hace nada”.   Esto es lo que hacemos con el cuerpo,pero el cuerpo es un caballo muerto.No es el caballo el que tiene puesta las anteojeras sino nosotros.

Todo lo que vemos es lo que el ego quiere que veamos:lo que está fuera de nosotros. Esto no nos permite ver dónde está el verdadero problema.  

Clase 12 de Un curso de milagros-El único problema
Clase 12 de Un curso de milagros-El único problema

El milagro nos dice,el problema no está ahí fuera,el problema está dentro ….en tu mente.La única solución es traer el problema dentro de tu mente,para tomar otra decisión. Observa al caballo y date cuenta que está muerto,y elige otro caballo,es decir,otro sistema de pensamiento.  

Recuerda que hay otra Presencia dentro de tu mente,elígela y así encontrarás la paz.

En nuestro estudio y práctica del Curso, se hace evidente que por mucho que entendamos intelectualmente o no entendamos los principios del Curso, es la aplicación de estos principios con sincera voluntad lo que los hace efectivos para lograr nuestra curación y la experiencia de paz.

Como leemos: “La salvación, perfecta e íntegra, sólo pide que desees, aunque sea mínimamente, que la verdad sea verdad; que estés dispuesto, aunque no sea del todo, a pasar por alto lo que no existe; y que abrigues un leve anhelo por el Cielo como lo que prefieres a este mundo, donde la muerte y la desolación parecen reinar.

El perdón

Y la creación se alzará dentro de ti en jubilosa respuesta, para reemplazar al mundo que ves por el Cielo, el cual es completamente perfecto e íntegro. ¿Qué es el perdón, sino estar dispuesto a que la verdad sea verdad?

Tal vez sea útil recordar que nadie puede enfadarse con un hecho. Son siempre las interpretaciones las que dan lugar a las emociones negativas, aunque éstas parezcan estar justificadas por lo que aparentemente son los hechos o por la intensidad del enfado suscitado.

Éste puede adoptar la forma de una ligera irritación, tal vez demasiado leve como para ni siquiera poderse notar claramente. O puede también manifestarse en forma de una ira desbordada acompañada de pensamientos de violencia, imaginados o aparentemente perpetrados.

Todas las reacciones son lo mismo

Esto no importa. Estas reacciones son todas lo mismo. Ponen un velo sobre la verdad, y esto no puede ser nunca una cuestión de grados. O bien la verdad es evidente, o bien no lo es.

No puede ser reconocida sólo a medias. El que no es consciente de la verdad no puede sino estar contemplando ilusiones.” . La verdad que se oculta puede entenderse en dos niveles:

1) hemos hecho una elección, que nos está causando dolor, ira o molestia, y ahora culpamos a una persona o situación;

2) ni la elección ni la culpa que sentimos al respecto pueden tener ningún efecto en el amor del Padre por nosotros, ni nuestro amor por el Padre; en otras palabras, nada ha sucedido.

Está claro que no hay grados o distinciones en nada de esto; estamos expresando amor o pidiendo amor, estamos en paz o no en paz, estamos con la verdad o con la ilusión, viendo con el ego o con el Espíritu Santo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: