Primera Ley del caos.