PERDONAR

PERDONAR AL CUERPO.

PERDONAR AL CUERPO.
¿Realmente amo y acepto mi cuerpo?
Para sanar y poner paz en la relación con nuestro cuerpo,es necesario que nos perdonemos por ser humanos,porque ser humano,es tener un cuerpo.PERDONAR AL CUERPO.
Rara vez,nuestro cuerpo es como nos gustaría que fuera.Tenemos necesidades muy poderosas.No siempre nos sentimos cómodos con nuestro cuerpo,y es cierto que envejecerá y morirá.
Perdonarnos por ser humanos significa aceptar que eso es así.
Al aceptar,al dejar marchar la crítica y la resistencia crónica con respecto al propio cuerpo,lo aceptaremos «tal como es».
Parece ser que a todos se nos han inculcado imágenes concretas de cómo deberían ser «el cuerpo y la cara aceptables».
Con esos modelos son con los que nos comparamos y nos medimos .
El gran debate del peso.
Este es el tema de nuestra vida.Somos especialmente crueles en lo que se refiere al peso y la forma de nuestro cuerpo.Tal como se me ve,no soy aceptable,ni merezco que me amen.Realmente las causas más profundas que han llevado a comer en exceso,a vivir haciendo dieta y a acumular grasa corporal,están totalmente reprimidas o desatendidas.
Tenemos hambre de lo único que nos saciará,nuestra propia aceptación,nuestro amor hacia nosotros mismos.
Si queremos cambiar movidos por la adicción a una imagen que creemos que nos va a hacer aceptables y dignos de amor,y no porque realmente lo deseamos,vamos a estar inmersos en una lucha eterna.
Amar,no significa entregarse a los excesos egoístas,ni ser narcisista,sino que es una actitud de aceptación,respeto y valoración de las funciones que cumple el cuerpo y de las relaciones con la vida

Perdonar al cuerpo
Perdonar al cuerpo

PERDONAR AL CUERPO: EN LA SALUD Y EN LA ENFERMEDAD
Al principio puede parecerte extraño el concepto de perdonar a tu cuerpo; sin embargo, dedica unos
momentos a considerar lo siguiente: ¿Conoces a alguna persona que realmente ame y acepte su cuerpo? ¿Tú
amas y aceptas el tuyo?
Para la mayor parte de la gente, el cuerpo es objeto de ridículo, rechazo, negligencia, odio y maltrato. Si eres
como la mayoría, probablemente tus creencias desafían las inclinaciones naturales de tu cuerpo, único y
especial. Los rasgos faciales, la forma del cuerpo, la textura o el color de los cabellos, son sólo algunos de los
aspectos de tu apariencia que tal vez te hacen infeliz. Quizá rechazas algunas partes de tu cuerpo simplemente
porque existen. ¿Te enseñaron, por ejemplo, que los genitales son algo «feo» o «sucio»? ¿Te avergüenzas de
ciertas partes de tu cuerpo, o las ignoras, considerándolas objeto de desprecio?
El primer paso.
Para sanar y poner paz en la relación con nuestro cuerpo, antes que nada es necesario que nos perdonemos
por ser humanos, porque ser humano es tener un cuerpo. Y rara vez nuestro cuerpo es como nos gustaría que
fuera. Tenemos necesidades muy poderosas, como el impulso sexual, por ejemplo, que a veces puede ser
molesto, confuso y exigente. No siempre nos sentimos cómodos en nuestro cuerpo, y es cierto que envejece y
muere. Perdonarnos por ser humanos significa aceptar que eso es así. Lo repito, la aceptación no supone
derrota ni resignación. Es la elección de no rechazar ni resistirnos a las cosas tal como son, lo que no podemos
cambiar inmediatamente o lo que no cambia con la rapidez que querríamos. La aceptación tampoco significa
que haya que ser pasivo y descuidar el cuerpo. Supone más bien que, al dejar marchar la crítica y la
resistencia crónicas con respecto al propio cuerpo «tal como es», uno libera energía que contribuirá a que se
produzca la curación, con lo cual sin duda se va a sentir más a gusto consigo mismo.

PERDONAR-PROCESO DEL PERDÓN

PERDONAR.PROCESO DEL PERDÓN.Veamos los pasos del perdón.1)Reconocer la verdad.
2)Asumir la responsabilidad de lo que hemos hecho,pensado,sentido,etc

3)Aprender de la experiencia reconociendo los sentimientos más profundos que motivaron ese comportamiento y los pensamientos que hacen que nos sintamos culpables y continuemos juzgándonos.PERDONAR-PROCESO DEL PERDÓN


4)Abrir el corazón a nosotros mismos y escuchar compasivamente los temores y las peticiones de ayuda y valoración que hay en nuestro interior.

PERDONAR.PROCESO DEL PERDÓN
PERDONAR.PROCESO DEL PERDÓN

5)Atender a esas peticiones de manera amable.
6)…y poniéndonos del lado de nuestro Yo esencial,afirmar nuestra inocencia.
Sé amable contigo(repítelo una y otra vez)

Eres inocente


Cuando descubramos la inocencia básica de nuestra verdadera naturaleza viviremos con sinceridad e integridad.
¿Cómo saber si aún tenemos que seguir perdonando?

Reconocer que cada uno está en su proceso


Cuando pensamos en ciertas personas o situaciones  y nos seguimos sintiendo intranquilos…
Tenemos que aceptar que los demás están dónde están y respetar su derecho a sentirse de la manera en que se sienten.PERDONAR.PROCESO DEL PERDÓN

No quiera cambiar a los demás

Sólo así,nos podremos perdonar a nosotros mismos.
Cuando queremos que el otro cambie,nos estamos separando y lo estamos atacando.
Otra manera de favorecer el proceso de perdón es escribir.

Escribe una carta.


Escribir una carta en la que expresemos lo que sentimos.
Podemos darle la carta al otro,o no,o si queremos podemos romperla luego.
Esto nos hace avanzar mucho en el camino de curación.

PERDONAR.PROCESO DEL PERDÓN
PERDONAR.PROCESO DEL PERDÓN


También la visualización,puede ayudar.Podemos tomarnos unos minutos cada día y abrazar con cariño a esa persona dentro del corazón y pedirle perdón.PERDONAR-PROCESO DEL PERDÓN

Antes de la «comunión»,debemos «confesarnos»


La confesión,puede ser también de ayuda,confesar nuestros errores ,ante Dios,ante nosotros mismos y si se puede ante la otra persona.Es liberador.Luego viene la comunión.

Dejar de rechazarnos y dejar de pensar que deberíamos ser mejores,distintos o que no deberíamos ser en absoluto.
Una cosa es COMETÍ UN ERROR,y otra cosa es SOY UN ERROR.
Una cosa es HICE ALGO MALO,y otra cosa es SOY UNA PERSONA MALA.

Tomar conciencia


Es esencial tomar conciencia de los mensajes que nos generaron culpa y vergüenza para liberarnos de las reacciones emotivas y de comportamiento que nos provocan.En el libro «La culpa es la maestra,el amor es la lección»,de la Dra Borysenko,hay una serie de frases que indican una vergüenza y una culpa no sanas en el adulto:

PERDONAR.PROCESO DEL PERDÓN
PERDONAR.PROCESO DEL PERDÓN


-«Soy una persona demasiado entregada».
-«Yo sí sé lo que es preocuparse»
-«No puedo dejar de ayudar»
-«Siempre estoy pidiendo disculpas»


-«Suelo despertarme sintiendo angustia que a veces dura días o semanas»
-«Siempre me echo la culpa de todo»
-«Me preocupa lo que la gente piense de mi»
-«No soy tan capaz como creen algunas personas»


-«Soy muy perfeccionista».
-«Detesto aceptar y pedir ayuda»
-«No sé decir que no»

¿Quién soy yo realmente?

Ahora,vamos a hablar de lo que somos en verdad:
-«Eras y eres una persona digna de amor»
-«Eres inocente.Tu esencia es inocente»


-«Eres digno de respeto y aceptación».
«Ya ,te has perdonado»
-#Elijo aceptarme y amarme».

«Nuestro Niño Interior necesita saber que es y siempre ha sido digno de un amor y un respeto incondicionales,aunque hasta el momento no lo haya experimentado.»

PERDONAR-Perdonarse a uno mismo

PERDONAR.PERDONARSE A UNO MISMO.Es el proceso de aprender a amarnos y aceptarnos  a nosotros mismos «pase lo que pase».

¿Qué es el amor?
La expresión sencilla,sincera y natural de nuestra integridad,la plena aceptación de nosotros mismos.


Es el estado de ser que surge de la disposición a aceptar sin críticas la totalidad de quiénes somos,con nuestros aparentes defectos y nuestra gloria innata.PERDONAR-Perdonarse a uno mismo

PERDONAR
PERDONAR

Amarse y perdonarse son la misma cosa.
Suele haber una enorme resistencia a perdonarse a uno mismo,porque es una muerte.


Muere es hábito de considerarnos pequeños e indignos,muere la vergüenza ,la culpa y la auto crítica.

¿Cuántas veces nuestra decisión de amarnos y aceptarnos ha dependido de que las circunstancias sean distintas a como son?

¿Qué críticas a nosotros mismos tendríamos que dejar marchar para perdonarnos?


El propósito del perdón es arrojar luz sobre los engaños,temores ,juicios y críticas que nos han mantenido cautivos en el papel de ser nuestro propio carcelero.

No tienes que «ser bueno»


Otro tema importante,es esto de «ser bueno».
Creemos que tenemos que poner esfuerzo para ser buenos,llegar a ser buenos.


¿Por qué?Porque creemos ser malos,es este asunto de la idea de pecado.
Culpable hasta que se demuestre lo contrario…PERDONAR-Perdonarse a uno mismo

PERDONAR
PERDONAR


Detrás de toda idea de pecado yace oculta la idea de separación.Esta separación de nuestro Yo hace que nos creamos separados de nuestra inteligencia creativa y de nuestra voluntad de amar.


El que vence este pecado(el de la separación),vence todos los demás.

Cuánto más buscamos fuera llenar este vacío,esta carencia.más impotentes y culpables nos sentimos.
Depende de nuestras creencias culturales,el tipo de culpa que sentiremos.

Depende de nuestras creencias culturales el tipo de culpa que sentiremos..
«Hagamos lo que hacen todos»,»lo que está bien visto»,para no sentir culpa..

La idea de que somos malos o estamos equivocados nos atormenta una y otra vez.Es la muerte segura de la auto-estima.PERDONAR

La culpa no existe


Si estamos dominados por la culpa,es imposible que sintamos compasión por nosotros mismos,aún cuando en nuestro interior estén latentes la amabilidad y la compasión.

Al perdonarnos,despiertan en nosotros la amabilidad y la compasión,así nos liberamos de las tiranas garras del ego.

Así podemos aceptar que nuestros errores han sido reacciones de temor e intentos confusos de recuperar el poder o el amor del que nos creíamos privados.

Ser sinceros


Perdonarse de verdad requiere una total sinceridad con uno mismo.
Así como podemos reprimir la rabia y dar la impresión de haber perdonado,cuando en realidad no lo hemos hecho.

También podemos negar la culpa engañándonos y haciéndonos creer que está todo bien.

Se requiere valor para reconocer toda la verdad de nuestra experiencia,para aceptar el miedo,la humillación,la vergüenza,la tristeza,el desprecio y el odio por nosotros mismos.

El juez interior

El ego siempre tratará de impedir el proceso,actuando como un juez interior,que ya nos condena antes de que podamos siquiera exponer nuestro caso.PERDONAR-Perdonarse a uno mismo

PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS

PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS.PERDONAR A LOS HIJOS.Por naturaleza,los niños pequeños están centrados en sí mismos,son desordenados,bulliciosos y exigentes.Hay ocasiones que esto provocará que los padres se enfaden.

PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS
PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS


Enfadarse sirve para enseñar al niño las consecuencias de su comportamiento.
El tema es cuando los enfados se repiten y por cosas sin importancia.

Pasarse la vida enfadándose y culpar al niño del enfado,le transmite a estos el mensaje de que su conducta es inaceptable y que él es una mala persona.PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS

PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS
PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS


O también pueden ocurrir que sean los padres los que se sienten culpables por cómo han tratado al niño.
Es importante ser padres con conciencia.

El proceso de perdonar a un hijo nos libera de nuestro sentimiento de culpabilidad,al considerar a nuestros hijos libres de culpa,estamos sanando también a nuestro niño interior.

Eres valioso


Otro aspecto importante,ayudar a nuestros hijos a reconocer quienes son en realidad,que se quieran a sí mismos y que se vean de una forma positiva,
El sentido de la propia valía,»vales por lo que eres».

Alimentar el Yo esencial,y no el «yo ejercitante».
Todo niño necesita escuchar y sentir,»te quiero siempre,pase lo que pase»,y no el «te quiero cuando»

Perdón y autoestima: enseñarlos a los hijos.

Otro aspecto del perdón se expresa en la disposición a ver y reconocer el Yo esencial del hijo, incluso cuando las circunstancias son pacíficas. PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS

Pau Casals lo resume muy bien:¿Cuándo les van a enseñar en la escuela a nuestros hijos lo que son? Deberíamos decirle a cada uno:

«¿Sabes lo que eres? Eres una maravilla. Eres único. En todo el mundo no hay ningún otro niño exactamente igual que tú. Durante los millones de años que han pasado, jamás ha habido otro niño como tú. Mira tu cuerpo,¡qué maravilla! ¡Tus piernas, tus brazos, tus hábiles dedos, la forma en que te mueves!

Puedes ser un Shakespeare, un Miguel Ángel, un Beethoven. Tienes capacidad para todo. Sí, eres una maravilla».

En casa, en la escuela, en toda nuestra cultura, es necesario que ayudemos a nuestros hijos a saber quiénes son.

Todas las personas que tienen influencia en los niños (los padres, el personal de guarderías y parvularios, los maestros y profesores, los entrenadores, los administradores, los médicos, las enfermeras) han de tomar plena conciencia de esta responsabilidad imperiosa y trascendental.

PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS
PERDONAR-PERDONAR A LOS HIJOS

Hemos de examinar nuestros conceptos y reeducarnos. El filósofo Tagore dijo una vez: «Todo recién nacido trae el mensaje de que Dios no ha perdido la confianza en el ser humano».

Sin embargo, al no enseñar a cada niño y niña que es una maravilla,traicionamos esa confianza.

Confiar en nuestros hijos

El perdón nos ofrece el modo de hacer honor a esa confianza. Nos proporciona la manera de reconocer la verdad de la naturaleza de todos y cada uno de los niños. Con demasiada frecuencia se ha considerado y tratado a los niños como a «seres inferiores», para controlarlos.

A consecuencia de eso, dice la psicoanalista junguiana Marion Woodman, tenemos «una idea preconcebida de lo que debe ser un niño y lo obligamos a encajar en ese molde». Este error de concepto infunde en el niño una profunda sensación de carencia odeficiencia interior.

De esta manera nuestros hijos se ven privados de la relación esencial de respeto y confianza necesaria para que se quieran a sí mismos y se vean de una forma positiva.

PERDONAR

PERDONAR A LA PAREJA
El perdón enciende la disposición a comprometerse y a trabajar con lo que surja en la relación,porque nos capacita para relacionarnos con una persona y no con un ideal romántico.
Mientras no sanemos nuestra relación con nuestros padres y nuestros hermanos,seremos propensos a reactivar en nuestras relaciones al menos algunos de los problemas de nuestra familia de origen.
En toda pareja hay dos niños interiores,además de los adultos,y es tarea de cada miembro de la pareja amar al niño asustado del otro,para que así ambos puedan sanar y crecer.
Muchas veces son las necesidades del niño interior las que se exige satisfacer en una relación.¡Ocúpate de mi!.¡Haz lo que necesito!.
¡Se el padre o la madre que nunca tuve!
Además de preocuparse por el niño interior del otro,cada uno habrá de responsabilizarse de sanar el suyo.
Si en la relación de pareja hay rabia y rencor,es posible:
-Aferrarse a estos sentimientos y ser desdichado.
-Perdonar,y se tendrá paz.Se verán más claros los verdaderos problemas y se podrá fomentar un cambio positivo.
En este caso la relación de pareja podría ser:
-Abandonar el temor y bajar las defensas.Esto permitirá reestablecer la intimidad.
-Aparentemente no reaccionar ante el perdón por estar bajo el completo dominio del miedo y a la defensiva.
En este caso,es posible continuar con la relación con paz o elegir perdonar pero decidiendo a la vez no seguir manteniendo la relación.

PERDONAR
PERDONAR
Modelos de relaciones: imágenes del amor.
Son relativamente escasos los modelos de relaciones íntimas felices, sanas y satisfactorias. Hasta la
generación de nuestros abuelos, o la de nuestros padres, sin ir más lejos, el matrimonio no era necesariamente
una relación en la que uno entrara con un alto grado de conciencia y capacidad de elección. Muchas personas
se casaban porque eso era lo que les tocaba hacer llegadas a cierta edad: casarse, tener hijos y adaptarse a
cumplir las funciones y los papeles considerados propios de su sexo. Para muchos era suficiente con mantener
intacto el matrimonio. Posiblemente se consideraba que el desarrollo y la realización personal de cada cónyuge
y la profundización de la relación en el amor y la intimidad emocional no tenían mucho que ver con la función y
el éxito del matrimonio.
Además de los modelos de matrimonio con que crecimos muchos de nosotros, la imagen que tenemos del
amor es lamentable. Está atascada en la adolescencia. Las telenovelas, las revistas del corazón, la prensa
sensacionalista, las novelas de intriga y pasión y las películas de Hollywood rara vez describen el «verdadero
amor» como algo más que conseguir la pareja perfecta y satisfacer el deseo sexual.
El perdón nos ofrece la oportunidad de hacernos adultos y de ver más allá de los arquetipos románticos que
nos limitan y mediante los cuales finalmente lo único que conseguimos es sentirnos solos y traicionados. El
perdón nos ofrece maneras de ser y de relacionarnos que quitan los obstáculos a la presencia del amor, la
ternura, la amistad y el compromiso. El perdón enciende la disposición a comprometerse y a trabajar con lo que
surja en la relación, porque nos capacita para relacionarnos con una persona, no con un ideal romántico. El
perdón es el material de que están hechas las grandes relaciones.
Así describía una clienta su matrimonio y su curación mediante el perdón: «Los primeros diez años de mi
matrimonio los pasé intentando que Steven se ajustara a mi imagen de marido. Me pasaba la vida enfadada
con él por no corresponder a mis ideales. Los últimos años de matrimonio los he pasado descubriendo quién es
en realidad y enamorándome de él otra vez»

Curación del pasado: preparación del escenario para una relación amorosa en el presente.

Mientras no sanemos nuestra relación con nuestros padres y nuestros hermanos, seremos propensos a

reactivar en nuestras relaciones al menos algunos de los problemas de nuestra «familia de origen». Los

teóricos y terapeutas matrimoniales saben muy bien que los adultos tienden a repetir en sus relaciones íntimas

los temas de su primera infancia o de las generaciones anteriores. Por ejemplo, es posible que una mujer cuyo

padre la maltrataba físicamente se case con un hombre que la maltrate; o que un hombre cuya madre era muy

dominante se case con una mujer mandona. Los adultos que fueron maltratados en su infancia son más

propensos a maltratar a sus hijos que aquellos que no lo fueron. Es importante que comprendamos la dinámica

familiar y reconozcamos con compasión nuestras heridas para así tener la seguridad de que no vamos a

reactivar esas actitudes en nuestra vida adulta. Es probable que no podamos tener relaciones sanas con los

demás mientras no sanemos nuestras relaciones familiares.

Si estamos resentidos o enfadados, o queda todavía algún otro conflicto pendiente con nuestra familia de

origen, es necesario dar prioridad a la curación de esas relaciones. Cuando el trabajo de perdonar a los padres

y hermanos se ha completado o es un tema en lo que se está trabajando, esto influirá positivamente en la

relación con la pareja (y con todas las demás personas).

En todo matrimonio hay dos niños interiores además de los dos adultos, y es tarea de cada miembro de la

pareja amar al niño asustado del otro, para que así ambos puedan sanar y crecer. Muchas veces son las

necesidades del niño interior las que se exige satisfacer en una relación: «¡Ocúpate de mí! Haz lo que necesito

cuando te lo pido (aunque tengas que dejar de lado tus propias necesidades para hacerlo). Sé la mamá o el

papá que nunca tuve». Además de preocuparse del niño interior del otro, cada uno habrá de responsabilizarse

de sanar al suyo. Si se desea que la relación prospere y crezca, esta responsabilidad y esta autocuración son

necesarias.

Cada persona lleva a la relación el amor y los obstáculos al amor que ha aprendido. Las formas de amar se

aprenden y se eligen. Algunas personas se han sentido tan alejadas del amor, tan heridas por aquello que se

llama «amor» paternal y maternal, que cuando son adultas han de aprender a sentirse dignas de verdadero

amor y aprender a ofrecerlo a los demás. Cuando curamos las viejas heridas y aprendemos a amarnos y

aceptarnos a nosotros mismos, llevamos de forma natural la luz del amor a nuestras relaciones.

PERDONAR-LA LIBERACIÓN DEL DOLOR Y LA RABIA

PERDONAR.LA LIBERACIÓN DEL DOLOR Y LA RABIA.LA LIBERACIÓN DEL DOLOR Y LA RABIA
Es importante recordar que quién necesita desahogarse no suele ser la persona adulta,sino el NIÑO INTERIOR.

PERDONAR.LA LIBERACIÓN DEL DOLOR Y LA RABIA
PERDONAR.LA LIBERACIÓN DEL DOLOR Y LA RABIA


Es el NIÑO INTERIOR,el que fue abandonado,el que fue tratado con desprecio,el que necesita expresar su tristeza,o su rabia y ser aceptado o validado.
Para hacer esto,debemos aceptar la paradoja,de ser a la vez el adulto y el niño enfadado o dolido.Aceptar la ira,la rabia,la tristeza,etc,como un sentimiento y una energía.

PERDONAR A LOS PADRES
En la relación con nuestros padres se erigen los cimientos emocionales de nuestra vida.
Al nacer somos influenciables y receptivos,seguimos las indicaciones de nuestros padres.

PERDONAR.LA LIBERACIÓN DEL DOLOR Y LA RABIA
PERDONAR.LA LIBERACIÓN DEL DOLOR Y LA RABIA

A medida que pasan los años aprendemos nuestras primeras lecciones sobre el amor y el temor,la seguridad o la inseguridad,la generosidad o el miedo y la ambición,el respeto por nosotros mismos o la vergüenza y la poca autoestima ,la necesidad de controlar o de sentirnos seguros en nuestra vulnerabilidad.

Crecimiento emocional


Cuando llegamos a la edad adulta tenemos la oportunidad de hacer realidad otro tipo de autonomía,una autonomía esencial para nuestro crecimiento emocional.


Si no hemos sanado la relación con nuestros padres,esta autonomía nos exigirá pasar por otro proceso de parto.
Entonces,en lugar de cortar un cordón umbilical físico,hemos de cortar uno emocional,un cordón hecho de necesidades insatisfechas no cumplidas.

Cortar el cordón


Si este cordón continúa intacto,hará que una parte nuestra siga siendo un niño pequeño,nos cerrará el corazón y nos retendrá como rehenes emocionales del pasado
Cortar el cordón requiere que no dependamos emocionalmente de nuestros padres.

Si nuestros padres no satisfacieron estas necesidades básicas y nosotros aún no hemos sanado nuestra relación con ellos,es probable que se active «nuestro niño interior»,cada vez que hablamos con ellos o pensamos en ellos.

Activación del Niño Interior herido


La activación del niño interior herido la puede provocar un inocente comentario,el sonido de su voz,o simplemente su presencia.

PERDONAR.LA LIBERACIÓN DEL DOLOR Y LA RABIA
PERDONAR.LA LIBERACIÓN DEL DOLOR Y LA RABIA


Abandonar la esperanza de que nuestros padres satisfagan alguna vez nuestras necesidades no satisfechas,suele provocar un profundo sentimiento de pérdida y una honda tristeza que para sanar requiere aceptación y aflicción.

Una cosa que hay que dejar ir es una imagen idealizada de cómo deberían ser los padres.
Perdonar a los padres requiere abandonar la expectativa que nos lleva a exigirles lo que no nos pueden dar.

Si no hacemos esto,seguirá habiendo rabia,resentimiento y culpa.
Nadie puede perdonar antes de estar preparado para hacer.PERDONAR-LA LIBERACIÓN DEL DOLOR Y LA RABIA

PERDONAR-EL TRABAJO CON LA RABIA

PERDONAR-EL TRABAJO CON LA RABIA.Que el dolor sea dolor.Para sanar y experimentar nuestra integridad,es preciso no reprimir,ni negar,ni des-atendernos.

PERDONAR.EL TRABAJO CON LA RABIA
PERDONAR.EL TRABAJO CON LA RABIA

Emociones tales como la rabia,el resentimiento,la hostilidad,la vergüenza,la culpa y la ira suelen permanecer ahí,hasta que las sanemos.

No podemos sanar totalmente si negamos lo que Carl Jung,llamó,la sombra.La liberación comienza en el momento en que se reconoce el dolor y se le permite ser.

PERDONAR.EL TRABAJO CON LA RABIA
PERDONAR.EL TRABAJO CON LA RABIA

Cuando no se libera la rabia puede filtrarse por los bordes de la personalidad en forma de miedo,sarcasmo,aislamiento,agresividad,o desaprobación de uno mismo;o puede manifestarse en estallidos de cólera,depresión,maltrato a uno mismo,comportamientos pasivos,incapacidad para actuar con eficacia,o para tener relaciones íntimas.

Si intentamos practicar el perdón,pero lo hacemos reprimiendo la rabia y la culpa;esto formará una barrera que nos impedirá contactar con nuestro Yo esencial.

Es decir ante cualquier dificultad volverá a resurgir el monstruo.Seguiremos rechazando nuestros sentimientos impidiendo que se cree un espacio para que entre la luz.

MECANISMOS DE SUPERVIVIENCIA

La negación es el rechazo a aceptar las cosas como son.
Por ejemplo:en lugar de reconocer que se está enfadado,uno insiste en que no lo está.
La represión es un bloqueo reflejo total e inconsciente de un sentimiento inaceptable para que no se vuelva consciente.

PERDONAR.EL TRABAJO CON LA RABIA
PERDONAR.EL TRABAJO CON LA RABIA

En este caso la conciencia no tiene ningún conocimiento de que haya algo reprimido.La represión se activa con el fin de poder sobrevivir.
La supresión es la exclusión consciente de sentimientos,deseos e impulsos inaceptables.

El temor al castigo

Cuando se suprime una emoción,uno impide que aflore a la superficie y esto lo hace deliberadamente.
Por ejemplo:cuando controlamos la emoción por temor al castigo.Nos adaptamos a la situación.


La proyección,es el proceso de no reconocer los sentimientos y deseos,y atribuirlos inconscientemente a otra persona.Por ejemplo,si siento enfado y como esto es perturbador para mí,digo,él o ella se ha enfadado conmigo.
La racionalización,es la invención de historia,excusas ,coartadas que sirvan de base lógica para comportamientos y motivaciones inaceptables.

Es cuando no hacemos algo,para justificar el comportamiento de otro.
No siento rabia contra ella,porque sé que como la han maltratado mucho en su infancia,puede llegar a golpearme.

PERDONAR-Comprender el perdón

PERDONAR-Comprender el perdón.MARCO PSICOLÓGICO PARA COMPRENDER EL PERDÓN
Imaginemos que vamos de camino a una importante reunión y nos encontramos con un embotellamiento de tráfico.

PERDONAR-Comprender el perdón
PERDONAR-Comprender el perdón


Comenzamos a preocuparnos,sentimos dolor de cabeza ,se nos tensan los hombros y comenzamos a pensar las peores cosas.

Nos ponemos ansiosos,un poco nerviosos y nos damos cuenta de que por más ansiosos y nerviosos que nos pongamos el automóvil no va a avanzar más de prisa.

Inspiramos hondo y soltamos un suspiro.
Nos decimos:Me relajaré.Y decidimos que cuando lleguemos a la reunión explicaremos lo sucedido.
Nos dimos cuenta que tenemos otra manera de reaccionar,ante esa situación y que podemos relajarnos.

Identificarnos con nuestro Yo esencial

Esto que vimos en el ejemplo,nos muestra que podemos hacer un cambio:de sentirnos pequeños,limitados y desvalidos a identificarnos con nuestro Yo esencial;que esla fuente de de nuestro poder personal.

Tomar conciencia


Esta capacidad de tomar conciencia,de darnos cuenta de estar atrapados por los nervios;y la capacidad de elegir reaccionar de otra manera más clara.

Esta capacidad nos permite desidentificarnos del pequeño yo con el cuál estamos tan identificados.
Es decir que podríamos hablar de un Yo con mayúsculas,que es nuestro Yo esencial,y un conjunto,grupo o serie de pequeños yoes o subpersonalidades.

PERDONAR-Comprender el perdón
PERDONAR-Comprender el perdón


Para desarrollar plenamente nuestro potencial,es necesario que vayamos más allá de la identificación exclusiva con estos yoes,parciales y pasemos a nuestro Yo esencial,con el fin de que nuestras emociones,papeles y creencias no nos limiten.

Porque cuando nos limitan no sólo que nos impiden ser objetivamente conscientes y libres ante las situaciones que se nos presentan,sino que también obstruyen el paso de muchas otra cualidades innatas del Yo esencial.

Lo que ocurre con nuestras relaciones,es que estos distintos tipos de sub-personalidades se entrecruzan entre sí provocando diferentes reacciones.

El combustible es el miedo


El combustible,lo que alimenta a cada una de estas sub-personalidades es el miedo,el miedo a la pérdida,a la humillación,al desamparo,al abandono.


Bajo este miedo hay un grito pidiendo sentirse seguro,respetado,amado,valorado y escuchado.

La única puerta de salida

La única puerta de salida de este enredo es el perdón,que me ofrece una nueva manera de relacionarme.
Es importante,no confundir,perdonar con negar los sentimientos,NECESIDADES Y DESEOS.

PERDONAR,NO SIGNIFICA SER PASIVO Y MANTENER UN TRABAJO O UNA RELACIÓN QUE EVIDENTEMENTE NO FUNCIONA O NOS HACE DAÑO.

ES IMPORTANTE TENER MUY CLAROS LOS PROPIOS LÍMITES.Es mejor comenzar nuestra práctica del perdón con las personas más lejanas,menos involucradas,las de afuera.

PERDONAR-Comprender el perdón
PERDONAR-Comprender el perdón


Recordemos que la única persona a la que necesitamos perdonar es a nosotros mismos,que es a quién más difícil nos resulta perdonar.

Exige que se repita muchas veces para dominarlo.
Hemos creado tantos «chivos expiatorios»,que llevan la carga de nuestros miedos y juicios que es conveniente empezar por territorio neutral.

Las creencias subyacentes

Las creencias subyacentes y muchas veces inconscientes que creemos sobre nosotros mismos y la naturaleza humana influyenen y, en último término, determinan la capacidad y la disposición que tenemos a arriesgarnos, confiar, amar y perdonar.

Debido a esto, he descubierto que antes de animar a los participantes en los seminarios a poner en práctica el perdón,

Es valiosísimo ofrecerles una perspectiva sobre la naturaleza humana que haga posible comprender por qué el perdón es una opción Juiciosa y conveniente.

El siguiente modelo está basado en la psicología transpersonal, es decir, el estudio de la naturaleza y el desarrollo humanos que incluye la dimensión espiritual de la experiencia humana.

Tiene su raíz en la suposición de que el ser humano posee capacidades que superan los límites del ego normalmente desarrollado.

Aunque muy influido por la psicosíntesis del psiquiatra italiano Roberto Assagioli, el modelo que presento aquí integra varias influencias y escuelas de pensamiento.

PERDONAR-Comprender el perdón
PERDONAR-Comprender el perdón

Esta perspectiva de la naturaleza humana se basa en el supuesto de que dentro de cada persona hay un centro, un núcleo o esencia cuya naturaleza es:

La conciencia, es decir, la capacidad de ver con claridad, sin tergiversación ni miedo.

La libre voluntad, es decir, la capacidad de elegir la manera de reaccionar ante las situaciones.

A esta naturaleza esencial y capacidad fundamental para la claridad, la elección y la actuación conscientes se la denomina «el Yo», en un sentido diferente a lo que normalmente entendemos por «el yo».

PERDONAR-PONER LÍMITES

PERDONAR.PONER LÍMITES.Si nos estancamos en la necesidad de enfadarnos para establecer límites,entonces,la rabia,que es necesaria al principio para curarnos,acaba finalmente por quitarnos la capacidad de curarnos.

PERDONAR.PONER LÍMITES
PERDONAR.PONER LÍMITES

Puede ser que utilicemos la rabia como combustible para conseguir que se hagan las cosas.
O puede que utilicemos la rabia para controlar a los demás.Es decir,generar miedo y culpa.Es decir manipular.

Puede ser que utilicemos la rabia para evitar comunicarnos.Esto lo hacemos cuando tenemos miedo de arriesgarnos a expresar nuestros pensamientos o sentimientos,o tememos las consecuencias de decir la verdad.
Puede ser que utilicemos la rabia para sentirnos a salvo.Esto mantiene a los demás alejados de nosotros.

Podemos usar la rabia como una forma de afirmar que tenemos razón.
Podemos usar la rabia para hacer que otros se sientan culpables.Como una manera de castigarlos.
Podemos usar la rabia para evitar sentir los sentimientos que encubre.PERDONAR-PONER LÍMITES

PERDONAR.PONER LÍMITES
PERDONAR.PONER LÍMITES

A veces es más cómodo sentir la rabia que sentir el miedo y la tristeza que están debajo.
Una de las razones por las cuáles resulta tan difícil perdonar es que para hacerlo debemos sacar a la luz y aceptar la verdad de lo que radicalmente sentimos.

Es útil recordarnos que al otro lado del dolor se encuentran el alivio y la paz mental.
Podría ser que utilizáramos la rabia para aferrarnos a una relación.
Mientras nos aferramos a la rabia mantenemos la relación con la persona con la que estamos enfadados.

Guardar rencor,no sirve

Cuando guardamos rencor es como si lleváramos una cadena atada a la muñeca con el otro con el cuál estamos resentidos.Así que por más que nos marchemos,etc,llevaremos con nosotros el problema no resuelto.
Podemos usar la rabia para seguir en el papel de víctima.

Puede se que continuemos sintiendo rencor para no responsabilizarnos de lo que sucede actualmente en nuestras vidas o de lo que sentimos.
Esto implica que preferimos seguir culpabilizando a los demás de nuestro dolor e infelicidad.

Ser amables con nosotros mismos

Mientras sigamos considerando que no tenemos nada que ver con lo que sentimos continuaremos siendo impotentes.ES FUNDAMENTAL QUE MIENTRAS DURA EL PROCESO DE PERDÓN SEAMOS «AMABLES CON NOSOTROS MISMOS».

¿Qué significa «ser amable con uno mismo»?


Que se puede aprender sin necesidad de azotarse.
La dureza con uno mismo alimenta un ciclo contraproducente que quita poder y favorece el sentimiento de culpabilidad y la falta de respeto por uno mismo.

PERDONAR.PONER LÍMITES
PERDONAR.PONER LÍMITES

Siempre,en todo momento,hemos hecho lo mejor que podíamos hacer dado el grado de amor o de miedo que sentíamos.
El perdón es la elección de «ver la luz de la lámpara y no la pantalla».PERDONAR-PONER LÍMITES

El perdón requiere que reconozcamos que si una persona actúa como un insensible,es porque tiene miedo.Bajo su conducta hay una petición de respeto,reconocimiento y amor.
El perdón es una actitud que supone estar dispuesto a aceptar la responsabilidad de nuestras propias percepciones.

El perdón nos capacita para percibir bajo ese comportamiento insensible al niño herido pidiendo auxilio.
El perdón es un proceso que nos exige cambiar nuestras percepciones una y otra vez.

Las apariencias engañan

No es algo que sucede de una vez por todas.
Las apariencias nos engañan pues nuestra visión está obnubilada por los juicios y percepciones del pasado,proyectados al presente.

Pero cada vez que se produce este cambio de percepción se va debilitando el ego y así podemos ser capaces de soltar y dejar ir.

Descubrir las ganancias ocultas

Los beneficios que obtenemos al aferrarnos.
Para muchos de nosotros, dejar marchar la rabia y el resentimiento supone un gran riesgo, porque nos
parece que obtenemos algo al aferrarnos a ellos.PERDONAR-PONER LÍMITES

PERDONAR.PONER LÍMITES
PERDONAR.PONER LÍMITES

Estos beneficios, llamados «ganancias secundarias», suelen ser inconscientes y tienen mucho poder hasta que tomamos conciencia de ellos y descubrimos formas de reaccionar más sanas.

Piensa si utilizas la rabia o el rencor de alguna de las siguientes maneras:
¿Permaneces enfadado porque eso te da la sensación de tener mas poder y dominio? Algunas personas
creen que enfadarse y aferrarse al rencor es señal de poder, energía, entrega y amor propio.

¿Qué hay detrás de la rabia y el rencor?

Pero,en realidad,la rabia y el rencor suelen encubrir sentimientos de impotencia, desilusión, inseguridad, aflicción o miedo, y se usan con frecuencia en sustitución de los sentimientos de verdadero poder personal.

Si en tu infancia se te maltrató y tuviste que negar y reprimir la rabia para sobrevivir, parte de tu curación
incluye el hecho de darte permiso para hacer tuyos esos sentimientos ahora. La recuperación de tu rabia puede
capacitarte para defenderte y defender a tu niño interior herido que no pudo hacerlo entonces. PERDONAR-PONER LÍMITES

Si en esa época te fueron negados tus verdaderos sentimientos, sentir rabia ahora puede darte el valor y el poder necesarios para defenderte, mientras aprendes que tienes derecho a enfadarte y a hacerte valer.

No estancarse en el enfado

Si en tu infancia abusaron de ti física o sexualmente, el hecho de sentir rabia puede ser una parte esencial en el proceso de reclamar y habitar tu cuerpo como propio, de consolidar y hacer valer tus derechos y de establecer límites.

Sin embargo, si te estancas en la necesidad de enfadarte para establecer límites, entonces la rabia,
necesaria al comienzo para capacitarte y curarte, finalmente acaba por quitarte capacidad e inhibir la curación.
¿Usas la rabia a modo de impulso y combustible para conseguir que se hagan las cosas?

No es la rabia un móvil para el cambio

Algunas personas creen que «si la gente no se enfadara no trabajaría por conseguir cambios sociales y políticos». Y en efecto, la rabia puede ser un móvil positivo para el cambio. Sin embargo, no tiene por qué ser el único, ni el principal, ni
siquiera, si vamos a eso, tiene que ser un móvil para el cambio.

A veces,generamos oposición

Cuando estamos en contacto con nuestra verdadera naturaleza, animados por la empatía y un sentido de la justicia, con frecuencia nos sentimos movidos a actuar con pasión y convicción, y sin rabia.

Cuando ésta es el móvil principal, suele crear resistencia al cambio mismo que se trata de conseguir. Produce miedo en aquellas personas a quienes intentamos convencer y, por lo tanto, genera oposición en lugar de resolución.

Mientras consideremos el problema como exclusivamente exterior a nosotros, es decir, mientras pensemos
que no tenemos nada que ver con lo que sentimos, continuaremos siendo impotentes.


La rabia crónica nos impide comprender que, independientemente de nuestra relación actual con quien nos la
provocó en un comienzo, somos responsables de aferrarnos a ella o de tomar la decisión consciente de dejarla
marchar y liberarnos.

Las ganancias secundarias, sobre todo si uno no tiene conciencia de ellas, pueden frustrar el deseo consciente de perdonar.








PERDONAR-¿Qué esto del perdón?

PERDONAR-¿Qué esto del perdón?.¿En qué contribuye el perdón a la salud?¿Significa,perdonar que el otro tiene la razón y yo soy el que está equivocado?

PERDONAR-¿Qué esto del perdón?
PERDONAR-¿Qué esto del perdón?

Vamos a ver cómo el perdón es una puerta hacia la curación.El perdón no es un comportamiento,sino una actitud.Perdonar-nos ,es ir más allá de los juicios y las percepciones que nos limitan y nos encierran en la inseguridad.

Dejar de ser víctimas

Perdonar nos libera de la carga de continuar siendo víctimas.El perdón nos permite liberarnos del poder que ejercen sobre nosotros las actitudes y comportamientos de otras personas.Nos despierta a la verdad de nuestra bondad y al reconocimiento de que somos dignos de amor.

Reparar nuestro corazón

El perdón es el medio para reparar lo que está roto.Toma nuestro corazón roto y lo repara.Toma nuestro corazón atrapado y lo libera.

PERDONAR-¿Qué esto del perdón?
PERDONAR-¿Qué esto del perdón?

Toma nuestro corazón manchado de vergüenza y culpa y lo devuelve a su estado inmaculado.

El problema con la palabra «perdón»

Pero,la palabra perdón,está muy deteriorada,no es muy grato escuchar que se nos diga:»Tienes que perdonar».Por lo general,nuestra primera reacción cuando escuchamos esto de perdonar decimos:»¡Jamás!»¡Ni en broma!»»¡Perdonar después de lo que me ha hecho!».No,no,puedo…

Soltar las ideas pre-concebidas

Todos tenemos un conjunto de ideas preconcebidas sobre el perdón.Nuestro concepto del perdón puede provocar dos cosas:una es imposibilitarnos,limitarnos,perdiendo así nuestra capacidad para la claridad y la alegría,o puede animarnos ofreciéndonos una manera de dejar atrás el pasado y ser libres.

TODO LO QUE EL PERDÓN «NO ES

NO ES,justificar comportamientos negativos o improcedentes,como el maltrato,la agresión,la traición,la deshonestidad.Tampoco es,aprobar la conducta que te ha causado sufrimiento.

Ni es,hacer como que todo va bien cuando siento que no es así,ni reprimir la rabia simulando una actitud simpática.

Adoptar una actitud de superioridad,y perdonar a alguien porque se le tiene lástima,o se le considera tonto o estúpido,es confundir perdonar con ser arrogante.

Tampoco es ,cambiar de comportamiento.Por ejemplo:perdono a un viejo amigo con quién estaba enemistado y ahora lo llamo de nuevo.

Menos que menos es,comunicarse verbalmente con otro y decirle:»te perdono».El perdón,sólo requiere un cambio de percepción,otra manera de ver.PERDONAR-¿Qué esto del perdón?